Educación a distancia, mientras la pandemia siga amenazando la salud y la vida de estudiantes, educadores y personal escolar: UTLA

January 1, 2021 - por

Educación a distancia, mientras la pandemia siga amenazando la salud y la vida de estudiantes, educadores y personal escolar: UTLA

Educación a distancia, la mejor alternativa para proteger la salud de estudiantes y maestros.

Segunda y última parte

La salud de estudiantes, educadores y personal escolar es prioridad del Sindicato de Maestros de Los Angeles mientras la pandemia siga creciendo y constituya una amenaza para la vida. Por ello, considera, debe prolongarse la educación a distancia y seguir posponiendo la presencial.

Categórico, Juan Ramírez, vicepresidente de esa organización de casi 35 mil miembros, así lo expone al delinear las prioridades para este 2021.

Denunció, asimismo, presiones de empresarios, políticos -incluidos demócratas- y padres de familia para que haya un retorno inmediato a las aulas. El dirigente responde lacónicamente: “No estamos listos”.

Como parte de esas presiones se encuentra la iniciativa de ley AB 10 tendiente a que los maestros vuelvan a clases. La califica de “arrebato”. Ya organismos estatales de maestros dialogan con los autores de ese proyecto legislativo para que estén plenamente conscientes de la realidad educativa, sobre todo angelina.

Como abono a su tesis, refiere a la situación del Condado de Los Angeles, convertido en epicentro de la pandemia de Estados Unidos. En 2020, Salud Pública  identificó 770.602 casos positivos de COVID-19 y 10.345 muertes. Debido a ello ha iniciado la campaña #Every10Minutes, en alusión a que cada diez minutos fallece una persona en la cuenca angelina, como advertencia y en honor de los difuntos.

En esas condiciones, cita, es nula la posibilidad de volver a las clases, como lo desean – insiste- los mismos maestros ya que los alumnos alcanzan su mayor dimensión de aprendizaje dentro de las aulas. Sin embargo, no es posible por ahora materializar ese deseo.

Ante la realidad, UTLA, siglas del sindicato magisterial, y LAUSD, del distrito escolar, negociaron un acuerdo para extender el trabajo a distancia para julio venidero o antes en caso de que la pandemia sea abatida hasta niveles que no pongan en riesgo a alumnos, maestros, personal de escuelas y a los padres. Ahora – agrega- trabajan para mejorar la educación a distancia y para analizar la posibilidad de que retornen a salones de clase maestros con niños de educación especial y aprendices de inglés.

“Hay acuerdo sobre esto, pero generalmente, mirando el problema no estamos listos todavía y vamos a tener que insistir con los legisladores que no por las presiones que tienen sean manipulados de esa forma”, dijo.

Fue tajente:

“Esas son nuestras batallas. Esperamos que en el 2021 sea algo diferente”.

Aseguró que el distrito escolar y los maestros han resistido presiones, acusaciones, pero el Superintendente Austin Beutner, “ha trabajado con nosotros y hasta ahora hemos trabajado bien durante la pandemia”.

Juan Ramírez, vicepresidente de mentores angelinos. 

SALUD MENTAL PARA TODOS, NO SOLO PARA ALUMNOS

Asimismo, al referirse a la recursos superiores dos mil millones de dólares disponibles para los distritos educativos de California para destinarlos a la salud mental de los alumnos, como lo anunció recientemente el titular de Educación de California, Tony Thurmond, dijo que esa cantidad es insuficiente ya que esa labor debe extenderse a los padres de familia y a la sociedad en general que está siendo muy afectada por el impacto del coronavirus en sus vidas.

“Una familia que pierde a un miembro a causa del COVID-19, imagina los estragos”, indica al reportero. Continúa: “ Esas personas necesitan apoyo porque debe haber una mejor salud mental de todos. Es parte de lo que el gobierno podría ayudar. El problema no va a diluirse con el tiempo. Necesitamos poner dinero al problema. Es muy importante que la salud de todos esté en la mejor forma para hacer una vida mejor”, expresó .

Asimismo, Ramírez pone de relieve que ni el Condado ni la Ciudad de Los Angeles han destinado recursos al distrito escolar que -desde el inicio de la pandemia-  ya ha distribuido más de 80 millones de despensas con alimentos a los estudiantes, sus familias y la comunidad. Recordó que el 80% de la población estudiantil es de bajos ingresos y que sus familias han sido golpeados por la crisis económica derivada de la pandemia.

LAUSD , citó, recurre al Fondo General – destinado para la educación de los niños y pagar salarios de los empleados- para costear los alimentos que, incluso, han seguido siendo obsequiados en esta temporada vacacional.

Y plantea:

“¿Qué tanto más puede sostener el distrito esa gran obra? Es inseguro, pero increíble el trabajo que ha desarrollado”.

Ramírez, originario de Jalisco, además destacó que el sindicato de docentes y el distrito escolar han tenido muy buena relación para enfrentar la pandemia. Los acuerdos los han alcanzado sin mayores contratiempos.

También se negoció que los maestros dispongan de un tiempo especial para comunicarse con los padres para aclarar dudas y responder preguntas. Hay, además, tiempo de instrucción para enfocarse en los niños con más necesidades.

Para este mes, ambas partes volverán a la mesa de negociaciones para tratar el sistema de enseñanza híbrido ya que el distrito escolar quiere que algunos maestros vuelvan a clases presenciales y otros a distancia.

“Esto – recalca- se debe a la presión de ciertos sectores que quieren que haya una instrucción que no sea todo virtual . Vamos a buscar la forma de hacerlo. Yo personalmente diría que no hay mejor forma porque siempre al salir te expones y si no hay protocolos de seguridad en las escuelas y todo lo que se necesita es un problema más grave. No nada más en la escuela. ¿Qué pasa en el transcurso de tu casa a la escuela? Están expuestos a contagios”.

Explica:

“Lo que hemos puesto como prioridad es la salud de los estudiantes y de los educadores, porque van mano a mano. Hemos tenido que dar ciertas batallas porque hay personas que no entienden y creen que el maestro simplemente no quiere regresar al salón por beneficio propio. Gran parte de los estudiantes de Los Angeles provienen de familias muy humildes que ocupan mucho apoyo. De por sí los padres de familia no se quedan en casa, deben salir a trabajar en lugares donde están expuestos al virus. No está bien que saquemos a estudiantes de sus casas y exponerlos al virus. Hemos insistido que se siga trabajando en línea por esos factores”.

En California – aseguró-  hasta ahora han seguido trabajando de esa forma pero ha habido muchos distritos que han forzado a los maestros a que regresen por la presión política, de padres que insisten que el niño de está atrasando. Sin embargo, poco tiempo después vuelven a cerrar las escuelas por la pandemia.

Ramírez considera que “lo mejor es estar en un salón de clase , pero dada la situación y más aquí en los Angeles no le conviene a los niños.  Van a ocupar clases de verano y vamos a tener que hacer un doble esfuerzo, pero como está la situación en Los Angeles es exponerlos a un riesgo. Tenemos que insistir en esta posición”.

ARREBATO DE LEGISLADORES

El dirigente se refirió a la  propuesta de ley, la AB 10 en la que asambleístas demócratas planean forzar a los educadores regresar a los salones. Responde:

“Creemos que no se han puesto a pensar en el gran daño que harían si lo hacemos en este momento,  cuando las infecciones son tan elevadas como ahora. Son legisladores demócratas que supuestamente están para servir al pueblo. Esta es una decisión arrebatada. Los organismos de maestros estatales , la Federación de Maestros de California (CFTY y la Asociación de Maestros de California (CTA)  están teniendo conversaciones con ellos para que recapaciten. El maestro se encuentra en casa no por gusto y quisiera estar en un salón”.

Entonces, ¿estos legisladores demócratas tienen mentalidad republicana?

“No me iría hasta allá. Pero la presión se ejerce por muchos lados, de políticos, de millonarios, de grupos de padres que han demandado al distrito escolar  e indirectamente al sindicato, pero no estamos de acuerdo con esa iniciativa de ley”.

Y ya para terminar agrega otro elemento al escenario actual: difícil encontrar un parámetro para precisar qué autoridad está trabajando bien en la pandemia, por la sencilla razón que no se tuvo experiencia previa alguna que sirva como punto de referencia.