La Educación

Al Servicio del Pueblo Latino de California

Traductor:

English Español Português Français Deutsch

Comisión de la ONU declara a Israel culpable de “exterminio”, “crímenes contra la humanidad” y asesinato de palestinos

June 14, 2024 - por

Comisión de la ONU declara a Israel culpable de “exterminio”, “crímenes contra la humanidad” y asesinato de palestinos

Palestinos observan las secuelas del bombardeo israelí en el campo de refugiados de Nuseirat, en la Franja de Gaza, el 8 de junio de 2024. [AP Photo/Jehad Alshrafi]

El gobierno y el ejército israelíes han cometido sistemáticamente ‘crímenes contra la humanidad’, incluido el ‘exterminio’, durante su asalto de ocho meses a Gaza, según ha concluido una comisión clave de Naciones Unidas en un informe

El informe es la primera investigación en profundidad de las Naciones Unidas sobre los hechos ocurridos desde el 7 de octubre y se basa en entrevistas detalladas con víctimas y testigos. La comisión, formada por tres personas, está dirigida por Navi Pillay, ex jefa de derechos humanos de Naciones Unidas.

La comisión concluyó que el ejército y el gobierno israelíes ‘cometieron los crímenes de guerra de inanición como método de guerra; asesinato o asesinato intencionado; dirigir intencionadamente ataques contra civiles y bienes de carácter civil; traslado forzoso; violencia sexual; ultrajes a la dignidad personal; y [violencia sexual y de género] equivalente a tortura o trato inhumano y cruel’.

El informe concluyó que Israel era responsable de crímenes contra la humanidad. Según el informe, ‘se cometieron exterminio; asesinato; persecución por motivos de género contra hombres y niños palestinos; traslado forzoso; y tortura y tratos inhumanos y crueles’.

Este informe da más peso a las acusaciones de Karim Khan, fiscal jefe de la Corte Penal Internacional, de que el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y el ministro de Defensa, Yoav Gallant, son culpables de crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad.

Aunque el genocidio de Gaza 2023-24 comparte elementos de anteriores ataques israelíes contra Gaza, es de una magnitud e intensidad totalmente diferentes. El informe afirma que ‘la operación militar y el ataque de Israel en Gaza han sido los más largos, grandes y sangrientos desde 1948. Ha causado inmensos daños y pérdidas de vidas humanas’.

Señala que ‘las hostilidades entre 2005 y 2023 causaron menos de una décima parte de las víctimas mortales desde el 7 de octubre’. Y añade: ‘La Comisión también ha observado una tendencia creciente en el número de víctimas mortales de mujeres y niños en comparación con hostilidades anteriores’.

El enorme número de víctimas mortales civiles se debe a que, en palabras de la comisión, ‘el gobierno israelí ha dado [al ejército israelí] autorización general para atacar amplia e indiscriminadamente lugares civiles en la Franja de Gaza’.

El bombardeo masivo sistemático de civiles palestinos va acompañado de un esfuerzo deliberado por someter a la población de Gaza a una hambruna que constituye una forma de castigo colectivo.

El informe concluye que ‘Israel ha utilizado el hambre como método de guerra, afectando a toda la población de la Franja de Gaza durante décadas, con consecuencias especialmente negativas para los niños’. Se trata de un crimen de guerra.

El informe concluye:

En el momento de redactar este informe, ya han muerto niños por desnutrición aguda y deshidratación. Mediante el asedio impuesto, Israel ha convertido en arma la privación de las necesidades vitales, cortando el suministro de agua, alimentos, electricidad, combustible y otros suministros esenciales, incluida la ayuda humanitaria. Esto constituye un castigo colectivo y una represalia contra la población civil, dos violaciones claras del [derecho internacional humanitario]’.

El informe documenta el bloqueo sistemático de la entrada de alimentos, agua y electricidad en la Franja de Gaza, justificado en la proclamación del ministro de Defensa israelí, Yoav Gallant, de ‘un asedio total… sin electricidad, sin agua, sin alimentos, sin combustible. Estamos luchando contra animales humanos y actuamos en consecuencia’.

La comisión tomó nota de las declaraciones de las autoridades israelíes que pretenden ‘mantener como rehén a la población de la Franja de Gaza para lograr objetivos políticos y militares’, acciones que pretenden llevar a cabo ‘el castigo colectivo de toda la población por las acciones de unos pocos, una clara violación del derecho internacional humanitario’.

Aunque los medios de comunicación estadounidenses e israelíes han afirmado en repetidas ocasiones que las fuerzas de Hamás que participaron en el ataque del 7 de octubre contra Israel cometieron violaciones masivas, el informe concluye que la comisión ‘no ha podido verificar de forma independiente tales acusaciones’ y que ‘consideró que algunas acusaciones específicas eran falsas, inexactas o contradictorias con otras pruebas o declaraciones y las descartó de su evaluación’.

Críticamente, el informe también documenta la retirada del ejército israelí durante el 7 de octubre y el ataque deliberado contra civiles israelíes por parte del ejército israelí ese día.

La comisión concluyó que la respuesta del ejército israelí al ataque del 7 de octubre fue ‘significativamente tardía y, en muchos lugares, totalmente inadecuada’. Y ello a pesar de que el ejército israelí estaba en posesión de los planes de batalla detallados de Hamás para el ataque. El día del ataque, las fuerzas israelíes se retiraron deliberadamente de la frontera.

Una vez que las fuerzas israelíes llegaron, empezaron a atacar a los rehenes israelíes y a otros civiles. Según el informe:

La Comisión documentó una declaración de la tripulación de un tanque de las ISF, confirmando que la tripulación había aplicado la Directiva Aníbal disparando contra un vehículo que sospechaban que transportaba soldados secuestrados de las ISF [fuerzas de seguridad israelíes].

La Directiva Aníbal tiene por objeto impedir la captura de israelíes por fuerzas enemigas, incluso a costa de sus vidas, e implica que las FDI deben matar a israelíes antes que permitir que caigan en manos de Hamás

El informe continúa:

La Comisión también verificó información que indicaba que, en al menos otros dos casos, las FSI habían aplicado probablemente la Directiva Aníbal, lo que provocó la muerte de hasta 14 civiles israelíes. Una mujer murió por disparos de helicóptero de las FSI mientras era secuestrada por militantes en Nir Oz con destino a Gaza. En otro caso, la Comisión determinó que el fuego de los tanques israelíes mató a algunos o a todos los 13 rehenes civiles retenidos en una casa de Be’eri.

La Comisión concluyó:

Las autoridades israelíes no protegieron a la población civil del sur de Israel en casi ningún frente. Entre otras cosas, el 7 de octubre no desplegaron rápidamente fuerzas de seguridad suficientes para proteger a los civiles y evacuarlos de las localidades civiles. En varios lugares, las fuerzas de seguridad israelíes aplicaron la denominada ‘Directiva Aníbal’ y mataron al menos a 14 civiles israelíes.

El informe señala: ‘Las declaraciones de funcionarios israelíes reflejaban la política y la práctica de infligir destrucción generalizada, matar a gran número de civiles y trasladarlos por la fuerza’.

Este informe deja claro que, a pesar de una campaña sistemática de difamación por parte de toda la clase política y los medios de comunicación estadounidenses, encabezada por la Casa Blanca de Biden, las manifestaciones masivas en curso contra el genocidio de Gaza no están motivadas por el antisemitismo, sino por la oposición a una inmensa violación del derecho internacional.

Los autores de este masivo crimen de guerra no están simplemente en Israel, están en Washington. La administración Biden ha financiado, armado y apoyado políticamente el genocidio de forma sistemática. Ha proporcionado más de 100 envíos de armas distintos a Israel y ha defendido cada una de las masacres deliberadas de civiles por parte de Israel, incluida la masacre de Nuseirat del pasado fin de semana, en la que murieron 274 personas.