Video: Con siete estados por contar, las elecciones en EU siguen en el aire. Biden tiene más posibilidades de ganar

November 4, 2020 - por

Video: Con siete estados por contar, las elecciones en EU siguen en el aire. Biden tiene más posibilidades de ganar

Gente en Boston espera los resultados definitivos de la elección. Foto Afp

Nueva York.

El resultado de la elección presidencial continúo en el aire 24 horas, después del cierre de casillas en espera del conteo en unos siete estados que definirán el triunfador, mientras que Donald Trump buscó frenar y obstaculizar el conteo al acusar de fraude ante lo cual arrancaron las primeras movilizaciones de protesta en defensa del voto y contra “un autogolpe de Estado”.

El suspenso se centra en torno a los resultados en Wisconsin y Michigan, ambos asignados a la columna del demócrata Joe Biden en las proyecciones de los principales medios esta tarde, aunque la campaña de Trump solicitó un recuento en el primero y cuestionó la legalidad del resultado en el segundo.

Los otros estados donde continúa el conteo, todo con escasos márgenes, son Arizona, Pennsylvania y Nevada que por ahora favorecen al demócrata, y con otros dos estados, Georgia y Carolina del Norte donde sería una sorpresa si no son colocados en la columna del presidente.

Los analistas, expertos en las rutas al triunfo en el Colegio Electoral para coronarse presidente, se entretenían, y mareaban a los demás, al indicar qué combinación de estados aún no decididos necesitaba cada candidato para obtener la meta de 270 votos electorales para coronarse presidente. Por ahora, Biden tiene una vía más posible que Trump, si las tendencias actuales continúan en esos estados.

Ambas campañas continuaron expresando optimismo de que su candidato prevalecerá, pero los demócratas insisten en que eso se logrará al contarse todos los votos, mientras que la estrategia de Trump es justo obstaculizar una parte de ese conteo sobre todo en Michigan y Pennsylvania bajo el pretexto de “irregularidades” y sospechas sobre el proceso.

De hecho, esta tarde la campaña de Trump anunció que buscará frenar el conteo en Pennsylvania también.

Pero con el conteo del voto, demorado en parte por el número sin precedente del voto por adelantado que fue depositado por correo o en casillas especiales en días previos al 3 de noviembre, avanzando y con la aparente ventaja de Biden, aunque mucho menor que la pronosticada por las encuestas, se intensifica el esfuerzo de Trump y sus aliados para cuestionar el proceso y acusar a los demócratas de fraude, sin ninguna evidencia.

Trump, como ha reportado La Jornada durante semanas, estaba ya preparando esta jugada de anunciar su triunfo la noche de las elecciones y de inmediato acusar fraude al proceder el conteo de los votos, sobre todo el adelantado, dando el triunfo a su contendiente. Trump empezó a cultivar la duda sobre la legitimidad del proceso todos los días y proclamó sin vergüenza que sólo reconocería los resultados si él ganaba, o si no que era fraude. Siguió ese guión a la letra. y con ello está provocando una crisis constitucional.

El temor es que al proclamar que triunfo y que cualquier otro resultado es fraude, si no logra imponerse en los tribunales para frenar el conteo, llamará a sus fieles a “defender el voto” en las calles. Eso, si lo hace, provocaría una crisis política muy peligrosa en las calles.

Diversos movimientos sociales y de promoción del voto progresistas se habían preparado para estas maniobras y hoy convocaron a las primeras movilizaciones en defensa del voto y para evitar lo que algunos llaman “un intento de autogolpe” -o sea, con el presidente usando una maniobra extra legal para mantenerse en el poder.

Se esperaban miles de personas en el centro de Nueva York y varias otras ciudades, mientras que se programaron sesiones cibernéticas masivas para evaluar el momento y próximos pasos para exigir y proteger la integridad del voto.

Sin embargo, toda una gama de estadunidenses que esperaban un rechazo masivo mucho más amplio de Trump en las urnas, estaban desconsolados con sus propios paisanos, tratando de entender cómo era posible que más de 60 millones hayan votado por un hombre que ha exhibido su total desprecio por los valores e instituciones democráticas de este país, imputado el racismo y la xenofobia, desmantelando normas nacionales e internaciones en varios rubros, abiertamente mintiendo sobre casi todo y este año provocando decenas de miles de muertes innecesarias por su manejo irresponsable de la pandemia.

“La supuesta indignación alrededor de la presidencia de Trump no produjo un giro sustantivo en su apoyo republicano. De hecho, amplió su base entre votantes blancos. Trump continúa floreciendo en la intersección de la avaricia, la codicia u el racismo. A luz de esto, gane o no Biden, tenemos que reconocer que nuestro país está roto. Si hemos de componerlo, aquellos de nosotros que estamos comprometidos para construir un Estados Unidos más justo tenemos que denunciar firmemente y rechazar cualquier llamado a apapachar aquellos que están contentos con el mundo que hizo posible a un Trump”, comentó hoy el profesor Eddie Glaude Jr, director de Estudios Afroestadunidenses de la Universidad de Princeton.