El paisaje desolador de la frontera de las dos Coreas, desde el rojo de un pintor

July 5, 2018 - por

El paisaje desolador de la frontera de las dos Coreas, desde el rojo de un pintor

▲ Seahyun Lee junto a una de sus obras. Foto cortesía del museo

‘‘El artista hizo su servicio militar en una zona restringida por asuntos bélicos. Observaba el paisaje que se veía rojo. Seahyun Lee reconocía la belleza del lugar, pero no podía entrar. Aunque se ve muy bonito, ahí hay mucha sangre y eso quiere decir con su obra”, explicó Lee Jinmyung, curador de la exposición Tres espejos de Corea.

Durante la conferencia de prensa dijo que al artista le gustan muralistas como Diego Rivera y José Clemente Orozco, y fue influenciado por ellos; sin embargo, aunque utiliza óleo, su forma de pintar es tradicional de Corea.

En sus cuadros de color encendido sobre el blanco níveo hay detalles casi bucólicos mezclados con imágenes terribles: una especie de hongo nuclear, calaveras semiescondidas en escenarios campestres de niebla y tormenta. Lagos, riscos, montañas y bosques con construcciones, sin seres humanos.

Lee Jinmyung, del Museo de Arte Daegu, añadió que como colonia de Japón su país perdió identidad. ‘‘Con estos tres artistas presentamos una muestra de la Corea real. Buscamos otra vez nuestra identidad.

Foto

▲ Otra de las creaciones en rojo del artista coreano Seahyun Lee.Foto cortesía del museo

‘‘Son tres creadores muy importantes. Aunque Minseok Chi es más joven que otros, todavía no tiene tanto reconocimiento y es importante apoyar a jóvenes creadores de obra sobre Corea y Asia”, dijo Jinmyung.

Inscrita en el arte moderno, Jaerok Jang rechaza que lo sea enteramente. ‘‘Antes, en Corea podíamos ver bosques, montañas y naturaleza, ahora vemos edificios. Quiero hacer arte tradicional de Asia, pero a través del paisaje actual’’.

La obra de este artista se centra en aspectos citadinos, sin soslayar una crítica al sistema económico. Hay automóviles, anuncios publicitarios, ajetreo, pero en otros cuadros plasma calles solitarias con luces y sombras.

Todos somos Buda

El tercer creador incluido en la muestra, Minseok Chi, recupera técnicas tradicionales y el mensaje es ‘‘Todos somos Buda”. En sus óleos, dijo, plasma ‘‘si podemos ver este mundo cómo es verdaderamente y sentir. Todos podemos ser Buda. Como el chamanismo, que significa ser uno con objetos, con otras personas o el mundo”.

Montada con apoyo del Centro Cultural Coreano y la embajada de Corea en México, Tres espejos de Corea se aloja en el recinto ubicado en Moneda 13, Centro Histórico, desde este jueves a las 13 horas. Luego, a las 16 horas, se impartirá un seminario donde los artistas abordarán las propuestas de arte moderno.