La Educación

Al Servicio del Pueblo Latino de California

Traductor:

English Español Português Français Deutsch

De Claudine a Claudia

January 4, 2024 - por

De Claudine a Claudia

Monterrey, N.L.

Vi el artículo de Bill Ackman sobre la (ex)rectora de Harvard, Claudine Gay (ese es su apellido).
Critica al movimiento DEI (Diversity, Equity and Inclusion). Lo interesante es que este acrónimo también se puede leer DIE (“muerte” en inglés). Lo dejé de leer cuando el tipo comentó que “criticar a los blancos también es racismo” (sic), y cuando criticó “al sistema que no ve por la meritocracia, sino por el color de piel y/u origen social” (sic). Por lo que veo, aun no le informan de los hallazgos de Joseph Stiglitz, premio Nobel de economía: “El 90% más rico seguirá siendo rico, no importa que tan inútil sea. El 90% más pobre seguirá pobre, no importa que tanto se esfuerce” (sic). Palabras más, palabras menos.
Sí, tuve que estar de acuerdo con Ackman sobre que el movimiento DEI (O “woke”, para que se entienda), tomó tácticas totalitarias, al estilo de la Revolución cultural maoísta de izquierda, o del machartismo estadounidense de derecha: o estás conmigo, o estás en contra mía. Y, si estás en contra, te envío al “Gulag”, u ostracismo social. Punto.
El problema no es que el asunto de que lo defienden sea justo. Eso es incuestionable. El problema es la forma de combatir. Una “jihad” fanática, no suele dar resultados. Una lucha con estrategia, sí da resultados. Más, si la lucha es contra una mayoría o el estatus quo.
El punto es: a Claudine Gay la acusaron de “antisemitismo” y de “plagio académico” (sic, y, ¿Dónde carajos he visto eso?); y la sustituyeron con un varón, blanco, y ¡judío!, en la rectoría de Harvard. Los conservadores contra atacaron, algo muy, pero muy previsible.
En México, en Jalisco específicamente, MORENA iba en primer lugar en las encuestas en noviembre de 2023: 42% de preferencia sobre MC. Este último, con el 38% de las preferencias. Y el candidato de MC es un hombre, exalcalde de Zapopan.
Pero hoy, la tendencia es a la inversa: MC con un 42% de la preferencia, contra un 38% de MORENA. ¿Qué ocurrió? Varios puntos:
1. La actual candidata de MORENA, no quedó en primer lugar en las encuestas. Quedó en 3ero. Pero metieron la “necesidad” de equidad de género y eliminaron de la contienda a los 2 primeros ganadores, ambos varones.
2. El primer lugar, ya tiene tiempo siendo Obradorista. Delgadillo, se “convirtió” al obradorismo sólo hasta el 2018. Antes, era priista.
3. Lo anterior, provocó mucho inconformidad entre las filas morenistas.
¿A dónde quiero llegar? El conservadurismo y el estatus quo no son imbéciles. Y, aunque el movimiento, el que sea, defienda lo “justo”, sin una buena estrategia, está condenado al fracaso. Punto.
Subestimar a los conservadores nos puede hacer olvidar que los predecesores del movimiento DEI (o “woke”), el movimiento “hippie” de los 70, fue aplastado.
Y a MORENA, puede hacerle olvidar que la madre de todas las revoluciones, la Revolución francesa, esa que pedía “Igualdad, Fraternidad y Libertad”, también fue aplastada y desechada en su momento. Por más justas qué fueron sus reclamaciones.
Xóchitl ya empieza a ser un lastre para la oposición. Pero es precandidata. Aún no hay nada seguro sobre la mesa. Un escenario nacional como el que ocurre en Jalisco, en contra de MORENA, es improbable. Pero no imposible. Sobre todo, si la oposición corrije el rumbo (aunque sólo sea para ganar la elección).
Así que, olvidemos el fanatismo que nos da la “seguridad moral” de estar haciendo lo “correcto”. No bajemos la guardia. Y usemos la cabeza.
De lo contrario, nos puede pasar lo mismo que le pasó a Claudine en Harvard, o a Claudia… Pero en Jalisco.
Y eso, sería imperdonable.