En Argentina, Mauricio Macri pide perdón y busca a Alberto Fernández

August 14, 2019 - por

En Argentina, Mauricio Macri pide perdón y busca a Alberto Fernández

Desde el lunes, en los supermercados argentinos se remarcan los precios. Foto Ap

Buenos Aires.

En un breve mensaje grabado, el presidente argentino, Mauricio Macri, intentó justificarse por su discurso del pasado lunes, y anunció un paquete de medidas económicas para tratar de aliviar los efectos de la dura derrota electoral que sufrió en las elecciones primarias del domingo pasado, en las que el opositor Frente de Todos (FT) se impuso por más de 15 por ciento y para calmar a los sectores financieros.

Pero su propuesta -que incluyó la reducción de las retenciones aplicadas a los salarios, partidas extras para trabajadores informales y desocupados con hijos, un incremento del salario mínimo -actualmente de 12 mil 500 pesos (cerca de 200 dólares)- y el congelamiento del precio de la gasolina, que revocó la noche de este miércoles ante la presión de las petroleras-, no tuvo una buena recepción, al dispararse nuevamente el dólar que subió cinco puntos y cerró en 63 pesos, los bonos argentinos registraron pérdidas de hasta 40 por ciento en los últimos tres días, con tasas impagables, y el riego país se encaminaba hacia los dos mil puntos.

El mandatario ofreció “disculpas” por su reproche el lunes pasado a los votantes de la oposición, cuando atribuyó el desplome del peso y la bolsa a la victoria del Frente de Todos (FT). “Quiero pedirles disculpas por lo que dije en la conferencia el lunes. Dudé de hacerla porque todavía estaba muy afectado por los resultados del domingo además de sin dormir y triste por la consecuencia que tuvo en la economía, pero prioricé atender a la prensa para calmar ansiedades, dudas, como siempre lo he hecho. Sobre los resultados de la votación quiero que sepan que los entendí, sepan que respeto profundamente a los argentinos que votaron otras alternativas”.

Macri se contactó vía Whats App con el candidato a presidente del FT, Alberto Fernández, con quien habló por teléfono más tarde para tratar de “tranquilizar a los mercados”, en medio de una sensación caótica, y le pidió que colaborara con él.

Fernández dijo que durante la conversación telefónica pidió a Macri que actúe como presidente y no como candidato, ya que está en una situación compleja en ese aspecto. “Tenemos que hacer el esfuerzo todos los argentinos, el 10 de diciembre es la fecha de traspaso. Hay que ayudarlo al presidente a llevar adelante esta transición”, puntualizó Fernández, quien se impuso en las elecciones del domingo pasado en las que los partidos políticos definieron a sus candidatos para las elecciones generales del 27 de octubre.

Fernández agregó que las “medidas tomadas son riesgosas(…) Quiero que salgan bien, que sirvan a Argentina”, y aclaró que no tiene muchos puntos de acuerdo con Macri pero “ahora tenemos uno que es que no queremos que la realidad siga castigando a los argentinos, aunque la solución está en sus manos, no en las mías” porque “sólo soy un candidato y no presidente electo”.

“Está claro que Macri y nosotros representamos cosas diferentes. Tenemos miradas diferentes del país y, por lo tanto, no me es fácil avalar sus políticas porque si no, no sería oposición”.

En tanto, existe una fuerte incertidumbre ante la sensación de que el sistema financiero le está quitando su ayuda al gobierno de Macri.

Otro tema que preocupa es la caída de la reservas internacionales, al utilizarse tres mil 500 millones de dólares en las últimas horas para detener la caída del peso, que siguió su descenso.

Entre las medidas anunciadas figura la entrega de un bono de dos mil pesos extras para los trabajadores (33 dólares) pero sólo por tres meses. Para los trabajadores que pagan impuesto a las ganancias hay un aumento de 20 por ciento en el mínimo no imponible, que significarán unos dos mil pesos (31.74 dolares). Los trabajadores autónomos recibirán una reducción de 50 por ciento en los impuestos que deben pagar en este año. Para los informales y desocupados se destinan dos pagos extras de mil pesos por hijo (septiembre –octubre). También un aumento del salario mínimo, y subirán 40 por ciento las becas del Plan Progresar, creado por el gobierno anterior para ayudar a los estudiantes. Este gobierno redujo la cantidad de beneficiarios al mínimo.

Para la Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes) anunció diez años de plazo para ponerse al día con la Agencia Federal de Impuestos por las deudas vencidas, cuando ya cerraron 14 mil y los pequeños empresarios advierten que esto no cambia la situación.

La Administración Pública Nacional y las fuerzas armadas y de seguridad recibirán un bono de cinco mil pesos.

Todas estas medidas son consideradas absolutamente insuficientes y además con un sesgo electoral, ante el efecto brutal de la devaluación y el traslado a precios, y la inflación que en estas horas se disparó y llega a 54 por ciento anual.

Se le demanda además al mandatario que no habló de la pobreza extrema, del hambre, de los despidos, que continúan y las suspensiones, cuando hoy cerraron fábricas y comercios, nada se dijo sobre las tarifazos, que son el mayor castigo para la población, ni sobre los jubilados, que están en el límite de la sobrevivencia cuando se anuncia que la pobreza sumada a la indigencia bordea 40 por ciento en todo el país.