Detienen tras ocultarse en México al líder de violento grupo supremacista blanco de California

October 25, 2018 - por

Detienen tras ocultarse en México al líder de violento grupo supremacista blanco de California

Robert Rundo golpeando a un opositor en la marcha 'Make America Great Again' en Huntington Beach, California, el 25 de marzo de 2017.

LOS ÁNGELES

La Oficina Federal de Investigaciones (FBI) arrestó al líder de un violento grupo supremacista blanco a quien acusan de incitar disturbios en varias manifestaciones en Virginia y California. Después de la detención de cuatro miembros de su organización a principios del mes, Robert Rundo huyó hacia México y finalmente fue puesto bajo custodia el domingo pasado en el aeropuerto de Los Ángeles, según las autoridades.

Rundo, de 28 años y residente de Huntington Beach, en el sur de California, se encuentra recluido en la cárcel federal del centro de Los Ángeles y se esperaba que se le interpusieran cargos este miércoles en una corte federal.

Este hombre es el dirigente de la organización neonazi ‘Rise Above Movement’ (RAM), la cual se autodenomina como una fuerza de defensa de una civilización occidental “amenazada” por judíos, musulmanes y “migrantes de piel morena” provenientes de Latinoamérica.

Este grupo asegura que ha entrenado con distintas tácticas de combate a sus más de 50 miembros para atacar a los detractores del presidente Donald Trump y de los voceros de la ultraderecha.

Las autoridades también arrestaron este miércoles por la mañana en el área de Los Ángeles a otros dos integrantes del RAM: Robert Boman, de 25 años y residente de Torrance; y Tyler Laube, de 22 y de Redondo Beach. Siguen tras la pista de un cuarto sospechoso, Aaron Eason, quien vive en el condado de Riverside.

La acusación establece que los cuatro acusados (y otros miembros del grupo que ya están tras las rejas tras su arresto a principios de mes) viajaron a eventos políticos y manifestaciones para atacar a sus opositores. Dicha queja judicial señala que estos se enfrascaron en pleitos en cuatro eventos: en Huntington Beach, el 25 de marzo de 2017; en Berkeley, el 15 de abril de 2017; en San Bernardino, el 10 de junio de 2017; y en Charlottesville (Virginia), el 11 y 12 de agosto de 2017.

Coordinados en Internet

De acuerdo con la Fiscalía federal, estos hombres usaron Internet para coordinar su “capacitación en combate”, verificar el número de asistentes, alentar su ideología para que otros se unieran a ellos y preparar sus viajes a dichos eventos. También utilizaron la tecnología para “celebrar sus actos de violencia con el fin de reclutar miembros para eventos futuros”.

Si son encontrados culpables de los cargos de conspiración y disturbios que pesan en su contra, enfrentaría una sentencia máxima de 10 años en una prisión federal.

“Todos los estadounidenses tienen derecho de organizarse pacíficamente, marchar y protestar en apoyo de sus creencias, pero nadie tiene derecho de atacar violentamente a sus oponentes políticos”, dijo el fiscal federal Nick Hanna en un comunicado.

“Las acusaciones describen un esfuerzo orquestado para sofocar la libertad de expresión cuando los miembros de esta conspiración viajaron a múltiples lugares para atacar a aquellos que tienen puntos de vista diferentes”, señaló Hanna. “Este caso demuestra nuestro compromiso de preservar y proteger las libertades garantizadas por la Constitución”, agregó.

Los otros acusados que continúan en prisión son Benjamin Daley, de 25 años; Thomas Walter Gillen, de 34; Michael Paul Miselis, de 29; y Cole Evan White, de 24. Estos residentes de California son acusados de haber viajado a Virginia con el propósito de provocar disturbios y atacar a manifestantes.

Las evidencias en sus procesos penales son fotos y videos en los que aparecen atacando a sus opositores en Charlottesville, algunos de los cuales resultaron con “heridas graves”, según la acusación federal.

Citando la seriedad de las acusaciones y la posibilidad de que huyan antes de ser enjuiciados, un juez ordenó la semana pasada mantenerlos bajo custodia.

El violento historial del Rundo

Una investigación de ProPublica revela que muchos de los miembros de la violenta organización tienen antecedentes penales graves. Su líder Robert Rundo cumplió una condena de casi dos años de prisión por apuñalar cinco veces a un pandillero de la Mara Salvatrucha (MS-13) en Nueva York en 2009.

El ataque quedó registrado en una cámara de vigilancia, donde se ve cómo Rundo, entonces de 19 años, y otros hombres usaron un “tipo de garrote” para golpear a la víctima, que resultó con heridas de puñal en la mano derecha, el codo derecho, el brazo izquierdo, el pecho y el cuello. Estos encararon al pandillero y su acompañante en una tienda en Queens, el barrio donde creció Rundo.

Durante uno de los enfrentamientos ocurridos en Berkeley –en el cual la Policía confiscó cuchillos, bates de béisbol, mangos de hachas, tablas con clavos y otras armas– Rundo fue arrestado, pero la Fiscalía del condado de Alameda decidió no presentar cargos en su contra por falta de pruebas.

En otro choque entre simpatizantes y detractores de Trump, Rundo y un miembro del RAM empujaron a un reportero de Mother Jones y le gritaron: “¡Lárgate de aquí! ¡Fake news!”

Otra pelea que se desarrolló en una manifestación contra la ley sharía en San Bernardino fue protagonizada por unos 15 miembros del RAM, incluido Rundo. Estos cruzaron la calle y golpearon a los que protestaban contra ellos. En una grabación usada como evidencia por los fiscales se observa que integrantes del grupo celebraban las golpizas y los destrozos causados al auto de uno de sus oponentes.

Rundo expresó en el video que ellos son “fanáticos de las 14 palabras”. Se refería a un slogan supremacista blanco que expresa: “Debemos asegurar la existencia de nuestra gente y un futuro para los niños blancos”. Este mensaje ha sido adoptado por los RAM y otros grupos neonazis que alegan que los cambios demográficos en EEUU empujan a la acelerada extinción de la raza blanca.

“En la primavera de 2018, Rundo y dos de los hombres acusados en el caso de Charlottesville viajaron a Europa para celebrar el cumpleaños de Adolf Hitler (el dictador alemán) y para reunirse con miembros de otros grupos extremistas de supremacía blanca”, advierte la Fiscalía federal.