Demandan al distrito escolar para que ofrezca instrucción presencial a discapacitados, aprendices de inglés y otros que poco aprenden de la educación virtual

December 11, 2020 - por

Demandan al distrito escolar para que ofrezca instrucción presencial a discapacitados, aprendices de inglés y otros que poco aprenden de la educación virtual

Demandan clases presenciales para niños con problemas de aprendizaje.

El distrito escolar de Los Angeles debe dar instrucción presencial a alumnos que no pueden tener el mismo aprovechamiento de la educación que el resto de sus alumnos.

Este es el espíritu de una petición de dos grupos defensores de niños a la Corte Suprema de California para que obligue al distrito escolar a proporcionar instrucción y otros servicios en persona a los estudiantes que han sufrido la mayor pérdida de aprendizaje durante la educación  a distancia.

Ambos grupos afirman que protegen a estudiantes con discapacidades, aprendices de inglés y otros alumnos que tienen dificultades para aprender cabalmente en la educación virtual.

Ese tipo de señalamientos ha tenido también el Superintendente de LAUSD, siglas en inglés del distrito escolar, Austin Beutner, quien en su informe del pasado lunes, destacó:

“El tiempo lejos de los maestros, los amigos y la estructura de un salón de clases está dañando a los niños. Muchos tienen dificultades con el aprendizaje en línea, en particular los jóvenes estudiantes, los estudiantes que aprenden inglés, los estudiantes con diferencias y discapacidades, y los estudiantes que tenían problemas antes de que cerraran las instalaciones escolares”.

Sin embargo, ha reiterado que las escuelas no pueden reabrirse mientras se mantenga una elevada tasa de contagios de COVID-19 como ocurre actualmente, con cifras récord cada día de afectados y fallecidos.

Sin embargo,  la Alianza para los Derechos de los Niños  y el Centro de Derecho de Derechos de Aprendizaje presentaron ante la Corte Suprema de California esa querella para que ordene a LAUSD que proporcione instrucción presenciada en grupo pequeño a estos estudiantes “en la medida de lo posible”, de acuerdo con las pautas del Departamento de Salud del Condado

Consideran que si el distrito no puede o no está dispuesto a proporcionar educación especial en persona, evaluaciones o servicios relacionados, debe tener que organizar una agencia no pública o una escuela no pública para proporcionar esos servicios.

Alex Romain, uno de los abogados que presentó la demanda en nombre de los grupos de defensa, dijo que el proyecto de ley 98 del Senado, que la Legislatura estatal aprobó durante el verano, dejó claro que “la instrucción en persona debe proporcionarse siempre que sea posible a aquellos que experimentarían la mayor pérdida de aprendizaje” durante la pandemia.

Romain, del bufete de abogados Milbank LLP., dijo:

“Hay muchos de esos estudiantes que simplemente no pueden acceder al plan de estudios educativo a través del aprendizaje a distancia. Forzarlos a sentarse frente a una computadora en realidad causa un daño irreparable”.

Indica que los servicios en persona en pequeñas cohortes para estudiantes de alta necesidad se pueden ofrecer de manera segura.

Los abogados también sugieren que el Superintendente del distrito Austin Beutner debe dejar que los expertos en salud pública determinen lo que es apropiado para los servicios en persona.

“Después de que el (Departamento de Salud Pública del Condado de Los Angeles) publicara su orientación permitiendo un retorno limitado, eldDemandado Beutner, sin embargo, declinó modificar su posición para responder a la orientación de salud pública y el mandato en la ley de que la instrucción en persona se ofreciera ‘siempre que sea posible’… El Superintendente Beutner no tiene la discreción para determinar lo que es una guía de salud pública “apropiada”, afirma la petición.

Una encuesta del distrito escolar encontró que el 66% de las familias que respondieron dijeron que preferirían continuar con el aprendizaje a distancia por la pandemia. Beutner dijo que la mayoría de las familias que están más inclinadas a mantener a sus hijos en casa son de bajos ingresos y temen contraer el coronavirus porque carecen de atención médica adecuada o viven en hogares multigeneracionales y no quieren que sus hijos infecten a un miembro anciano de la familia.

Hasta que se suspendieron  todos los servicios en el campus esta semana debido al aumento actual del condado en casos de coronavirus, el distrito escolar había ofrecido tutoría en persona limitada a individuos y grupos más pequeños de estudiantes, así como evaluaciones y otros servicios.

El condado de L.A. permite que las escuelas devuelvan el 25% de su población estudiantil a la vez para servicios especializados, pero el número de estudiantes que LAUSD permitió en el campus fue mucho menor, dijo Romain.

Dijo que la demanda no está destinada a obligar a los maestros del distrito o al personal a proporcionar servicios en persona si aún no se sienten cómodos regresando a la escuela. El sindicato de maestros había acordado a principios de este otoño que sus miembros pueden proporcionar ciertos servicios en persona, como la tutoría después de la escuela y las evaluaciones en el campus, a los estudiantes con necesidades altas de manera voluntaria, pero que ningún miembro puede ser obligado a regresar físicamente a la escuela.

“No estamos buscando obligar a nadie, y no creo que la ley contemple y nada en las directrices del Departamento de Salud Pública contempla que los niños o el personal o los maestros que están en categorías de alto riesgo o que viven con personas en categorías de alto riesgo de alguna manera deberían ponerse en peligro”, dijo Romain. “Eso no es lo que estamos tratando de hacer. Y es posible que algunos estudiantes no quieran hacerlo”.

Pero, agregó, “para aquellos que lo necesitan, queremos asegurarnos de que LAUSD cumpla con su obligación de proporcionar esa oportunidad, que está dirigida por la ley y prevista de manera segura por la DPH”.

En una encuesta reciente de padres de estudiantes de educación especial, el grupo de defensa de los padres Speak UP encontró que el 76% informó que sus hijos no estaban aprendiendo o progresando mientras estudiaban a distancia. Además, el 36% dijo que sus hijos no estaban recibiendo todos los servicios descritos por sus planes de educación individualizados y que el 57% dijo que los servicios no se proporcionaron en un formato apropiado para satisfacer las necesidades de sus hijos. La encuesta no científica incluyó respuestas de 313 padres en todo el distrito, que sirve a unos 70.000 estudiantes de educación especial.

Speak UP también informó que alrededor del 59% de los padres encuestados dijeron que estarían dispuestos a enviar a sus hijos a la escuela para servicios individuales si se aplicaban las medidas de seguridad COVID-19 adecuadas. Otro 47% dijo que estarían dispuestos a tener a sus hijos en el campus para la instrucción de grupos pequeños.