La Educación

Al Servicio del Pueblo Latino de California

Traductor:

English Español Português 简体中文 日本語 Русский Français Deutsch

El fiscal de LA frena intento del concejal Joe Buscaino de demandar a LAUSD para reabrir escuelas

February 10, 2021 - por

El fiscal de LA frena intento del concejal Joe Buscaino de demandar a LAUSD para reabrir escuelas

Fiscal Mike Feuer.

El fiscal de la Ciudad de Los Angeles, Mike Feuer, frenó la pretensión del concejal Joe Buscaino de demandar al distrito escolar para forzarlo a regresar a clases presenciales

El Sindicato de Maestros aseguró que la moción de Buscaino, secundada por el concejal Gilbert Cedillo, es un teatro político, tendiente a satisfacer el deseo de la comunidad empresarial para acelerar el regreso de los empleados al trabajo, pese a que la pandemia es altamente peligrosa para los angelinos y, por ende, para los sitios de trabajo.

Aseguró que dicho concejal del distrito 15 –que abarca Watts, San Pedro,  Wilmington, Harbor City, Harbor Gateway, entre otras áreas- quiere  forzar la reapertura insegura de los campus escolares, incluso cuando se encuentran más variantes que se propagan en la comunidad que son mucho más contagiosas que el coronavirus original.

“Este impulso por reaperturas inseguras es perjudicial para todos Los Angeles, pero particularmente las comunidades afroamericana y latinas que se supone que representan”, indicó UTLA, siglas en inglés de la organización de docentes.

Antes de ser concejal, Joe Buscaino fue oficial de la policía angelina.

Aseguró que “los latinos y afroamericanos mueren a tasas  desproporcionadamente más altas y se vacunan a tasas desproporcionadamente más bajas”.

Indicó que las escuelas están en el corazón de esas comunidades más afectadas, “y los educadores sienten una profunda responsabilidad de abogar por nuestros estudiantes y sus padres”.

UTLA expresó:

“Buscaino necesita dejar claro cuántas vidas está dispuesto a sacrificar para satisfacer los intereses empresariales y conseguir puntos políticos”.

“Los educadores y los padres están agotados, agotados por los desafíos del aprendizaje a distancia y al ver a los funcionarios electos priorizar la apertura de centros comerciales, comedores al aire libre y salas de cartas sobre el control del virus para que sea seguro regresar a los campus escolares”, dijo la presidenta de la UTLA, Cecily Myart-Cruz.

Y agregó:

“Estamos agotados por tener que luchar para salvar vidas frente al desprecio insensible de los políticos por la enfermedad y la muerte que golpean a las comunidades de color de bajos ingresos”.

“Pedimos a Buscaino que detenga la retórica divisiva”, dijo Myart-Cruz. “En lugar de ello, queremos saber ¿qué hará él y otros funcionarios locales y estatales en estas próximas semanas cruciales para controlar el virus con el fin de salvar vidas y reabrir escuelas?”.

UTLA hizo saber que se encuentra con un grupo de más de 800 educadores, padres, estudiantes y miembros de la comunidad en el distrito de Buscaino que inmediatamente entraron en acción para condenar su grandilocuencia política, pidiéndole que mejor centre sus esfuerzos para que las escuelas dispongan de más recursos para que sean genuinamente seguras.

El pasado 8 del presente mes, ese grupo envió una carta a Buscaino en la que le expresan su preocupación por su intención de demandar al distrito escolar para reabrir las escuelas.

“Como educadores, padres y miembros de la comunidad, queremos expresar nuestra decepción por el hecho de que usted ignore la salud y la seguridad de sus electores y nuestros hijos en este momento”, indicaron.

Le indicaron que una reapertura segura de las escuelas debe incluir un plan integral para vacunar a los educadores y a las familias de los estudiantes más vulnerables.

“Una reapertura segura debe incluir discusiones con nuestros sindicatos, líderes de distrito y familias afroamericanas y latinas de bajos ingresos cuyos hijos asisten a nuestras escuelas. Una reapertura segura debe incluir abogar por más fondos y recursos para su comunidad, no trasladar nuestros recursos ya limitados a una batalla legal sobre nuestra salud y seguridad”, le aseguraron.

Agregaron que el Distrito Escolar Unificado de Los Angeles es uno de los más pobres de la nación, con más del 80% de estudiantes que reciben almuerzos gratuitos o reducidos, una medida de la pobreza que ni siquiera tiene en cuenta el impacto económico de COVID-19.

Señalan que más del 70% de la población escolar es de origen latino. Debido a una variedad de factores sistémicos, citan, estas familias y comunidades han experimentado un aumento del 1000% en las muertes debido a la pandemia COVID-19.

Además, recalcaron, California se posiciona constantemente en la parte inferior para el gasto por alumno, que los votantes eligieron no rectificar con la derrota de la Proposición 15 el pasado mes de noviembre.

Señalaron que el superintendente Beutner,  padres y UTLA están de acuerdo en que la reapertura de los campus de LAUSD  en este momento no es segura.

“Queremos que sepas que estamos trabajando más horas y más duro que nunca. Hemos pivotado en cuestión de días para adaptar completamente toda una institución a una nueva situación. Decenas de miles de educadores y cientos de miles de estudiantes inician sesión diariamente en las plataformas, a pesar de las brechas sistémicas en la financiación de dispositivos, el acceso a Internet e incluso la electricidad. Hemos proporcionado comidas, instrucción, actividades extracurriculares, talleres para padres y familiares, y asesoramiento sobre el duelo a aquellos que han perdido a sus seres queridos por el virus, mientras luchan por traer a nuestras propias familias a través de esta crisis”, le indican al concejal

También enfatizan:

“ Sugerir que volvamos a los campus en las circunstancias actuales demuestra una falta de empatía, compasión y comprensión para tus electores”.

Hacen notar que los planes híbridos para regresar al campus son insuficientes para garantizar la salud y la seguridad. “Podemos ver ejemplos de esto en los distritos escolares circundantes y otras ciudades y estados -que se han abierto y cerrado sin mensajes o apoyo constante- dejando a los estudiantes, maestros y familias luchando para planificar y encontrar rutinas consistentes durante un tiempo ya estresante”.