El distrito escolar distribuyó gratuitamente computadoras y acceso a internet y 130 mil auriculares a estudiantes necesitados y 62 millones de comidas a ellos, sus familias y la comunidad

September 21, 2020 - por

El distrito escolar distribuyó gratuitamente computadoras y acceso a internet y 130 mil auriculares a estudiantes necesitados y 62 millones de comidas a ellos, sus familias y la comunidad

Superintendente Austin Beutner.

El distrito escolar ha repartido ya 62 millones de comidas a estudiantes, sus familias y la comunidad. A los alumnos necesitados los ha dotado de computadoras y acceso a internet y 130 mil auriculares canceladores de ruido. Todos estos servicios, de manera gratuita y sin recursos estatales o federales.

Así lo informó el Superintendente Austin Beutner al enfatizar que esta es una manera de apoyar a esos sectores de la población que han sido gravemente afectados por la pandemia.

Son acciones que trascienden el ámbito angelino, El reparto de alimentos, expresó, es el mayor esfuerzo escolar del país. El modelo de suministro de computadoras y acceso a la red ya es replicado en 40 estados del país.

Dijo que hasta el momento no se ha contado con el apoyo económico del gobierno de California ni de la administración Trump, lo que no ocurre con múltiples empresas locales y personas que han manifestado su solidaridad para proporcionar esa red de seguridad.

Pidió a la comunidad apoyo. Los interesados pueden unirse a este esfuerzo. “ Veinte dólares proporcionará a un niño hambriento una semana de comidas”, dijo. Pueden enviar su donativo al través de un mensaje de texto NEED al 76278.

En su mensaje semanal, Beutner dijo que una encuesta acentuó los problemas que afectan a buena parte de la comunidad en materia de falta e inseguridad en la vivienda y brecha digital.

El sondeo, realizado por Partnership for Los Angeles Schools y la Universidad del Sur de California, arrojó estos resultados:

  • 3/4 de las familias han experimentado una pérdida de ingresos desde marzo.
  • 1/4 no tenía acceso a Internet.
  • Más de 1/3 de los estudiantes no tienen un lugar apropiado y tranquilo para estudiar o participar en la escuela en casa.
  • Las familias quieren más comentarios sobre cómo están sus hijos en la escuela.

“Estamos trabajando para abordar estas necesidades”, planteó.

Dijo que cualquier conversación sobre ayuda a los estudiantes y sus familias tiene que ir más allá de la escuela, ya que todas las partes del gobierno tienen un papel que desempeñar.

Beutner manifestó que el desafío es mayor en los barrios que tradicionalmente han sido desatendidos y son los más afectados por la crisis.

Agregó que si se quiere proporcionar el apoyo que los estudiantes y sus familias necesitan y merecen, no sólo debe participar el distrito escolar sino agencias gubernamentales, organizaciones sin fines de lucro, las que están basadas en la fe y otros.

ALENTADORES RESULTADOS DE LAS PRUEBAS COVID

El Superintendente Beutner hizo saber, además, que han sido alentadores los resultados de las 15 mil pruebas COVID-19 realizadas en su primera semana.

Ha sido baja la aparición del virus y fueron contactados al 100% aquellos que dieron positivo, mismos que fueron remitidos a atención médica.

Dijo que el nivel general del coronavirus continúa disminuyendo, pero el área de Los Angeles todavía está en la categoría de mayor riesgo del estado. Los funcionarios del condado han expresado que no se permitirá que se reabran las escuelas antes del 1 de noviembre.

Hizo saber que habrá vacunas gratuitas para la gripe estacional cuando un estudiante o miembro del personal reciba su prueba COVID-19.

REGRESO A ESCUELAS

Mientras tanto, agregó, se continúa planeando un eventual regreso a la escuela cuando las condiciones de salud en Los Angeles lo permitan. El desafío, agregó, es crear un horario escolar que equilibre las necesidades de aprendizaje de los estudiantes con las prácticas de salud que se necesita mantener en las escuelas.

Dijo que el tema más agudo será en las secundarias. Dio esta explicación:

Se necesitará una clase más pequeña para mantener una distancia adecuada en el salón de clases, así que 12 estudiantes con un maestro y un asistente en segundo grado, en lugar de 20 estudiantes, esto puede trabajar instructivamente y establecerá un pequeño grupo para ayudar a aislar el riesgo de propagación del virus. Si el maestro y el asistente tienen 12 estudiantes por la mañana, 12 estudiantes diferentes por la tarde, el grupo efectivo, con fines de salud es de aproximadamente 26 (12, 12 y 2).

No es tan simple en la secundaria. 12 estudiantes, un maestro, un ayudante una clase de nuevo forman una cohorte inicial de 14. Pero si los 12 estudiantes pasan a otras cinco clases y los profesores enseñan otras 4 secciones, el grupo puede llegar a ser efectivamente 250 o más personas.

Esto tiene grandes implicaciones para mitigar el riesgo de una aparición del virus. Si un caso se produjera en un grupo de 26 en la escuela primaria, entonces 26 estudiantes podrían necesitar quedarse en casa  hasta que las autoridades de salud aceptaran su regreso.

Si 14 personas en la escuela secundaria llegaran a ser efectivamente 250 para los protocolos de salud, entonces las 250 personas podrían mantenerse alejadas de la escuela, por lo que en efecto un tamaño de clase más pequeño no haría tanto para aislar el riesgo de clase en las escuelas secundarias.

Esto no será fácil de resolver y requerirá algunos compromisos sobre qué instrucción en persona se puede ofrecer a los estudiantes en las escuelas. Hay un equipo de personas trabajando para desarrollar la mejor solución posible.

PELICULA

Finalmente, el Superintendente anunció que el distrito escolar será  sede del estreno nacional de la película “Un espacio de confianza”, producto de una colaboración entre la Rossier School of Education de la Universidad del Sur de California, expertos en educación y salud de todo el país.

El  documental arroja luz sobre las realidades del aprendizaje emocional social y el extraordinario trabajo de los profesores durante estos tiempos difíciles.