Emma y los hijos coordinaron y pagaron sobornos en la segunda fuga de “El Chapo”, afirma Dámaso

January 23, 2019 - por

Emma y los hijos coordinaron y pagaron sobornos en la segunda fuga de “El Chapo”, afirma Dámaso

Dámaso López, ex funcionario y socio de Guzmán durante años, aseguró que Emma Coronel estuvo involucrada de manera directa en la fuga del capo mexicano. Coronel, quien se encontraba entre el público de la sala, escuchó el testimonio de López seria, sin inmutarse. La información la implica directamente a ella en la sonada fuga de su esposo en 2015, quien fue arrestado unos meses después en la ciudad de Los Mochis.

_____________________________________________________________________________

Nueva York

La famosa fuga de Joaquín “El Chapo” Guzmán en 2015 a través de un túnel conectado al baño de su celda en la cárcel fue coordinada por su esposa Emma Coronel y cuatro hijos del narcotraficante mexicano, quienes compraron un terreno adyacente al penal. Tras construir el túnel, empleados del cartel sacaron a Guzmán por éste en una motocicleta.

Dámaso López, ex funcionario y socio de Guzmán durante años, testificó esto el miércoles durante el juicio a Guzmán que se celebra en Brooklyn. Coronel, quien se encontraba entre el público de la sala, escuchó el testimonio de López seria, sin inmutarse. La información la implica directamente a ella en la sonada fuga de su esposo, quien fue arrestado unos meses después en la ciudad de Los Mochis.

López dijo que en 2016 se intentó volver a ayudar a “El Chapo” a fugarse a través de un pago de dos millones de dólares al entonces director del Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención de Readaptación Social. López no dio el nombre de quien ocupaba el puesto en ese momento. El pago no sirvió de nada ya que Guzmán sigue preso y fue extraditado en 2017 a Estados Unidos.

El mexicano de 52 años testificó que conoció a Guzmán en 1999, cuando López era subdirector de seguridad y custodia de la cárcel de Puente Grande, en el estado de Jalisco. Dijo que permitió que Griselda, supuestamente una de las esposas de Guzmán, pudiera entrar a visitarle a pesar de que las normas sólo permitían entrar a una cónyuge, que en este caso era Alejandrina. También le permitió a Guzmán que tuviera teléfono celular. A cambio de éstos y otros favores, “El Chapo” le pagaba, le compró una casa y cubrió los gastos del cuidado médico de un hijo de López que se accidentó.

En el 2000 López renunció a su puesto en la cárcel porque el Gobierno federal estaba investigando corrupción en el penal, dijo. Unos meses después Guzmán se fugó de la cárcel dentro del carrito de lavandería. López explicó que en el 2001 se reunió con Guzmán en el estado de Nayarit y que éste le explicó que la fuga “fue algo espontáneo” y que un tal “Chito”, encargado de la lavandería en el penal, fue quien lo sacó en el carrito, se lo llevó al aparcamiento, lo metió en el maletero de su auto y lo sacó así de la cárcel.