El caos y el descontrol marcan la fuga de migrantes de centros de detención en México

May 13, 2019 - por

El caos y el descontrol marcan la fuga de migrantes de centros de detención en México

Foto/AP

San Cristóbal de las Casas, Chiapas
Decenas de migrantes cubanos se escaparon de la estación Siglo XXI la mañana de este domingo, informaron fuentes del gobierno. Es la sexta fuga de esas instalaciones en lo que va de este año.

Las autoridades señalaron que los migrantes huyeron cuando, en medio de una confusión generada por una protesta celebrada cerca del portón de las instalaciones del Instituto Nacional de Migración (INM), abrieron las rejas y corrieron hacia la calle.

La manifestación comenzó este domingo a las 9 horas, por lo que decenas de agentes federales acudieron al edificio, pero no pudieron impedir que escaparan los cubanos, que sumaban alrededor de 70, según las fuentes.

Explicaron que al empezar la protesta escaparon cuatro migrantes, por lo que un agente del INM intentó cerrar el portón, pero decenas de cubanos lo empujaron y también corrieron. La protesta era para exigir que las autoridades migratorias no los deportaran y que se agilicen los trámites para que se les otorguen documentos y puedan transitar libremente por México.

Los migrantes se quejaron de que el gobierno mexicano pretende deportarlos, no obstante lo que ellos en realidad solicitan es el oficio de salida para llegar a la frontera norte e ingresar a Estados Unidos.

La entidad aseguró que desde enero pasado cuatro mil 217 solicitantes de asilo centroamericanos habían regresado por tres ciudades fronterizas que no tienen condiciones para hacer frente a un problema que no se sabe cuánto va a durar porque los miles de migrantes que piden asilo en Estados Unidos tienen esperar en el lado mexicano de la frontera de forma indefinida una respuesta.

Sin embargo, las cifras reales según investigaciones de instituciones y periodistas es que hay concentradas en esa situación más de 13 mil personas en ocho ciudades mexicanas a lo largo de la frontera más otro número mayor que esperan para ingresar a Estados Unidos demorados debido a mecanismos migratorios estadounidenses improvisados y a menudo cuestionables, y que lo más probable es que sean devueltos también.

Parejas con hijos duermen en carpas junto a puentes frente a Texas por semanas enteras, esperan ansiosos que llamen sus números para ingresar a Estados Unidos, reportan medios de comunicación, mientras se quejan de acosos y secuestros por parte de bandas de delincuentes y de funcionarios corruptos.

Es lo que sucede desde que el gobierno de Donald Trump cambió radicalmente la forma en que procesa los pedidos de asilo y comenzó a aplicar su despiadada y discriminatoria política de tolerancia cero, indican esos medios

Basado en esa política, el gobierno de Trump limitó la cantidad de pedidos de asilo que acepta diariamente en los principales cruces fronterizos, obligando a que el gobierno mexicano, voluntarios, organizaciones sin fines de lucro y los propios migrantes coordinen las esperas en el lado mexicano de la frontera.

Con información de PL