En Los Angeles antes que en México, se celebró por primera vez el 5 de mayo

May 5, 2019 - por

En Los Angeles antes que en México, se celebró por primera vez el 5 de mayo

En el 5 de Mayo, el centro citadino, un carnaval.

En Los Angeles, antes que en México, se conmemoró por primera vez la gesta de Ignacio Zaragoza el 5 de mayo de 1862.

En el libro “México en Los Angeles” se consigna que en aquellos tiempos, en la nación Mexicana no había condiciones para festejo alguno por la victoria del ejército mexicano sobre el que era considerado el más poderoso del mundo, el francés.

Un México dominado,, controlado por las fuerzas galas no permitiía celebración de ninguna naturaleza y debido a ello, los mexicanos de Los Angeles celebraron ese triunfo en 1864, indica la obra, escrita por Pedro G. Castillo y Antonio Ríos Bustamante.

Los mexicanos de la Alta California, además, sufrían una herida espiritual por la pérdida de más de la mitad del territorio mexicano, en 1848. Y, padecían racism, discriminación y represión de los nuevos dueños del territorio: los estadunidenses,

La prensa, igualmente, jugó un importante papel en el despertar la conciencia étnica de la población al denunciar las agresiones contra los mexicanos y desarrolló un sentido de grupo.

“Esto se dejó ver, sobre todo, en los reports que se hicieron de las fiestas nacionales mexicanas: el día de la independencia, que empezaba el 15 de septiembre y se prolongaba hasta el 27 (después cambió a 15 y 16 del mismo mes) y el 5 de mayo que celebraba la victoria de Puebla sobre las fuerzas francesas en 1862. Casi siempre se hablaba de estas fiestas con anticipación yy se narraban los hechos en detalle.

“Con frecuencia se dedicaban páginas enteras a descripciones sobre el significado histórico y nacionalista. La primera plana de Las Dos Repúblicas algunas veces aparecía con los tres colores de la bandera Mexicana para conmemorar el 5 de mayo”, indica el libro.

Y resalta que el desfile del 5 de mayo de 1878 mostró el cambio de orientación por el que pasó la comunidad mexicana de habla hhispana. En el período mexicano casi todas las celebraciones de la población tenían sentido religioso. Pero en la época Americana la religion dejó de tener importancia y se le dio un mayor impulso a la ideología política y a los orígenes étnicos”.

Desde aquellos años a la fecha, al 5 de mayo se le celebra con mayor intensidad que el 15 de septiembre y buena parte de la población mexicana y no mexicana creen que es el día de la independencia mexicana.

Son varias las hipótesis que lo explican. Una indica que el gobierno de Estados Unidos de ese entonces impulsó la celebración a manera de gratitud hacia el gobierno y las tropas mexicanas juaristas que a final de cuentas hicieron posible que el imperio francés y su poderoso ejército no continuaran su avance hacia Estados Unidos, como lo habían proyectado.

De acuerdo al historiador mexicano-francés Jean Meyer la presencia francesa terminó en México por los altos costos materiales, de vidas humanas y por el impacto político de la intervención dentro de la nación gala.

Poca, recalca, fue el impacto de la derrota del 5 de mayo en la batalla de los fuertes Loreto y Guadalupe en la decisión de abandonar México.

En la actualidad, el 5 de mayo es, sobre todo, una fiesta comercial en Los Angeles y en la mayor parte de las concentraciones de mexicanos en la Unión Americana. Mucha comida, vendimia, cerveza y poca fiesta cívica. En escuelas hay bailables y evocación de la fecha.

En anteriores administraciones, los presidentes invitaban a miembros de la comunidad mexicoamericana y mexicana a la Casa Blanca y enviaban mensaje de felicitación a los mexicanos. Eso no ocurre con Trump.

En Los Angeles, la capital mexicana de EU, hay  un festival en la mayor parte de las calles del centro, como si fuera un carnaval, con conjuntos musicales -algunos de primer orden- en cada esquina, puestos de comerciantes ambulantes.

Y, por supuesto, los gritos de “¡Viva México!”, se escuchan a cada instante.

La fiesta se impone enchida de fervor patrio.