Hay elementos para destituir a Trump, señalan demócratas

April 19, 2019 - por

Hay elementos para destituir a Trump, señalan demócratas

El helicóptero donde viaja el presidente de EU, Donald Trump despega de la Casa Blanca. Foto Ap

____________________________________________________________

Trump ataca a asesores que cooperaron con informe de Mueller.

_______________________________________________________________________________

Nueva York. 

El informe del fiscal especial Robert Mueller provocó la ira de Donald Trump 24 horas después de que el presidente y sus aliados insistieron en que lo exoneraba de todo, mientras que la oposición demócrata impulsa múltiples investigaciones con base en el documento, y tienen de su lados a algunas figuras influyentes proponiendo proceder hacia el impeachment.

El informe de 448 paginas de la investigación de casi dos años encabezada por el fiscal especial Mueller no encontró evidencia suficiente de una “conspiración criminal” de la campaña Trump con los rusos pero sí detallo 10 instancias en que el presidente intentó interferir en las investigación, y que podrían ser calificadas como obstrucción de justicia criminal, tarea que deja en manos del Congreso. Mueller escribió, casi como una invitación, que el poder legislativo “tiene la autoridad para prohibir el uso corrupto de la autoridad de un presidente para proteger la integridad de la administración de justicia”.

El informe también pinta una imagen devastadora de una Casa Blanca que opera en una cultura de engaño y mentira, conflicto y caos interno, con un mandatario que a veces gobierna por berrinches, gritando órdenes que sus subordinados no cumplen para protegerse, y acusando e insultando a sus propios secretarios de gabinete por no hacer cosas que eran potencialmente ilegales.

Trump, después de guardar un silencio inusual el jueves, este viernes ya no pudo contenerse y emitió una serie de tuits desde su mansión Mar-a-Lago en Florida en que denunció una vez más secciones del informe en que se describen esfuerzos para obstruir la investigación. “Declaraciones hechas sobre mi por cierta gente en el Informe Loco de Mueller, el mismo escrito por 18 demócratas enojados odiosos de Trump, son fabricadas y completamente no verídicas”, afirmó.

Agregó que ya que nunca acorde testificar ante el equipo de Mueller (durante un año el fiscal especial intento que Trump fuera entrevistado, cuyos abogados al final solo entregaron respuestas por escrito), “no fue necesario que yo respondiera a declaraciones hechas en el Informe sobre mi, algunas de ellas cuales son totalmente bullshit y solo ofrecidas para hacer que la otra persona se viera bien (o que uno me viera mal)…. Esto fue una farsa iniciada ilegalmente y nunca debiera de haber ocurrido…”.

Horas mas tarde, después de jugar golf, continuó, con amenazas no especificas pero ominosas. Afirmando que la investigación fue una “perdida de tiempo, energía y dinero”, declaró que “ahora es finalmente la hora de dar la vuelta a las cosas y llevar la justicia contra algunas personas muy enfermas y peligrosas que han cometido delitos muy serios, tal vez hasta Espionaje o Traición. Eso nunca debería de ocurrir otra vez”.

Y una vez mas, el presidente ataco a los medios. En otro tuit escribió que “el Washington Post y el New York Times son, en mi opinión, dos de los medios más deshonestos que existen. ¡Realmente, los Enemigos del Pueblo!”.

Ambos periódicos ofrecieron un amplia cobertura del informe, subrayando una y otra vez que no era lo que Trump y su equipo insistían. El editorial de Post fue claro: “El informe Mueller es lo opuesto de la exoneración”.

Mientras tanto, los demócratas están debatiendo estrategias sobre como proceder. El presidente del Comité de Asuntos Jurídicos de la cámara baja, Jerrold Nadler, emitió una orden al Departamento de Justicia de entregar una versión sin censura del informe al Congreso junto con otros materiales, algo que se pronostica será una larga disputa ante tribunales.

Por su parte, la senadora y candidata presidencial demócrata Elizabeth Warren – manifestando la posición de muchos dentro de su partido – hoy declaró que el informe Muller deja claro que un gobierno extranjero atacó la eleccion del 2016 a favor de Trump quien dio la bienvenida a esa asistencia y que una vez electo “Trump obstruyó la investigación sobre ese ataque”. Señalando que Mueller puso en manos del Congreso el próximo paso, Warren afirma que los actos del presidente para descarrilar la justicia es un abuso de su poder y que por lo tanto, el Congreso “debería iniciar procedimientos de impeachment contra el presidente de Estados Unidos”.

Otros legisladores de ese partido, incluyendo sus máximos líderes, aun están titubeando sobre si proceder con un proceso de destitución. Algunos indicaron que habrá una eleccion presidencial en 18 meses, y que seria mas sensato dejar el asunto en manos del electorado.

Mientras tanto, están programando mas audiencias, buscan convocar a Mueller ante el Congreso, y proceden diversas investigaciones tanto por el Congreso como por autoridades federales en base de lo descubierto por Mueller y su equipo de abogados durante los últimos 22 meses.

Algunos expertos recuerdan que aun si Trump sale ileso mientras ocupa la Casa Blanca, no se descarta que podrá enfrentar cargos criminales al salir de ahí.

Varios analistas y estrategas políticos señalaron que el contenido del informe de Mueller tiene mas que suficientes elementos para elaborar cargos y afirman que en casi todos los otros casos, un informe de este tipo hubiera acabado la carrera política de casi cualquiera.

John Dean, el famoso ex abogado de la Casa Blanca de Richard Nixon durante el escándalo de Watergate, comentó en CNN que el informe de Mueller es “más condenatorio” que las conclusiones que llevaron a que Nixon renunciara, y más severas que las de los informes sobre otros escándalos como Iran Contra y el realizando contra Bill Clinton. “Es un informe devastador”, concluyó.

¿QUE ES UN IMPEACHMENT?

En este contexto, el impeachment es el juicio político que tiene lugar en el Congreso de EE.UU. con vistas a una posible destitución del presidente.

La Constitución estadounidense establece que el presidente “debe ser destituido de su cargo si es acusado de y condenado por traición, soborno, u otros crímenes o delitos graves“.

En este contexto, el impeachment es el juicio político que tiene lugar en el Congreso de EE.UU. con vistas a una posible destitución del presidente.

La Constitución estadounidense establece que el presidente “debe ser destituido de su cargo si es acusado de y condenado por traición, soborno, u otros crímenes o delitos graves“.