El sindicato de maestros pide a la Junta de Supervisores del Condado de LA  que tenga en niveles altos los planes de seguridad escolar

September 29, 2020 - por

El sindicato de maestros pide a la Junta de Supervisores del Condado de LA  que tenga en niveles altos los planes de seguridad escolar

Cecily Myart-Cruz, presidenta de UTLA.

El Sindicato de Maestros de Los Angeles pidió a la Junta de Supervisores del Condado que mantenga en niveles altos los planes de seguridad escolar antes de otorgar cualquier exención.

El pronunciamiento del organismo magisterial fue hecho ya que el 29 de septiembre ese órgano gubernamental votó a favor de un número limitado de exenciones a jardines de infantes de transición hasta el segundo grado.

UTLA, siglas en inglés del sindicato de docentes, consideró que en este momento en que hay un rebrote de la pandemia en la cuenca angelina, un estándar “puede ser imposible de lograr para los planteles, dado el grotesco sub financiamiento de las escuelas públicas de California”.

Sin un plan uniforme para la reapertura segura de nuestras escuelas, las vidas de educadores, personal escolar, estudiantes y sus familias siguen en riesgo”, dijo la presidenta de LA UTLA, Cecily Myart-Cruz.

El Condado de LA es donde la tasa de contagios y defunciones son las más altas de California. Hasta el 29 de septiembre, se reportaron 289 mil 284 infectados de coronavirus y 6,551 fallecidos.

Una encuesta encontró que casi el doble de padres negros, latinos y asiáticos querían que las escuelas fueran remotas, en comparación con los padres blancos. La mayoría de los que  ganan menos de 50,000 dólares al año querían que las escuelas evitaran la instrucción en persona durante todo el año escolar.

Estas posiciones encontradas se deben a que los latinos y afroamericanos son los más afectados por el coronavirus, de acuerdo al Departamento de Salud del Condado.

El condado de LA permanece en la zona “púrpura”, lo que significa que hay una transmisión COVID-19 generalizada en la comunidad y por ende todas las escuelas en el condado se supone que deberían permanecer cerradas

No obstante esta alta situación de riesgo, la Junta de Supervisores aprobó esas excepciones.

UTLA refrenda que dadas las todavía demasiado altas tasas de transmisión del coronavirus y la falta de financiamiento para implementar protocolos uniformes de salud y seguridad, UTLA sigue siendo firme en el sentido de que los campus escolares del distrito escolar angelino ( LAUSD, siglas en inglés)  no son seguros para reabrir en este momento.

“Sabemos que algunos de nuestros estudiantes más vulnerables —nuestros estudiantes más jóvenes, aquellos con necesidades especiales y estudiantes de inglés—  se ven más afectados por los desafíos de aprendizaje remoto.  Pero también sabemos que son las mismas comunidades de estudiantes —predominantemente comunidades de color que viven en la pobreza— las que más se ven afectadas por este virus mortal. No es fácil para los educadores ver a cualquier estudiante luchando. Pero debemos dejar que la ciencia y estas realidades guíen nuestras acciones”, expresó la presidenta de UTLA.

UTLA hizo saber que se reúne actualmente con el distrito para discutir los servicios uno a uno en el campus para los estudiantes más necesitados y cómo hacer que un programa de este tipo sea seguro y eficaz. El programa sería de forma voluntaria y después de la escuela.

UTLA precisó:

“Las expectativas de salud y seguridad de UTLA para reabrir escuelas o cualquier servicio extraescolar en persona son que los recursos y políticas adecuados (incluyendo pruebas, rastreo, equipo de protección personal, protocolos de desinfección y ventilación adecuada) deben estar en su lugar antes de reabrir nuestras escuelas. Estamos firmemente a favor de las medidas de seguridad más altas”.

“COVID-19 es diferente a cualquier cosa hayamos visto antes”, dijo Myart-Cruz. “La enfermedad ha matado a más de 200.000 personas en este país y se propaga rápidamente por las  comunidades. Se pide a los trabajadores que arriesguen sus vidas todos los días, y las comunidades de color son las que más sufren. A nivel nacional, los niños negros y latinos son el número uno en las tasas de infección y mortalidad de los niños de COVID-19. Las implicaciones de esta inequidad son profundas para LAUSD, donde el 90% de nuestros estudiantes son de color y donde muchos de los padres de nuestros estudiantes tienen trabajos esenciales que los ponen más en riesgo”.

UTLA señaló que las familias trabajadoras que no tienen la fortuna de trabajar desde casa han experimentado cómo esta enfermedad puede afectar a sus familias y comunidades. Algunos de ellos han visto de primera mano a un miembro de la familia jadeando por cada respiración, han visto con miedo como una ambulancia lleva a un ser querido solo, porque esta enfermedad es tan contagiosa que laos enfermos  deben ser llevadas al hospital sin ninguna familia que los apoye.

Y finalizó diciendo que una gran parte de estas disparidades son casi con seguridad por qué, en una encuesta tras encuesta a los padres, hay una clara brecha racial y de ingresos en las preferencias de reapertura de la escuela. Aunque los padres de color y los padres de bajos ingresos están más preocupados por cómo el aprendizaje remoto afectará la escolarización de sus hijos, también es más probable que lo consideren necesario por ahora. .