El PRI favoreció a una camarilla y olvidó a la militancia: CEN

October 19, 2018 - por

El PRI favoreció a una camarilla y olvidó a la militancia: CEN

Miguel Ángel Osorio Chong , la presidente Nacional del PRI, Claudia Ruiz Massieu y Ernesto Gandara, presiden el Consejo político Nacional, XLIV Sesión Extraordinaria, en el CEN del partido. Foto María Luisa Severiano.

Ciudad de México.

En el proceso de 2018, el PRI se convirtió en una agencia electoral de colocaciones que dejó a un lado a su clase política más valiosa, en favor de una camarilla. Contendió a partir de una estrategia fallida, anárquica, con la maquinaria partidista desmembrada, fracturada, moralmente derrotada, advirtió la Comisión de Diagnóstico del Comité Ejecutivo Nacional, en el primer análisis de este tipo tras la debacle histórica del 1 de julio.

“La militancia fue sorprendida y sustituida por candidatos de dudosa trayectoria y prestigio”, aseguró.

Después de la “catarsis”, dijo el secretario de Acción Electoral, José Reyes, y “a pesar de la tristeza, enojo y frustración”, señaló en su turno la presidenta Claudia Ruiz Massieu, este partido aseguró que defenderán a la gente y las reformas constitucionales de este sexenio frente al gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

“Nos preocupa que en la sociedad, debido a las contradicciones del nuevo gobierno, crece la incertidumbre, la confrontación y el temor por lo que pueda venir.

“El catálogo de ocurrencias, improvisaciones, tumbos y aberraciones es claramente preocupante”, dijo Arturo Zamora, enseguida de ser nombrado a mano alzada, secretario general del PRI, durante la sesión extraordinaria del Consejo Político Nacional.

Luego, en el ejercicio de autocrítica, que servirá de base para la pretendida reforma y recomposición del tricolor, el presidente de la Comisión de Diagnóstico, Samuel Palma, destacó que el PRI falló como oposición – en los dos sexenios encabezados por el PAN- pero también como partido en el gobierno, situación agravada por los problemas de inseguridad y los escándalos de corrupción “acabaron por impactar a un partido en proceso declinante”.

Ello en un contexto nacional e internacional de auge de candidatos antisistema y populistas de izquierda y de derecha, así como de un autoritarismo democrático.

En un auditorio Plutarco Elías Calles totalmente lleno por integrantes de los sectores obrero, campesino y popular -muchos de los cuales se dedicaron a las porras sin atender a los oradores- fue notoria la ausencia de los presidentes del PRI en los años recientes.

No obstante, Palma presentó un amplio diagnóstico que, en resumen, se “descalifica el modelo de operación o gestión partidista en la elección de 2018”: el partido sólo ganó en 5 por ciento de los distritos electorales federales y en mil de las 9 mil secciones antes consideradas como la del voto duro priista, en medio de una estructura desmantelada, inmersa en pugnas, desconectada y sin recursos.

Especial énfasis tuvo el tema de las candidaturas.

“Sucedió en muchos casos lo que advertía Colosio ‘que los primeros sorprendidos al conocer las listas de candidatos no seamos los propios priistas”.