El FBI desmanteló grupo supremacista en California

October 27, 2018 - por

El FBI desmanteló grupo supremacista en California

Miembros del grupo del 'Rise Above Movement' (RAM) reunidos durante un choque violento contra opositores del presidente Donald Trump en Berkeley, California, el 15 de abril de 2017.Crédito: Getty Images

LOS ÁNGELES

“Es tiempo de reinventar la imagen y la estrategia nacionalista. Nos volvimos predecibles”, escribió Benjamin Daley en un mensaje privado en Facebook el 25 de agosto de 2017. Le explicaba a un interesado en unirse al grupo ultranacionalista ‘Rise Above Movement’ (RAM) por qué debía dejar de usar corte de cabello y ropa estilo militar, los cuales habían sido requisitos para tener “presencia” en las manifestaciones a las que iban a pelear.

“Estamos con una apariencia secreta, por eso tienes que cambiar un poco tu estilo cuando estés con nosotros”, le pidió Daley. El recluta respondió: “Me puedo dejar crecer el cabello si es necesario y deshacerme de la imagen de botas y protectores”. Daley contestó con un símbolo de aceptación.

El plan de los líderes del RAM, con sede en el sur de California, era estar fuera del radar de las autoridades: llevaban varios meses publicando fotos y videos en las redes sociales en los que aparecían golpeando a manifestantes con posturas distintas a las de ellos. Dos semanas antes de esa conversación, Daley y otros miembros del grupo viajaron a Charlottesville para enfrentarse a puñetazos con opositores en un evento ultranacionalista que terminó con tres muertos.

Sus precauciones llegaban demasiado tarde. La Oficina Federal de Investigaciones (FBI) ya había obtenido órdenes judiciales a través de un juez federal en Virginia para espiar las cuentas de Facebook y Twitter, así como llamadas telefónicas y mensajes de texto de miembros y líderes de RAM. Varias de sus conversaciones privadas y públicas son ahora parte de la evidencia en manos de los fiscales federales.

Hurgar las redes sociales es un método que los agentes federales usan cada vez más: les sirvió para arrestar en agosto a 25 pandilleros de la Mara Salvatrucha (MS-13) en la ciudad de Mendota, en el Valle Central de California. También la emplearon para seguirle la pista a una banda de motociclistas de Tijuana (México) que entre 2014 y 2017 robó más de 150 autos Jeep Wrangler de modelo reciente al otro lado de la frontera, en vecindarios adinerados de San Diego, California.

La campaña de reclutamiento que RAM realizaba abiertamente en Internet les facilitó el trabajo a los detectives. El líder de esta investigación es un agente especializado en grupos terroristas y sus métodos de operación, incluyendo el uso de las redes sociales para coordinar estrategias ideológicas, reclutar, radicalizar individuos y planear entrenamientos, según se lee en la acusación.

“Los acusados usaron el Internet para coordinar entrenamientos de combate en preparación para los eventos, para hacer preparativos de sus viajes, para acudir a los eventos y para celebrar sus actos violentos con el fin de reclutar a nuevos miembros”, señalan los documentos de corte en contra de los integrantes de RAM.

“Aplastamos antifascistas”

Los siete miembros de esta organización que ya han sido arrestados admitieron en sus comunicaciones su participación en cuatro eventos en 2017 en los que terminaron liados a golpes con antifascistas.

“Página principal del Stormer. Lo hicimos, familia”, escribió Daley –quien ahora se encuentra tras las rejas– en un mensaje de texto dirigido a un miembro del grupo. Se refería a un artículo del portal The Daily Stormer, que simpatiza con supremacistas y neonazis, titulado: ‘Los Trumpenkriegers (defensores de Trump) expulsaron físicamente a los homosexuales antifascistas en Huntington Beach”.

Era la narrativa del altercado en una playa del sur de California derivado de una marcha a favor de Trump el 25 de marzo de 2017. Robert Boman, quien fue detenido el miércoles tras pasar la noche en una casita de un árbol en el patio trasero de una vivienda en el área de Los Ángeles, publicó esa nota en su página de Facebook y repitió la frase “lo hicimos, familia”.

Mientras que el violento líder del grupo, Robert Rundo, quien fue puesto bajo custodia el domingo en el aeropuerto de Los Ángeles después de esconderse en México y Centroamérica durante las últimas semanas, puso en una cuenta de Instagram una foto en la que aparece dándole un puñetazo a un hombre. “Expulsión física”, se lee junto a la imagen, que ahora es parte de la acusación federal.

Las autoridades creen que el choque en Huntington Beach fue la primera aparición violenta de los RAM y argumentan que se prepararon desde finales de 2016 entrenando técnicas de combate en parques, estacionamientos y otros lugares. Una vez fueron a San Clemente y en otra ocasión practicaron en un túnel de la ciudad de Irvine, donde escribieron con espray negro las siglas del grupo y las palabras “Rise Above”, una cruz celta y el número “14”.

Este se utiliza por los neonazis abreviando un slogan supremacista blanco expresado en 14 palabras: “Debemos asegurar la existencia de nuestra gente y un futuro para los niños blancos”.

Los fiscales están usando múltiples publicaciones en Internet como aceptación de culpabilidad.

El 10 de agosto de 2017, Robert Boman puso en su cuenta de Facebook una imagen en la que se le observa golpeando a una persona. “¿Eres tú en Charlottesville?”, le preguntó alguien. “No, fue en Berkeley”, aclaró.

El 16 de abril de ese año, un día después de un violento altercado en Berkeley, Boman publicó una foto en la que aparece agrediendo a alguien y dio “me gusta” a su publicación. “No le puedes poner ‘me gusta’ a tu propia foto, idiota”, se burló alguien. “Claaaaaro que puedes”, le respondió él.

Tras una manifestación en San Bernardino el 10 de junio de 2017 que terminó con una trifulca, uno de los RAM alardeó en su celular: “Aplastamos a algunos antifascistas cuando se estaban yendo”.

Aliados de paramilitares ucranianos

El FBI también siguió de cerca a Rundo, un peleador de artes marciales mixtas que es propietario de la compañía de ropa Right Brand Clothing, con sede en Huntington Beach. En los diseños de sus playeras se leen frases como “Aseguren las fronteras”, “Estilo de vida nacionalista” “Jódete antifa”. Detectives espiaron sus cuentas de Twitter, Instagram y Facebook, así como la página de Internet de su empresa.

De esa manera, los investigadores confirmaron que Rundo, Daley y Michael Paul Miselis (arrestado a principios de octubre por participar en los choques violentos en Virginia) viajaron a Alemania para celebrar el natalicio del infame dictador Adolf Hitler. Una foto que el trío se tomó en ese paseo aparece como imagen principal en el sitio electrónico de Right Brand Clothing.

Ellos también fueron a Italia y Ucrania, donde se reunieron con el dirigente de la unidad paramilitar ucraniana, Azov Battalion, asociada al neonazismo y que, de acuerdo con el FBI, “participa en el entrenamiento y radicalización de organizaciones de supremacistas blancos de Estados Unidos”.

A través de varios mensajes de texto interceptados a finales de 2017, Rundo discutió crear un video promocional del RAM, el cual fue publicado en YouTube el 17 de diciembre de ese año. Se trata de una compilación de algunas peleas de sus miembros y una práctica de boxeo.

“De los muchachos que ganan en cada evento en el que participan y siempre persiguen a los antifascistas”, se publicó el 17 de enero de 2018 en la cuenta de Twitter de RAM (la cual ha sido suspendida) y que –según los detectives– era administrada por Rundo.

Este joven de 28 años tiene antecedentes penales como otros integrantes del grupo. Cumplió una condena de casi dos años de prisión por apuñalar cinco veces a un pandillero de la MS-13 en Nueva York en 2009. El FBI recopiló varios videos y fotos en los que se le ve atacando a opositores de Trump.

“Todos están tranquilos”

La marcha de supremacistas blancos ‘Unir a la derecha’ que provocó violentos enfrentamientos en Charlottesville en agosto de 2017 fue un parteaguas para esta organización.

Antes de partir hacia Virginia, algunos RAM conversaron en privado en una red social ofreciendo unirse a otros neonazis para atacar a sus contrincantes. “Si bien todos deberíamos ir, estoy volando desde California con un grupo. Que se jodan esos judíos”, escribió uno de ellos.

Con su experiencia golpeando en tres eventos en California, los RAM llegaron con guantes pequeños parecidos a los que usan los peleadores de artes marciales mixtas. Atacaron sin remordimiento. Pero el trágico saldo de esos choques los hizo volver a California con la cabeza baja. Cuando se analizó qué organizaciones habían participado en esos combates, ellos fueron identificados.

“Por el momento todos están un poco tranquilos sobre haber fallado en (lo ocurrido en Virginia)”, escribió en un mensaje de texto el 25 de septiembre de 2017 Aaron Eason, quien continúa prófugo.

Un ultraderechista le reclamaba en febrero de 2018 a un líder de los RAM por qué se habían ausentado de las golpizas en las manifestaciones en California. “No los he visto, solo a nacionalistas y supremacistas blancos”, le escribió en un mensaje.

El dirigente de los RAM negó que estuvieran escondidos. “Somos la única razón por la que se ha sacado a la mierda de eventos de la derecha en el Sur de California”, expresó. “No somos hostiles contra los no blancos, solo hacemos nuestras cosas como otras razas las hacen”.