Cayó confianza del consumidor ante mala perspectiva económica. Segundo trimestre no será “tan positivo como esperábamos”: Romo

July 4, 2019 - por

Cayó confianza del consumidor ante mala perspectiva económica. Segundo trimestre no será “tan positivo como esperábamos”: Romo

"No hay recesión, honestamente no la veo”, dijo Alfonso Romo, jefe de gabinete en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Foto Cristina Rodríguez / Archivo

Las perspectivas de que la economía se deteriorá dentro de 12 meses presionaron a la baja la confianza del consumidor en junio. El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) y el Banco de México informaron que este indicador retrocedió 0.6 por ciento respecto a mayo.

Su relevancia va de que, al incorporar la percepción de las personas sobre la situación económica de ellas, de sus familias y del país, el Índice de Confianza del Consumidor (ICC) apunta cómo se comportará el consumo, pilar de la economía.

Así, para la mitad del año, el indicador se ubica en su nivel más bajo en el año. Tres de sus cinco componentes se deterioraron respecto a mayo. Encabezaron la situación económica que se espera para el país dentro de 12 meses comparada con la actual y la posibilidad que dicen las personas tener para comprar bienes duraderos en el momento actual, rubros que respecto a mayo descendieron 2 y 1.5 por ciento, respectivamente.

También la confianza de que la economía de los miembros del hogar mejorará en 12 meses, retrocedió 0.7 por ciento. En tanto que los dos componentes que sí vieron algún aumento, la situación económica actual y la del país, comparada con la de un año atrás, avanzaron 0.1 y 0.5 por ciento. Todas las anteriores son cifras desestacionalizadas.

Pese a ello, aún no se abate el avance que que recorrió el ICC en el último año. Pues desde julio, y teniendo como antesala la jornada electoral que dio como ganador a Andrés Manuel López Obrador, tuvo un incremento histórico. Y por el momento se ubica 6.7 por ciento arriba que el año pasado, todos sus componentes mantienen el alza.

El segundo trimestre del año “no va a ser tan positivo como esperábamos”, reconoció Alfonso Romo, jefe de gabinete en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Al tiempo que aseguró, pese a amparos y demandas, con los empresarios “sigue la luna de miel, es más, ya hasta vamos al matrimonio”.

A su llegada a la celebración del día del ingeniero en el Palacio de Minería, quien es el encargado de incentivar la inversión al país, declaró que reconoce que tanto la política fiscal como la monetaria son bastante restrictivas, pero también lo es la presión que han ejercido las calificadoras. Todo ello ha impactado en el crecimiento.

“No hay recesión, honestamente no la veo. Siento que sí ha venido una baja por muchas razones. La primera razón, acuérdense, que en diciembre en una forma sorpresiva, la calificadora Fitch -con razón o sin razón-, amenazó con que podríamos perder el grado de inversión. Esa señal fue de ‘espérate, detente’ y fue y no salió muy caro”, manifestó en conversación con medios.

Y es que en el primer trimestre del año, el primero bajo la nueva administración, la economía se contrajo 2 por ciento. El último día de este mes salen las cifras oportunas del segundo semestre. Acumular dos periodos en números rojos apuntaría a una recesión.

Pese a este entorno, Romo dijo que por ahora él va hacia adelante y cómo apuntalar los próximos seis años. En ese sentido, subrayó, se llevan a cabo consejos regionales con el empresariado para apoyar la inversión.

Por otro lado, confió en que los amparos promovidos por asociaciones civiles financiadas por grupos empresariales respecto al tema aeroportuario se resuelvan. “Lo que sí sé es que se va a arreglar todo y si nos tardamos tres semanas o dos no hay problema”, se limitó a decir.

Incluso dijo que en cuanto a las negociaciones con las constructoras del fallido Nuevo Aeropuerto Internacional de México, que hay diálogo pese a las demandas por incumplimiento de contrato. Aseguró que gobierno y empresarios previo al matrimonio se fueron de luna de miel.

“Tenemos puntos de vista diferentes, pero vamos caminando de la mano de cerca y no tengan duda sigue la luna de miel. Es más ya vamos al matrimonio”, aseveró.