Empieza a revertirse el declive industrial

August 12, 2020 - por

Empieza a revertirse el declive industrial

La construcción fue considerada actividad esencial en el sexto mes del año. Foto Yazmín Ortega Cortés

El desplome de la actividad industrial, derivado de la contingencia sanitaria, comienza a revertirse. En junio pasado, construcción, minería, manufactura y producción de electricidad, agua y gas tuvieron, en conjunto, el mayor repunte del que haya registro, 17.9 por ciento, respecto del nivel del mes previo. Ello, después de que el cierre económico de abril y mayo borró el avance de 25 años en el sector.

Sin embargo, dada la magnitud de las caídas reportadas con el inicio de la Jornada de Sana Distancia, los datos de junio no evadieron una contracción de 17.5 por ciento en comparación con igual mes de 2019, exhibe información publicada este martes por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

La actividad contribuye con una tercera parte del producto interno bruto (PIB) y acumula variaciones negativas desde octubre de 2018, según datos del propio Inegi.

El banco de inversión UBS subrayó que los resultados que arrojó el Indicador Mensual de la Actividad Industrial (IMAI) son consistentes con una contracción de 8.3 por ciento de la actividad económica medida por el PIB.

Debido a la persistencia de la pandemia parecería que actualmente estamos en una recesión en forma de U, peor de lo que esperaba el banco central en mayo”, detalló.

Los datos del Inegi señalan que el repunte de junio se recargó en la construcción, con un crecimiento de 17.5 por ciento, y las manufacturas, 26.7. Ambas mejoras en el volumen de producción vienen de la mano de un acuerdo alcanzado por el Consejo de Salubridad General, que las denominó esenciales a partir del primero junio, junto con la minería.

Esta última incrementó sólo 1.6 por ciento su actividad y la generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final lo hizo 0.7.

Mejoras en 17 de 21

Sin embargo, destaca que 17 de las 21 industrias a las que se da seguimiento incrementaron su producción durante el mes. En particular, la manufactura de equipo de transporte, abierta bajo la presión de una industria que depende de la economía de Estados Unidos, repuntó 250.1 por ciento en un mes.

Entre las industrias que no mejoraron su producción destaca la alimentaria, que cayó 0.1 por ciento. En un análisis, Grupo Financiero Monex dijo que la baja es preocupante por ser una industria cercana a los niveles de ingreso y consumo de los hogares. Las metálicas básicas cayeron 2.8 por ciento, las cuales tienen peso como proveedoras de empleo.

El IMAI está lejos de llegar a los niveles previos a la contingencia sanitaria, mismos que ya habían sido afectados por una desaceleración en el sector, que se inició en octubre de 2018.

La construcción decreció en junio 26.1 por ciento a tasa anual y las industrias manufactureras lo hicieron 18.3. La generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y gas por ductos al consumidor final repuntaron 13.3 y la minería 5.3.

Por ello, los analistas financieros destacaron que el rebote de junio es el inicio de una recuperación prolongada. De hecho, la producción acumulada en la mitad del año es 14.1 por ciento menor que en 2019.