Colapsa capacidad hospitalaria de unidades de cuidados intensivos en el Sur de California

December 29, 2020 - por

Colapsa capacidad hospitalaria de unidades de cuidados intensivos en el Sur de California

LOS ÁNGELES

El secretario de salud de California, el doctor Mark Ghaly anunció este martes la extensión de la orden de quedarse en casa debido al aumento de casos y muertes por coronavirus que colapsan los hospitales de la resgión sur del estado.

La extensión de la medida, por más de tres semanas, para las regiones del Valle de San Joaquín y el Sur de California se anuncia, ya que los hospitales se están quedando sin camas de unidades de cuidados intensivos para pacientes con COVID-19 antes del esperado aumento después de las fiestas de Navidad y Año Nuevo.

De las cinco regiones de California, solo una, la región norte aún controla la capacidad de atención en salas de cuidados intensivos, sin embargo las otras cuatro se mantienen por debajo de capacidad, siendo la situación más crítica para el Valle de San Joaquín y el Sur de California, en donde las proyecciones de los funcionarios de salud son negativas en cuanto al aumento de casos y por ende de recursos físicos y de personal especializado en el cuidado con pacientes con coronavirus.

El área del Gran Sacramento y la región del Área de la Bahía son elegibles para salir de la orden tan pronto como el 1 de enero y el 8 de enero, siempre y cuando mejoren la capacidad de las unidades de cuidados intensivos. Sin embargo, la orden también podrían extenderse si la capacidad cae por debajo del 15%.

El norte de California es la única región que no está bajo la orden de quedarse en casa.

De acuerdo con Ghaly, la capacidad restante de las unidades de cuidados intensivos por región para este martes es:

  • Norte de California: 27,9%
  • Área de la Bahía: 10,4%
  • Gran Sacramento: 19,1%
  • Valle de San Joaquín: 0%
  • Sur de California: 0%

El gobernador Gavin Newsom anunció este lunes que es muy probable que extienda la orden regional de quedarse en casa debido al acelerado aumento de casos y muertes por coronavirus en el estado, que amenaza al sistema de salud y ya colapsa morgues despecialmente en su franja sur.

La orden temporal entró en vigor a finales de noviembre y afectó inicialmente en cinco regiones del estado. Bajo la medida los bares, restaurantes y bodegas debieron permanecer cerradas por tres semanas, así como también de viajes dentro del estado, basado en la capacidad de unidades de cuidados intensivos por región. Sin embargo, este lunes, el colapso del sistema de salud, especialmente en el condado de Los Ángeles es dramático, por lo que el gobernador no descarta que el cierre permanecerá en la región sur por semanas adicionales.

De acuerdo el Departamento de Salud de California para este martes se reportaron más de 31.245 nuevos casos de coronavirus, acumulando así más de 2.187.221. Las hospitalizaciones superan las 21.240 con más de 3.000 en unidades de cuidados intensivos, lo que deja al estado con menos de 1.428 camas de cuidados intensivos disponibles.

“Proyecciones recientes muestran que California se quedará sin camas en la unidad de cuidados intensivos (UCI) antes de la víspera de Navidad”, advirtió el gobernador en un mensaje en su cuenta de Twitter, el 30 de noviembre, proyección que se cumplió y ahora la preocupación de las autoridades es que las fiestas y viajes por Navidad y fin de año desbordarán el ya colapsado sistema de salud.

Por su parte, los funcionarios de salud del estado informaron que las hospitalizaciones por coronavirus han aumentado casi un 38% en las últimas dos semanas, a nivel general lo que representa cierta estabilización. Sin embargo, en las regiones de San Juaquín y el sur de California la situación no mejora. Especialmente en los condados de Los Ángeles, San Bernardino y Riverside.

“Es evidente que con 0% de capacidad en las unidades de cuidados intensivos en el sur de California, es muy probable que la orden de quedarse en casa se extienda por cuatro semanas más“, dijo Newsom este lunes.

Mayor riesgo en el sur de California

De acuerdo con los datos del Departamento de Salud de California los cinco condados con mayor número de contagios y muertes son Los Ángeles, San Bernardino, Riverside, San Diego y Orange. Todos están situados en el sur de California y en todos, la población es mayoritariamente latina.

En el anuncio de Newsom, el condado de Los Ángeles tiene la peor situación de la pandemia. “Los hospitales están completamente colapsados y las ambulancias ya se están desviando por no tener capacidad para atender otro tipo de emergencias”, señaló el gobernador. Advirtiendo que las proyecciones para las próximas semanas son de un Tsunami de coronavirus en el condado.

Por su parte los latinos representan el 55.7% del total de casos positivos y el 47.4% de las muertes por coronavirus en California y las diferencias entre el grupo y su más cercano seguidor en ambos indicadores se superan entre 10 y hasta 30 puntos porcentuales, lo cual es una evidencia inequívoca del riesgo y la exposición al virus de los latinos de todas las edades.

__________________________________________________________________________________________

Cinco condados con más casos de coronavirus en California

Los Ángeles    408,289
San Bernardin 98,567
Riverside           90,089
San Diego          84,640
Orange               81,046
Fuente: CDC California – 12.03.2020
__________________________________________________________________________________________

Distribución de las vacunas

Newsom también anunció la estrategia de distribución de las vacunas en el estado. Los primeros en la línea que ya han comenzado la inoculación son los trabajadores de atención médica de primera línea y los residentes ancianos que viven en instalaciones de enfermería y vida asistida, según las pautas de asignación del Departamento de Salud de California para la vacuna COVID-19.

Después de la primera fase, la calculadora clasifica la distribución de vacunas para los casi 40 millones de residentes de California con la fase II que consiste en ancianos, encarcelados, personas sin hogar, personas con sistemas inmunitarios comprometidos, personal escolar, trabajadores del campo y otros trabajadores críticos.