El crédito del Banco Mundial a México es “una operación de rutina”: AMLO; no habrá más deuda, afirma

June 8, 2020 - por

El crédito del Banco Mundial a México es “una operación de rutina”: AMLO; no habrá más deuda, afirma

El Banco Mundial otorgó una línea de crédito de mil millones de dólares a México. Foto: Captura de pantalla.

El Presidente López Obrador ha dicho que no quiere endeudar el país. Ayer Hacienda subrayó que “este crédito no es adicional al techo de endeudamiento aprobado por el Congreso y se ubica dentro de los límites de endeudamiento externo autorizados”.

El mandatario mexicano recordó que para no aumentar la deuda su Gobierno eficientó la administración con medidas de austeridad.

Ciudad de México, 8 de junio (SinEmbargo).- El crédito del Banco Mundial a México está relacionado con una operación de rutina, pero no significa un aumento en la deuda de México, aseguró el Presidente Andrés Manuel López Obrador en su conferencia de prensa matutina.

“Lo cierto que lo del crédito es una operación de rutina, vamos a decir. Es algo que solicitó desde el año pasado como parte del manejo de las finanzas. Nosotros seguimos sosteniendo que no va a aumentar la deuda en términos reales”, explicó el mandatario mexicano desde Palacio Nacional.

Ayer se dio a conocer que el país obtuvo un préstamo del Banco Mundial (BM) por mil millones de dólares que, según el Gobierno mexicano, no está destinado a financiar la lucha contra la pandemia de la COVID-19 ni tampoco supera el techo de endeudamiento del país.

Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México.

El Gobierno federal se mantiene en no aumentar la deuda. Foto: Gobierno de México

La dependencia gubernamental subrayó que “este crédito no es adicional al techo de endeudamiento aprobado por el Congreso y se ubica dentro de los límites de endeudamiento externo autorizados para el Gobierno Federal en la Ley de Ingresos de la Federación 2020”.

El Presidente López Obrador recordó que para no aumentar la deuda su Gobierno eficientó la administración con medidas de austeridad. Aseguró que en 2019 no se aumentó la deuda.

Puntualizó que con la concentración de fideicomisos por la Secretaría de Hacienda se van a ahorrar 500 mil millones de pesos. “Al mismo tiempo vamos a destinar el presupuesto a lo fundamental, a lo básico e inclusive va a aumentar el presupuesto destinado al pueblo”, que estimó en 50 mil millones de pesos más a lo autorizado y que está relacionado con los créditos y a los programas de salud.

“Esto tiene que ver con los créditos que estamos entregando para las pequeñas empresas familiares, tiene que ver con la atención del programa de salud, la rehabilitación de hospitales, el equipamiento, la contratación de médicos y enfermeras. Ya llevamos contratados cerca de 50 mil trabajadores de la salud en tres meses, 50 mil trabajadores”, planteó el Presidente.

Además destacó que va a solicitar hacer reacomodos al presupuesto para ajustarlo a la nueva normalidad y reiteró su llamado a la extinción de los fideicomisos “que manejaban recursos de manera discrecional sin transparencia”.

Sobre la caída económica del país, el mandatario deseó que “no se caiga mucho” el PIB, sin embargo puntualizó que en Europa se planteó que la caída será del 8 por ciento, en Estados Unidos en un orden de 6 por ciento y en China, que siempre crecía, se ha planteado que es el único país que mantendrá un crecimiento del PIB, pero será del 1 por ciento.

“Yo estoy pensando y deseo, ya ven que soy optimista, que no se caiga mucho. En el primer trimestre cayó 1.2 los expertos decían que iba a ser el doble y no fue así. Este trimestre es el más difícil”, expresó sobre la medida de mayo a julio del PIB.

PRÉSTAMO DEL BANCO MUNDIAL

Las principales tres fuentes principales de financiamiento son los bonos emitidos en el mercado internacional, bonos emitidos en el mercado doméstico (CETES y MBonos) y líneas de créditos con instituciones financieras internacionales como el Banco Mundial y el BID.

El Presidente López Obrador ha dicho en reiteradas ocasiones que no quiere endeudar el país. Su propuesta para afrontar la crisis económica derivada del coronavirus, por la que se prevé una caída del 6.5 del PIB mexicano, pasa por un severo plan de austeridad gubernamental y la entrega de microcréditos a pequeños comercios.

Aunque las grandes patronales le han pedido beneficios fiscales, mayor inversión pública e incrementar el techo de endeudamiento, que es del 53 por ciento del PIB para 2020, el Presidente se ha negado.

Y es que López Obrador asocia el endeudamiento con la corrupción de los gobiernos conservadores anteriores, que usaron deuda pública para rescatara a empresas con mecanismos financieros que resultaron fallidos.

-Con información de EFE