‘El Chapo’ pagó sobornos a Enrique Peña y Felipe Calderón: testigo

January 15, 2019 - por

‘El Chapo’ pagó sobornos a Enrique Peña y Felipe Calderón: testigo

De acuerdo al testigo, Peña Nieto habría recibido 100 millones de dólares por sobornos. Foto Cristina Rodríguez

Nueva York.

El cártel de Sinaloa entregó 100 millones de dólares al entonces presidente electo Enrique Peña Nieto después de ayudar a financiar su campaña electoral en 2012 con maletas de efectivo, y anteriormente realizó pagos al entonces mandatario Felipe Calderón mediante los capos Beltrán Leyva; además El Chapo pagó a fuerzas especiales del ejército para matar a sus viejos aliados, declaró un ex socio e íntimo colaborador del acusado en su juicio en un tribunal federal en Brooklyn.

El presunto financiamiento del cártel a la campaña presidencial de Peña Nieto aparentemente incluía la participación del estratega electoral J.J. Rendón, y existen fotos de las maletas repletas de efectivo entregadas para la campaña enviadas por una asistente del testigo, reveló el testigo.

Alexander Cifuentes Villa, quien es presentado aquí como un socio y operador clave de El Chapo quien incluso vivió con él en la sierra de Sinaloa unos meses, divulgó la información sobre los sobornos que, según él, llegaron hasta el supremo nivel político mexicano durante su contra interrogatorio por uno de los abogados de la defensa de Guzmán Loera.

Preguntado sobre si en una reunión que tuvo con fiscales estadundienses en febrero de 2014 él había informado que Peña Nieto pidió a Guzmán 250 millones de dólares, Cifuentes respondió “sí señor”, agregando que “Joaquín” le había dicho que “los 250 millones de dólares fueron pedidos a Joaquín Guzmán Loera y al Mayo Zambada [el otro líder del cártel de Sinaloa, Ismael Zambada García]”.

Sin embargo, El Chapo aparentemente decidió enviar sólo 100 millones de dólares al presidente electo en octubre de 2012, el cual fue entregado en la Ciudad de México por una tal “comadre María”.

Cifuentes aclaró que podría estar un poco confundido sobre las cifras exactas de este pago.

El abogado de Guzmán Loera -uno de tres- quien dirigía el interrogatorio, Jeffrey Lichtman, subrayó que Cifuentes había contado lo de este soborno en repetidas ocasiones en sus reuniones con fiscales estadunidenses, empezando en 2014, y de nuevo en abril de 2016, en 2017 y otras más en 2018.

En estas sesiones, reveló Lichtman, Cifuentes también habló sobre su asistente personal Andrea Vélez Fernández, y le preguntó, si había dicho que “Andrea Fernández y el asesor político J.J. Rendón ayudaron a Peña Nieto en su campaña” y que Vélez Fernández “le envío a usted fotos de maletas llenas de dinero en efectivo” para la campaña de Peña Nieto, a todo lo cual Cifuentes afirmó que sí, después de aclarar que las fotos fueron tomadas en una oficina en la Ciudad de México.

Cifuentes también confirmó que El Chapo le había dicho que ya como presidente, Peña Nieto lo había contactado para decirle que ya no tenía que seguir escondido. Preguntado sobre su la presidencia deseaba trabajar con Guzmán Loera, Cifuentes respondió: “me imagino que sí”.

El abogado defensor también guió al testigo a abordar otros asuntos de corrupción en México, incluso sobre otro presidente. Citando sus declaraciones a fiscales en 2016, Lichtman le preguntó a Cifuentes si se recordaba que le dijo a las autoridades “que la organización de los Beltrán Leyva pagaban al presidente Calderón para darles protección en su guerra contra El Chapo Guzmán”.

El testigo respondió que no recordaba si los pagos eran al presidente o al ejército. Pero sí recordaba que el cártel de Sinaloa le pagaba al ejército mexicano para ayudarlo en su guerra contra los Beltrán Leyva, y que había un “capi” de las fuerzas especiales”, y que sabía que en dos o tres ocasiones se le pagó a ese “capi” entre 10 a 12 millones de dólares para ese propósito.

Al mismo tiempo, Cifuentes reveló que junto con su ahora ex esposa Angie San Clemente, importaban cocaína de Argentina a México por avión, y que a elementos de la Policía Federal se les pagaba para recoger las maletas de droga y hasta ayudarlos en vender el producto.

No se presentaron pruebas u otros testigos que corroboran las declaraciones explosivas de Cifuentes.

Sin embargo, el colombiano está declarando bajo juramento como testigo cooperante de la fiscalía a cambio de una posible reducción de la condena de cárcel que le espera después de haberse declarado culpable de cargos por narcotráfico. Cualquier declaración falsa del testigo anularía su acuerdo con el gobierno y enfrentaría el castigo máximo que en su caso sería de cadena perpetua.

Cifuentes continuará en el banquillo de los testigos este miércoles, y será seguido por otros en el desfile de los ex socios y colaboradores de El Chapo y los que lo han perseguido, siempre nutriendo el suspenso en torno a las próximas revelaciones, incluyendo más de los secretos sobre México que están ahora en manos de las autoridades estadunidenses.