La Educación

Al Servicio del Pueblo Latino de California

Traductor:

English Español Português Français Deutsch

 El plan de seguridad de Xóchitl es populismo de derecha calderonista, afirma el ex presidente de la Suprema Corte, Arturo Zaldívar. “No se trata de guerras absurdas”

March 9, 2024 - por

 El plan de seguridad de Xóchitl es populismo de derecha calderonista, afirma el ex presidente de la Suprema Corte, Arturo Zaldívar. “No se trata de guerras absurdas”

Arturo Zaldívar.

El tema de la inseguridad “no es una cuestión de policías y ladrones” ni se resuelve con “una guerra absurda”, planteó el Ministro en retiro Arturo Zaldívar, al referirse al plan de seguridad presentado por la candidata de la derecha Xóchitl Gálvez Ruiz, quien ha prometido “mano dura” a los criminales y la construcción de una mega prisión, entre otros puntos.

Zaldívar, quien se ha sumado al equipo de la candidata presidencial de izquierda Claudia Sheinbaum, expuso a “Los Periodistas”, programa que se transmite en SinEmbargo Al Aire, que una estrategia en esta materia es algo más complicado que hacer prisiones, pues tiene que ver con el tejido social, con la justicia y la búsqueda de paz.

“Si ustedes ven su propuesta (de Xóchitl Gálvez) lo que uno ve es una propuesta populista de derecha calderonista, cárceles más cárceles, se dice hay que sacar a combatir al Ejército, no dice cómo ni para qué ni de qué manera. ‘Hay que fortalecer la Guardia Nacional para que sea guardia y sea nacional’, quién sabe qué quieren decir ‘y además de 100 mil tiene que tener 300 mil elementos’, en cuánto tiempo, cómo los van a capacitar. La verdad es puro populismo de derecha calderonista”, criticó.

Arturo Zaldívar manifestó la necesidad de una reforma a la justicia “porque sin justicia no puede haber seguridad”. Foto: Ana Mendez, SinEmbargo.

En contraparte, indicó que la propuesta de seguridad de Claudia Sheinbaum es una estrategia de construcción de paz que contempla: atender las causas para restablecer el tejido social, consolidar la Guardia Nacional, fortalecer la investigación y la inteligencia, coordinarse con la Fiscalía y, por último, una Reforma Judicial.

Con respecto al último punto, Arturo Zaldívar manifestó la necesidad de una reforma a la justicia “porque sin justicia no puede haber seguridad”. Por ello, subrayó que el programa de Claudia Sheinbaum en esta materia es muy ambicioso, “pero al mismo tiempo realista, que ve muchas facetas pero que muchas son viables, que no tienen un costo importante en presupuesto, pero que sí pueden ser muy eficaces y además en muy corto plazo a diferencia de lo que nos propone la otra candidata”.

“Yo no sé si él (Felipe Calderón) esté o no esté (con Xóchitl), porque la candidata conservadora es todo, un día es calderonista, es trotskista, es de izquierda, es panista, es priista, es perredista, depende del día, se toma una foto con Felipe Calderón y después lo desconoce, hace su estrategia de seguridad el viernes y se dice que es calderonista, entonces hace otros puntos y dice que no es calderonista. Lo que es cierto es que la estrategia de guerra sucia es la estrategia de la campaña de 2006 de Felipe Calderón”, cuestionó Zaldívar.

Y anotó: “Son los mismo personajes que hicieron el fraude en 2006, que hundieron a este país en una guerra y que después nos colocaron en un escenario tan lamentable que el pueblo salió masivamente a votar por un cambio. Más allá del personaje en lo particular, es la misma ideología, es la misma manera de entender, son los mismos a los que el pueblo ya les dijo que no, los mismos que ya engañaron al pueblo de México y que ahora se quieren presentar como el cambio, con qué cinismo, ellos no son el cambio, ellos lo que proponen es volver a un pasado y luego tratan de infundir miedo a la gente, una campaña de mentiras”.

El Ministro en retiro señaló en ese sentido la necesidad de que la izquierda además de ganar la Presidencia obtenga la mayoría calificada en el Congreso para poder impulsar estos cambios a la Constitución en materia de Justicia. “Si no se pudiera construir para la elección seguramente va a haber una Reforma del Poder Judicial que se va a acordar, que se va a consensuar y que se va a llegar efectivamente a una sacudida porque me parece que las cosas ya no pueden seguir así”.

Zaldívar indicó que si en el Congreso no se logra un consenso para aprobar esta Reforma que entre sus puntos contempla la elección popular de los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) así como de magistrados, los legisladores tendrán que buscar, al menos, reconfigurar el Consejo de la Judicatura.

“Esta propuesta del Presidente de elección popular viene a agitar, viene a poner en el centro de la discusión qué tipo de poderes judiciales, qué tipo de modelos queremos y a mí me parece que en ese sentido está propuesta del Presidente que es muy provocadora en el buen sentido del término, porque pone el énfasis en algo, la realidad es que la legitimidad del Poder Judicial con la ciudadanía se ha venido perdiendo y hay que recuperarla para que todas las autoridades entendamos, también el Poder Judicial Federal, que todas las autoridades tienen responsabilidad en la construcción de la paz, el Poder Judicial no puedes decir ‘a mí no me toca’”, comentó.

“HAY ARROGANCIA EN LA CORTE”

Cuestionado sobre el papel que ha tenido la Suprema Corte —que dejó en noviembre de 2023—, Arturo Zaldívar sostuvo que ha venido jugando un papel como partido de oposición, pues “su agenda, sus votaciones, sus interpretaciones se han empatado con la oposición, con los adversarios y con grupos de intereses económicos muy claramente identificables”.

“¿Qué sucedió? Durante mucho tiempo el poder económico, el poder político, el poder mediático y el Poder Judicial estaban del mismo lado, entonces si ustedes se dan cuenta hasta antes de la llegada del Presidente López Obrador nadie discutía estas cuestiones de la independencia pero la Corte nunca invalidó una política esencial de ningún Presidente de la República hasta que llegó López Obrador”.

Zaldívar planteó cómo la oposición, los adversarios así como grupos económicos y poderes fácticos “se atrincheraron en la Corte” y parte de los ministros, hoy dicen que lo hacen por independencia. “Lejos de poder tomar un poquito de distancia y alejarse de esta polarización, pues parece en los hechos que tomaron partido y esto creo que no ha sido sano, creo que esto ha hecho que venga este enfrentamiento permanente entre los otros poderes, que no haya diálogo, me parece que eso no es sano”.

“Por eso es necesario que haya una reforma para que podamos tener una Corte y un Poder Judicial que no le dé la razón siempre al Presidente, nadie ha pedido eso, pero quizás que pueda estar un poco más desvinculada de los poderes que perdieron el poder en 2018. De alguna forma están mucho más cómodos votando todo en contra del Presidente ¿Qué dicen ellos? ‘Es que nosotros defendemos la Constitución’”.

—¿Es una Corte arrogante? —se le preguntó.

—La Corte no, hay algunos ministras y ministros que lo son.

Alejandro Páez Varela y Álvaro Delgado Gómez.