Biden pedirá a los estadounidenses que usen máscaras durante los primeros 100 días de su mandato

December 4, 2020 - por

Biden pedirá a los estadounidenses que usen máscaras durante los primeros 100 días de su mandato

Biden y Harris.

El presidente electo de Estados Unidos Joe Biden le dijo a Jake Tapper de CNN el jueves que les pedirá a los estadounidenses que usen máscaras durante los primeros 100 días después de asumir el cargo.

«Solo 100 días para usar máscaras, no para siempre. Cien días. Y creo que veremos una reducción significativa», dijo Biden a Tapper durante su primera entrevista conjunta con la vicepresidenta electa Kamala Harris desde que ganó las elecciones.

Biden dijo que donde tenga autoridad, como en edificios federales o en el transporte interestatal en aviones y autobuses, emitirá una orden permanente de que se deben usar máscaras.

El presidente electo también dijo que le pidió al doctor Anthony Fauci que sea asesor médico en jefe y parte de su equipo de respuesta al covid-19 cuando comience su administración el próximo año.

Biden dijo que la conversación ocurrió el jueves por la tarde. CNN informó más temprano en el día que Fauci, el director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas y miembro del grupo de trabajo sobre coronavirus del presidente Donald Trump, tenía una reunión planificada con el equipo de transición de Biden.

«Le pedí que se mantuviera exactamente en el mismo puesto que ha tenido durante los mandatos de los últimos presidentes, y le pedí que también fuera asesor médico en jefe para mí y que fuera parte del equipo del covid», dijo Biden a Tapper como parte del primera entrevista conjunta con Biden y la vicepresidenta electa Kamala Harris.

Biden agregó que Ron Klain, su nuevo secretario general de la Casa Blanca, conocía bien a Fauci y había estado hablando con él «todo el tiempo».

Fauci ha tenido una relación complicada con Trump desde que comenzó a asesorar al líder republicano sobre la respuesta al coronavirus, y el presidente a menudo desobedece las recomendaciones de Fauci y otros líderes de salud. Esos enfrentamientos han convertido a Fauci en el centro de atención del público, a menudo visto como un héroe de la izquierda por su compromiso con la ciencia frente a los comentarios de Trump y un villano de la derecha, especialmente entre aquellos leales a Trump.

La estrategia contra el coronavirus

Biden describió sus planes para el coronavirus como un equilibrio entre garantizar que los estadounidenses crean que la vacuna es segura e instituir una serie de planes que frenarán la propagación del virus sin cerrar la economía.

Biden también dijo durante la entrevista que estará «feliz de» vacunarse contra el coronavirus una vez que Fauci diga que es segura y que recibirá la vacuna públicamente para demostrar su confianza en ella.

«Ese es el momento en el que me presentaré ante el público» y recibiré la vacuna, dijo Biden. «La gente ha perdido la fe en la capacidad de la vacuna para funcionar. Ya las cifras son asombrosamente bajas, y lo que hacen el presidente y la vicepresidenta es importante».

Los comentarios de Biden se producen un día después de que tres de sus predecesores presidenciales, Bill Clinton, George W. Bush y Barack Obama, dijeran que recibirían públicamente la vacuna contra el coronavirus como una forma de demostrar su seguridad y eficacia.

«Creo que mis tres predecesores han establecido el modelo de lo que se debe hacer, diciendo que una vez que se declare segura… entonces obviamente la aceptamos y es importante comunicarnos con el pueblo estadounidense», dijo Biden.

Biden apoya un paquete de estímulo bipartidista

El exvicepresidente también respaldó el paquete de alivio del coronavirus que se está considerando en el Congreso, calificándolo de «buen comienzo», pero también diciendo que «no es suficiente». El plan bipartidista de US$ 908.000 millones es un compromiso entre lo que querían demócratas y republicanos.

«Creo que debería aprobarse, y creo que, de hecho, vamos a necesitar más», dijo Biden. «Voy a tener que pedir más ayuda».

La transición de Trump a Biden ha sido un asunto complicado, definido en gran parte por la negación del presidente de los resultados de las elecciones, algo que la mayoría de los republicanos en Washington se han permitido a pesar de que el equipo de Trump no ha proporcionado ninguna evidencia creíble para respaldar la afirmación de un fraude.

Biden, un demócrata que durante mucho tiempo ha disfrutado de sólidas relaciones con los republicanos en el Senado después de servir durante décadas en el cuerpo legislativo, dijo que a pesar de su silencio público, «varios senadores republicanos en funciones» lo han llamado en privado para felicitarlo.

Les dio a esos senadores un margen de maniobra para guardar silencio.

«Entiendo la situación en la que se encuentran. Y hasta que la elección se decida claramente en la mente cuando el Colegio Electoral vota, se ponen en una posición muy difícil», dijo Biden, y agregó que cree que una vez que el Colegio Electoral decida oficialmente las elecciones, una «parte significativa del liderazgo (republicano)» reconocerá lo obvio.

Biden se rio de una pregunta sobre si es importante que Trump asista a su inauguración presidencial en enero. Biden dijo que asistir fue decisión de Trump y «no tuvo ninguna consecuencia personal para mí», pero agregó que sí importaba simbólicamente.

Es «importante en el sentido de que podemos demostrar el fin de este caos que él ha creado, que hay una transferencia pacífica de poder con las partes en competencia parados allí, dándose la mano y avanzando», dijo Biden. «Lo que me preocupa, Jake, más que el impacto en la política nacional, realmente me preocupa la imagen que estamos presentando al resto del mundo».

Sobre política exterior, Biden dijo que era «difícil decir en qué medida» el reciente asesinato del científico nuclear iraní Mohsen Fakhrizadeh complicaría sus tratos con Teherán. Un alto funcionario de la administración estadounidense dijo esta semana que Israel estaba detrás del asesinato del científico, alguien que había sido un objetivo israelí durante un tiempo considerable.

«La conclusión es que no podemos permitir que Irán obtenga armas nucleares», dijo Biden antes de criticar los tratos de Trump con Irán, incluida su decisión de 2018 de retirarse del acuerdo nuclear con Irán. «Se ha retirado para conseguir algo más duro, y ¿qué han hecho? Han aumentado la capacidad de tener material nuclear. Se están acercando a la capacidad de tener suficiente material para un arma nuclear. Y están los problemas de los misiles».

Biden agregó: «Creo que todas esas cosas van a ser muy difíciles. Pero sé una cosa: no podemos hacer esto solos. Y es por eso que tenemos que ser parte de un grupo más grande, tratando no solo con Irán, sino con Rusia, con China y toda una gama de otros temas».

Preocupación por posibles indultos

En su camino a dejar el cargo, se espera que Trump emita una serie de indultos. CNN informó que está considerando indultos preventivos para sus hijos adultos y para el abogado Rudy Giuliani, además de un posible indulto preventivo para sí mismo.

Biden dijo que los posibles indultos le preocupan por el «tipo de precedente que establece y cómo el resto del mundo nos ve como una nación de leyes y justicia». Agregó que su Departamento de Justicia «operará de forma independiente en esos asuntos» y en cómo responder a los indultos de Trump.

«No les voy a decir lo que tienen que hacer y lo que no tienen que hacer», dijo Biden. «No voy a estar diciendo, ‘vayan a procesar a A, B o C.’ No les voy a decir. Ese no es el papel. No es mi Departamento de Justicia, es el Departamento de Justicia del pueblo. Así que las personas o la persona que elija para dirigir ese departamento van a ser personas que tendrán la capacidad independiente para decidir quién es procesado y quién no».

Biden dijo que su administración no abordaría los indultos de la misma manera que Trump. Y agregó: «Va a ser una forma totalmente diferente en la que abordaremos el sistema de justicia».

Biden aún tiene que seleccionar a un secretario de Justicia y está considerando una variedad de nombres. Estos incluyen a la exsubsecretaria de Justicia Sally Yates; Doug Jones, el futuro exsenador de

Alabama que fue derrotado en noviembre; y Jeh Johnson, secretario de Seguridad Nacional durante la administración de Obama.

Harris se hizo eco de los comentarios de Biden sobre el Departamento de Justicia.

«No le diremos al Departamento de Justicia cómo hacer su trabajo», dijo Harris. «Y vamos a asumir, y digo esto como ex fiscal general electa en California (…) que cualquier decisión que salga del Departamento de Justicia (…) debe basarse en hechos, debe basarse en la ley, no debería ser influenciado por la política, punto «.

Biden intervino: «Y les garantizo que así es como se llevará a cabo».

Biden dice que mantendrá su compromiso de formar un gabinete diverso

Una amplia gama de grupos de defensa y organizaciones demócratas han estado presionando al equipo de transición de Biden durante semanas para mantener su compromiso de nominar una lista diversa de secretarios de gabinete, especialmente para los principales puestos restantes de secretario de Defensa y secretario de Justicia. El esfuerzo ha sido dirigido por la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color (NAACP, por sus siglas en inglés), un grupo con el que Biden y Harris dijeron que se reunirían la próxima semana, y el  Grupo Legislativo Hispano del Congreso.

Biden dijo el jueves que honraría el compromiso.

«Voy a mantener mi compromiso de que la administración, tanto en la Casa Blanca como fuera del Gabinete, se verá como el país», dijo Biden.

Cuando se le presionó sobre la diversidad racial e ideológica, Harris dijo: «Aún no hemos terminado… Ni siquiera hemos llegado a la mitad».

Biden dijo que entiende que grupos como la NAACP y el Grupo Legislativo Hispano del Congreso quieren «presionarme» sobre el compromiso de diversidad, y agregó que su trabajo es «mantener mi compromiso».

También hubo una serie de momentos más ligeros en la entrevista.

Biden se rio de la pequeña fractura en su pie que lo obligó a usar una bota para caminar, recordando cómo sucedió cuando estaba jugando con su perro Major.

«El pequeño cachorro dejó caer la pelota frente a mí para que yo la agarrara… y yo agarré la pelota así, y él corrió, y yo bromeaba corriendo detrás de él para agarrar su cola. Y lo que pasó fue que él se deslizó en una alfombra y tropecé con la alfombra en la que se deslizó. Eso es lo que pasó», dijo Biden con una sonrisa. «No es una historia muy emocionante».

Harris, por su parte, bromeó sobre cómo algunos de los amigos de su esposo han comenzado a llamarlo «el segundo tipo», incluso cuando se espera que Doug Emhoff sea referido como el «segundo caballero».

«Lo llamará usted el segundo caballero», preguntó Tapper.

«No», respondió Harris: «Lo llamaré cariño».

Sanjay Gupta de CNN contribuyó a este reporte.