El Secretario mexicano de Hacienda y Crédito PúblicoArturo Herrera, explicó este miércoles que el próximo 8 de septiembre presentará ante el Congreso el presupuesto para el 2020, el cual definió como “responsable” para evitar un incremento de la deuda en México.

“Va a ser extremadamente responsable”, dijo ante la prensa el Secretario, quien asumió el cargo el pasado 18 de julio, a la salida de un foro organizado por la agencia calificadora Moody’s.

Herrera no quiso dar detalles del presupuesto hasta que lo tengan los diputados y afirmó que el proyecto ya tiene el aval del Presidente, Andrés Manuel López Obrador, quien le ha dado un exhaustivo seguimiento.

“El Presidente se mete a detalle mayor del que habríamos esperado”, relató Herrera.

El Secretario explicó que el presupuesto para 2020, el segundo del Gobierno de López Obrador, buscará “estabilizar la trayectoria de la deuda, tener superávit primario y que los ingresos sigan creciendo”.

Herrera admitió que México tiene “niveles de evasión importantes” que afectan a la recaudación pública, por lo que se hará un “mayor esfuerzo” en la administración tributaria para superar este fenómeno.

El Secretario dijo que se tomarán decisiones que son habituales en otras economías para lograr que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) de México cobre correctamente.

Asimismo, explicó que el próximo 8 de septiembre la Secretaría de Hacienda revisará sus pronósticos de crecimiento para 2019, que actualmente es del 1.5 por ciento, aunque la mayoría de organismo financieros lo sitúan alrededor del 0.5 por ciento.

Previamente, en su presentación en el foro, Herrera explicó que tiene la instrucción del Presidente de no subir impuestos hasta 2021, cuando se cumple la mitad de mandato de López Obrador.

Herrera trabaja para diseñar una reforma fiscal en el país que permita a partir de 2021 recaudar más recursos y poder aumentar la inversión pública que detone la economía.

“Invertimos poco porque el Estado tiene poco dinero. Si queremos tener servicios de alta calidad, todos tendremos que contribuir de forma proporcional”, avisó el Secretario.

Y estableció como “objetivo sensato” que el Gobierno recaude el 16 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), algo que está por debajo de la media latinoamericana, lo que supondría una recaudación anual de 750 mil millones de pesos (unos 38 mil millones de dólares) adicionales.