En 16 años, han cerrado el 38% y fracasado el 27% de las chárter autorizadas por la Junta Estatal de la Educación

November 24, 2019 - por

En 16 años, han cerrado el 38% y fracasado el 27% de las chárter autorizadas por la Junta Estatal de la Educación

Ha cerrado el 38% de las escuelas chárter autorizadas por la Junta Estatal de Educación entre enero del 2002 y mayo de 2018.

Las tasas de fracaso de esos planteles para el mismo periodo fue del 27%.

Lo anterior quedó establecido en un estudio de la organización In the Public Interest (ITPI, siglas en inglés), que alude a casos de escuelas cerradas después de que una Junta del Condado o Estatal de Educación le concedieron una apelación.

Su objetivo, agrega, es arrojar luz sobre los estudiantes, las familias, los educadores y el personal de la escuela perjudicados por un proceso de apelaciones que toma el poder de decisión lejos de las comunidades locales.

El reporte señala que una razón para el crecimiento de las escuelas chárter en California, como no hay otro en el país, se debe al proceso de apelaciones que pueden acudir esos planteles.

Indica que en 1992 se creó la ley que permite la creación de las chárter y tres décadas después, tiene el sector más grande de centros escolares de ese tipo del país, con más de 1,300 que atienen a alrededor del 10 por ciento del cuerpo estudiantil del estado, unos 630 mil alumnos.

Un estudio de la Universidad de Harvard en el 2018 consideró que la autorización de las chárter en California es “robusto” y “relativamente generoso” comparado con el resto del país.

Las chárter están autorizadas por los distritos escolares, pero cuando son rechazadas y apela n a la Oficina de Educación del Condado y en caos de que la respuesta sea negativa, acuden a la Junta Escolar del Estado. Por lo regular, alguna de las tres instancias les facultan para operar.

La ley estatal – dice el análisis- no requiere que las Juntas de Educación del Condado o Estatal revisen las causas por las cuales los distritos escolares negaron una petición de una escuela autónoma para operar. En su lugar las peticiones las consideran como si estuvieran haciendo la solicitud por primera vez.

Estos excesos, precisa, han dado lugar a numerosas consecuencias no deseadas, siendo la más grave que las chárter contribuyen al agotamiento del financiamiento de los distritos escolares públicos, que ya se encuentran en dificultades.

Por ejemplo: al distrito escolar de Oaknland, las chárter representan un costo de 57.3 millones de dólares, al de San Diego, 65.9 millones, a East Side Union, causó pérdidas por 19.3 millones de dólares al año.

El Sindicato de Maestros de Los Angeles (UTLA, siglas en inglés) ordenó un estudio que concluyó que el distrito escolar destina 590 millones de dólares anuales a las chárter.

Mayor información puede verse en el informe :The Cost of Charter Schools for Publico School Districts

PERJUICIOS POR CIRRE DE CHARTER

El estudio del ITPI alude a lo perjudicial que resulta para los estudiantes el cierre de las chárter.

Un estudio de 2013 encontró que los cierres de planteles en Chicago contribuyeron a la alta tasa de encarcelamiento juvenil en esa urbe.

Y también exacerban la desigualdad ya existente y el racismo sistémico, precisa,

Anota, igualmente, que las escuelas de barrio o chárter que sirven a una mayoría de alumnos de color y de estudiantes con familias de escasos recursos son más propensas a cerrar que las escuelas con menos alumnos de color.

Entre los ejemplos mencionados en el reporte sobre lo dañino de las apelaciones, menciona el caso de Westchester Secondary Charter School, que en junio del 2012 recibió una negativa para poder operar de parte del Distrito Escolar Unificado de Los Angeles, pero luego su apelación fue aceptada por la Junta de Educación del Condado de Los Angeles e inició labores, qu duraron hasta el verano de 2017, cuando cerró y afectado a sus 220 estudiantes, repartidos en los grados 6-12.

Los Angeles Times informó que esa escuela se había mudado en dos veces en menos de cuatro años. Primero se estableció en una iglesia que fue vendida, luego en otra iglesia que más tarde fue considerad inadecuada y finalmente compartió el campus de un plantel oficial de barrio.

.