Chárter inciden en la crisis fiscal de 250 distritos escolares de California

May 30, 2018 - por

Chárter inciden en la crisis fiscal de 250 distritos escolares de California

Un nuevo estudio precisa que esos planteles está fuera de control y destaca que no existe un mecanismo establecido para medir los costos de ellos en los distritos ni para contabilizarlos en las decisiones políticas.

________________________________________________________________________________

Para el ciclo escolar 2019-20, más de 250 distritos ahondarán su crisis fiscal, causado, en buena medida, por el financiamiento a las escuelas chárter, cuyo crecimiento está fuera de control. Esto, en perjuicio de las necesidades de estudiantes de escuelas públicas tradicionales, que las financian.

Así lo establece un nuevo estudio del Centro de Educación e Investigación, que se preguntó: ¿Cómo llegaron tantos distritos escolares a este punto? Indica que esos organismos están bajo múltiples fuentes de estrés fiscal. Resulta, sin embargo, que una parte significativa de la respuesta radica en la expansión de las chárter durante los últimos 25 años.

Resalta que California cuenta con el sector de las chárter más grandes de Estados Unidos, con casi 1,300 que atienden a 620 mil estudiantes. Sin embargo, destaca que no existe un mecanismo establecido para medir los costos de esos planteles en los distritos educativos ni para contabilizarlos en las decisiones políticas.

Titulado “Chárter drenando millones de dólares en California”, el reporte, realizado por el economista y catedrático de la Universidad de Oregon, Gordon Lafer, aclara que no abogan ni están en contra de los planteles autónomos ya que su propósito sólo es apuntar a lo fundamental: habilitar a legisladores, funcionarios escolares y al público en general información completa sobre los costos y beneficios de las opciones de política educativa.

El informe fue realizado en un año y aborda esta necesidad proporcionando un análisis imparcial y metodológicamente riguroso de los costos creados por las chárter en ese cuarto de siglo, indica el autor.

Precisa que en la ley actual, no hay ningún requisito de que las decisiones de autorizar nuevas chárter tengan en cuenta el impacto financiero en los distritos escolares.

Por el contrario, agrega, las juntas escolares tienen prohibido legalmente negar solicitudes por estos motivos.

Y por ello sugiere lo siguiente:

  • Cada distrito escolar debe producir un informe anual de impacto económico evaluando el costo de la expansión de las chárter en su comunidad y enfocado al análisis de los componentes para evaluar a esos planteles.
  • Los funcionarios públicos a nivel local y estatal deben tomar en cuenta estos hallazgos al decidir si autorizan nuevas chárter.

El reporte indica que a medida que las chárter alcanzan una participación significativa en la entidad, las juntas educativas y los superintendentes se enfrentan a una situación en la que pierden la inscripción, por lo que lo único que pueden hacer es cerrar planteles, despedir maestros, recortas clases, servicios y reducen personal.

El estudio precisa que en algunas ciudades, los distritos también enfrentan una concentración creciente de estudiantes más difíciles y costosos de educar, como aquellos con necesidades especiales, los que poco o nada hablan inglés, los que tienen malos comportamientos y problemas de salud mental y menor apoyo de los padres.

El estudio se centra en tres distritos escolares: de Oakland, San Diego y East Side Union de Santa Clara.

Y dan estos casos de impacto de los recortes causados por las chárter:

A principio de este año, el distrito de San Diego hizo recortes por 124 millones de dólares, provocando que 400 maestros perdieran su empleo.

El costo neto de las chárter en el 2016-17 ascendió a 65.9 millones, más que suficiente para haber evitado los recortes del 2018 y restaurar los servicios perdidos en años anteriores.

También fueron recortadas clases de música y arte, las horas de la biblioteca, la policía escolar, custodios, clases de educación especial, orientación y preescolar.

En el distrito de East Side Union, cerca de Sillicon Valley, la junta escolar anunció recientemente planes para eliminar 66 puestos de trabajo en los próximos dos años.

En ese sitio, el impacto de las chárter provocó una pérdida de 19.3 millones por año, más que suficiente para evitar el despido de personal.

En el 2016-17, las chárter provocaron un déficit fiscal en Oakland de 65.9 millones,  57.3 millones provocados por las escuelas autónomas.

La expansión de las chárter en ese distrito significaba que había 1500 dólares en fondos disponibles por año a cada niño de escuelas tradicionales de Oakland.

Estos hallazgos – recalca el estudio- sirven como estimaciones conservadoras de los impactos de la escuela autónoma.

COSTO EN LOS ESTUDIANTES

“La perdida de decenas de millones de dólares cada año tiene un costo dramático en la vida de los estudiantes”, cita el reporte.

“Si Okland no perdiera 57 millones de dólares por año, sería posible reducir el tamaño de las clases a 18 estudiantes por clase en sus primarias y en doble del número de enfermeras y consejeros en sus escuelas.

“En San Diego, el distrito podría realizar su objetivo de crear clases para 15 estudiantes para los grados K-12 y contratar a más ayudantes de maestros.

“Del mismo modo, en East Side, el distrito podría permitirse duplicar el nnúmero de asesores estudiantiles, técnicos de atención médica y trabajadores socialesy aún tendrían 10 millones para otras necesidades.

El análisis destaca el precio que pagan los estudiantes de bajos ingresos por falta de regulación efectiva de la ley de estatutos de California relacionados con las chárter:

“No reciben la atención personalizada que merecen, hay escasez de enfermeras para diabéticos y estudiantes asmáticos y de consejeros, desfinanciamiento de bibliotecas, de actividades de música, arte, ciencias de laboratorio, excursiones y tutores de lectura.

MORATORIA

Ante Esta situación, Juntas Educativas han adoptado moratorias temporales para el establecimiento de chárter, como ocurrió en Oakland y en Santa Clara, que rechazó una petición del consorcio de chárter KIPP.

El estudio completo puede verse en nuestro micrositio de las charter.