Extraditan a California a delincuente que hacía “secuestros virtuales” desde cárcel de México

November 13, 2020 - por

Extraditan a California a delincuente que hacía “secuestros virtuales” desde cárcel de México

LOS ÁNGELES

Un hombre de California encarcelado en México dirigía una red de “secuestros virtuales” con la que engañó a docenas de estadounidenses para que pagaran rescates a fin de liberar a parientes que nunca fueron raptados, según fiscales federales.

Julio Manuel Reyes Zúñiga, de 48 años, compareció el jueves ante una corte en Los Ángeles después de que lo extraditaran esta semana desde México.

El sujeto se declaró inocente de 31 cargos, incluidos extorsión, confabulación para extorsionar, comunicación de amenazas desde el extranjero y confabulación para lavar dinero, dijo la fiscalía federal.

Pertenecía a una pandilla

Reyes Zúñiga, un renombrado miembro de la pandilla callejera Rancho San Pedro, encabezó la red de 2015 a 2018 cuando estaba recluido por homicidio en la prisión de Santa Martha Acatitla, cerca de la Ciudad de México, dijo la fiscalía.

Completó su sentencia a principios de año y se le mantuvo en custodia para extraditarlo por el caso de extorsión.

Reyes Zúñiga y sus cómplices utilizaron teléfonos celulares contrabandeados para llamar a sus víctimas y alegar que habían secuestrado a un ser querido y planeaban causarle daño a menos que se pagara un rescate, según la acusación formal. En realidad nunca se secuestró a nadie.

¿Cómo operaba el delincuente?

Reyes Zúñiga y otros exigían el pago de rescates en forma de transferencias, efectivo dejado en lugares acordados, o compras de artículos electrónicos como iPads o iPhones, según documentos judiciales.

Una vez pagado el dinero, sujetos en México lo entregaban personalmente a Reyes Zúñiga en la cárcel, de acuerdo con los documentos. Al menos 30 víctimas del sur de California pagaron cada una en promedio miles de dólares, según los fiscales.

Si es declarado culpable de todos los cargos, Reyes Zúñiga podría enfrentar una condena de 20 años en prisión federal por cada imputación de la acusación formal.