El distrito escolar decide usar energía limpia, que llegará al 100% en un máximo de 20 años, como respuesta a la grave crisis climática

December 9, 2019 - por

El distrito escolar decide usar energía limpia, que llegará al 100% en un máximo de 20 años, como respuesta a la grave crisis climática

El distrito escolar, con sus casi mil centros escolares, es un gran consumidor de energía eléctrica.

Dentro de dos décadas, el distrito escolar angelino usará sólo energía 100% limpia. Esta es una respuesta a la crisis climática.

Al mismo tiempo, convoca a funcionarios de la ciudad, estatales y federales y de agencias gubernamentales a trabajar juntos para instrumentar medidas rápidas y efectivas sobre el cambio climático a fin de proteger a los estudiantes, familias y comunidades.

Los siete integrantes de la Junta Educativa votaron por una iniciativa presentada por Jackie Goldberg, Scott Schmerelson y George McKenna como un aporte al combate de los detritus, que cada vez más afectan a los seres humanos.

El pronunciamiento del distrito escolar (LAUSD, siglas en inglés), se producía, mientras que en la Cumbre del Clima de la Organización de las Naciones Unidas, que se celebra en España, se han hecho llamados a la conciencia mundial sobre la gravedad del problema de la contaminación. Una de las conclusiones es que en este año se marcarán máximos históricos de emisiones de CO2 y temperaturas.

El dióxido de carbono del sector de los combustibles fósiles crecerá un 0,6% y aleja al mundo del objetivo más ambicioso del Acuerdo de París, donde se adoptaron metas para hacer frente a esta situación.

Asimismo, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de 2018, la Cuarta Evaluación Nacional del Clima, los científicos climáticos locales e internacionales y la ciudad de Los Angeles han declarado una crisis climática, pidiendo una reducción significativa para el 2030 de las emisiones de gases de efecto invernadero producida por la quema de combustibles fósiles y de cero carbono neto para 2050, con el fin de mitigar los efectos más catastróficos del calentamiento global y el cambio climático.

“Con cada nuevo incendio salvaje, inundación y tormenta de nieve, la urgencia de la crisis climática es cada vez más evidente para todos nosotros”, dijo el vicepresidente de la Junta, Jackie Goldberg.

Aseguró: “Ahora es el momento de una acción audaz, y tenemos que hacerlo por el bien de nuestros hijos, nietos y todos los estudiantes unificados de Los Angeles”.

Schmerelson aseguró que “toda la preparación en el mundo no tendrá sentido si no somos capaces y no estamos dispuestos a transformar nuestros sistemas energéticos para evitar la realidad aterradora de que estamos destruyendo rápidamente, y tal vez irreversiblemente, la salud del planeta que heredarán”.

McKenna III dijo que convocarán a un grupo de trabajo para examinar la viabilidad, evaluar costos, brechas y oportunidad para que el distrito escolar logre el objetivo de emplear sólo energías 100% limpias y renovables.

“Como el segundo distrito más grande de Los Estados Unidos, nos esforzamos por ser el distrito más verde y liderar el camino para que otras organizaciones hagan lo mismo”, destacó el presidente de la Junta Educativa, Richard Vladovic.

Nick Melvoin dijo que con esta moción, el distrito escolar afirma su compromiso de liderar la lucha en favor de un mejor medio ambiente a nivel local.

Recordó que hace cuatro años, casi 200 países firmaron el Acuerdo Climático de París con una agenda audaz para combatir los efectos del cambio climático.

“El cambio climático requiere medidas urgentes, y nuestro distrito es y debe ser un líder en protección del medio ambiente y sostenibilidad”, dijo la miembro de la Junta, Kelly Gonez.

El distrito escolar ya está comprometido a reducir el 20 por ciento del consumo de energía para 2024 y ha implementado una serie de medidas de ahorro, incluyendo el Programa de Retroadaptación de Iluminación en 100 escuelas, el programa de instalación directa con el Departamento de Agua y Energía de Los Angeles en 12 escuelas, proyectos de mejora de eficiencia energética en 21 escuelas, y es un participante activo en el Departamento de Energía de los Estados Unidos/LA Better Buildings Challenges, así como en el Zero Energy Schools.

El Sindicato de Maestros de Los Angeles (UTLA, siglas en inglés), apoyó la determinación de los miembros de la Junta Educativa ya que el objetivo fundamental es cuidar la salud de los niños.

“Que la Tierra pueda ser llamada casa”, expresó Juan Ramírez, vicepresidente de ese organismo de casi 35 mil miembros.

Indicó que es trascendente que el distrito escolar dependa cada vez más de combustibles fósiles ya que en la actualidad, con sus casi mil escuelas con 700 mil alumnos, es de los grandes consumidores de energía de la cuenca angelina.

Una expresión del cambio climático – agregó- son los recurrentes incendios forestales en California, que se han registrado, incluso, en estas épocas de frío, lluvias y nieve. Se trata, dijo, de un fenómeno atípico.

Por eso, UTLA se suma al movimiento para mejorar el medio ambiente.

Ramírez aseguró que ya desde ahora, el distrito escolar ha dispuesto medidas como la adquisición de vehículos eléctricos y la instalación de paneles solares para generar el fluido eléctrico en algunos sitios, lo cual de manera paulatina se hará extensivo.

“El distrito escolar sigue comprometido con la reducción de nuestra huella de carbono”, dijo el Superintendente, Austin Beutner.  “Ahora -agregó- comenzaremos a alcanzar el objetivo de pasar a energía 100 por ciento limpia y renovable”.

MALAS NOTICIAS PARA EL MUNDO

De acuerdo al diario ibero El País, las cumbres del clima de la ONU, como la COP25 que se celebra en Madrid hasta el 13 de diciembre, sirven también para que desde el mundo científico se actualice la información disponible sobre la crisis climática que atraviesa el planeta. Y las noticias no son buenas, porque seguirán creciendo este año las emisiones de dióxido de carbono (CO2) –la causa– y el aumento de la temperatura –una de las consecuencias– tampoco tiene visos de remitir. De hecho, cuando se cierre, 2019 será el segundo o el tercer año más cálido jamás registrado desde que hay mediciones fiables, que arrancan en 1850. La temperatura media del planeta estará este año 1,1 grados por encima de los niveles preindustriales, concretó el martes Petteri Taalas, secretario general de la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

Ese aumento de la temperatura, según la opinión prácticamente unánime de la comunidad científica, está impulsado por los gases de efecto invernadero vinculados a la actividad humana. El principal es el dióxido de carbono y la mayor fuente emisora son los combustibles fósiles –petróleo, gas y carbón–, que acumulan el 75% de todo ese CO2. Según el informe anual del Global Carbon Project –un grupo internacional de científicos que lleva desde 2006 radiografiando este problema–, 2019 se cerrará con un incremento de las emisiones de CO2 del sector fósil de un 0,6% respecto al año anterior.