El superintendente Austin Beutner planea acabar con el distrito escolar público de LA, denuncia el sindicato de maestros

August 16, 2018 - por

El superintendente Austin Beutner planea acabar con el distrito escolar público de LA, denuncia el sindicato de maestros

“El tiempo de actuar es ahora”: Alex Caputo-Pearl, presidente de UTLA.

El superintendente Austin Beutner tiene el plan de acabar con el distrito escolar público de Los Angeles, denunció el Sindicato de Maestros. Carente de voluntad para llegar a un acuerdo contractual, se ha allegado a colaboradores privatizadores que quieren diezmar beneficios de mentores y recurre a ofrecimientos huecos, advirtió la organización magisterial.

Aunque las negociaciones entre ambas partes se encuentran en punto muerto – impasse- el distrito escolar no muestra voluntad para llegar a un acuerdo. Más bien filtra información tendenciosa y limitada a  los medios, lo que provocó una enérgica respuesta de los maestros.

Tras 17 meses y más de 130 horas de negociación, tienen 23 puntos divergentes. La mayor parte de ese tiempo, el distrito escolar guardó silencio pero ahora Beutner circunscribe la situación al ámbito estrictamente salarial, cuando – dice UTLA- sus exigencias de fondo están relacionadas con mejoras en el ámbito educativo, teniendo siempre presente el bienestar de los niños. La respuesta de las autoridades a estas demandas ha sido el silencio.

El presidente de UTLA, Alex Caputo-Pearl y el equipo negociador encabezado por la jefa Arlene Inouye, le enviaron una misiva al superintendente en la que exponen:

“Sr. Beutner: nunca ha enseñado en una aula, pero debe saber que nuestras condiciones de trabajo son las condiciones de aprendizaje de nuestros alumnos. Si no puede o no quiere hacer esto, los educadores, los padres y la comunidad en general pondrán en duda su capacidad para liderar el segundo distrito escolar más grande del país”, indicó UTLA.

Incluso, hay doble lenguaje del superintendente en la comunicación con UTLA. En una reunión con dos oficiales del sindicato de profesores, le reiteraron que debe cumplir con el proceso de negociación con programas y fechas oportunas. Pero en una carta alude a un camino para un acuerdo contractual.

El funcionario se resiste a programar una mediación durante 56 días aduciendo que no quiere interferir con el comienzo del año escolar. Esto, asegura UTLA en la carta, es inaceptable e indefendible.

AFECTACIONES A MAESTROS

Sin embargo, agrega la institución de mentores, en el segundo día de clases tuvo tiempo de sobra para debatir sobre cómo recortar la asistencia sanitaria, pensiones y otras compensaciones a los educadores mediante un plan de “realineamiento”, creado por asesores vinculados al movimiento de privatización.

Una de las firmas asesores es la fundada por la ex superintendente del distrito escolar de Newark, Cami Anderson, quien impuso estatutos y privatizaciones que terminaron en cierres de escuelas y despidos masivos de maestros.

Esto provocó un estallamiento de la comunidad y tuvo que renunciar. Ahora se une a su nueva jefa: Rebecca Kockler, relacionada con la privatización de escuelas de Nuevo Orleans.

UTLA fustiga al superintendente porque sólo alude a la parte salarial, como si fuera el único problema que les preocupa a los maestros en la negociación, cuando el paquete integral “proporciona una vía vital para atraerá las familias a las escuelas y salvar la institución cívica de la educación pública”.

EXIGENCIAS

Algunas de las propuestas son las siguientes:

1.- Eliminar el lenguaje del contrato (artículo 18, sección 1.5), que permite que el distrito aumente unilateralmente el tamaño de las clases cada año.

2.- Aumentar el número de enfermeras, consejeros, psicólogos escolares y bibliotecarios docentes.

3.- Expandir la responsabilidad de las escuelas chárter y las ubicaciones compartidas.

4.- Reducir el consumo de tiempo instructivo.

5.- Aumentar las inversiones en educación bilingüe y estudios étnicos.

6.- Empoderar a los consejos locales de liderazgo escolar para administrar los presupuestos escolares y crear planes de disciplina y ambiente escolar.

7.- Poner fin al maltrato de los docentes de educación temprana, de educación de adultos y los maestros sustitutos.

“Hacer comentarios vagos sobre pequeños aumentos salariales y la necesidad de recortar el cuidado de la salud, sin mostrar disposición a negociar sobre nuestro paquete de propuestas, no es un plan para respetar a los educadores sino un plan para acabar con el distrito escolar público”, precisó UTLA en la misiva.

El  pasado 19 de julio, el superintendente Austin Beutner dijo un foro empresarial de Valley Industry and Commerce Association, en Sportsmen’s Lodge en Studio City, que si las cosas no cambian en el distrito escolar, “para 2021 ya no existirá”.