Firmó el gobernador Gavin Newsom el proyecto AB 1505, que controla y frena el crecimiento de las chárter en California

October 3, 2019 - por

Firmó el gobernador Gavin Newsom el proyecto AB 1505, que controla y frena el crecimiento de las chárter en California

El gobernador Gavin Newsom suscribió el proyecto legislativo AB 1505, que de esta manera es convertido en ley.

El proyecto AB 1505, que controla y frena el crecimiento de las chárter en California, ya es ley al ser firmado esta mañana por el gobernador Gavin Newson. De esta manera, transcurrieron 27 años del establecimiento de esa norma que dio vida a tales planteles para que fuera reformada, sobre todo, ante el cúmulo de quejas y estudios científicos que acreditaron lo prejudicial que han resultado para la educación pública.

Newsom aseguró, precisamente, que esas disputas “se convirtieron en el frente y centro en nuestro debate sobre la educación”.

El sector magisterial, que reiteradamente cuestionó a ese tipo de escuelas por afectar sensiblemente a los planteles públicos, expresó su beneplácito por este paso que -dijo la Asociación de Maestros de California- “pone a los niños antes que a las ganancias”.

No obstante, el Sindicato de Maestros de Los Angeles  (UTLA, siglas en inglés) – el más grande de California, con casi 35 mil miembros- dijo que “se podia hacer más”, aunque consideró el logro como “una victoria para los estudiantes”.

En California existen unas mil chárter y en Los Angeles es donde han tenido el mayor crecimiento del país: 240. Sin embargo, en lugar de que las autoridades atiendan y resuelvan el problema, cada mes autorizan la operación de más escuelas de ese tipo, dijo Juan Ramírez, vicepresidente de UTLA.

FUNDAMENTOS DE LA NUEVA LEY

Las partes fundamentales de la nueva ley son:

*Permite a los autorizadores de escuelas chárter considerar cómo afectarían financieramente a la comunidad y escuelas.

*La creación de un proceso de apelación limitado a la Junta Estatal que sólo escucharía apelaciones para una escuela chárter que pueda mostrar que la agencia educativa local abusó de su discreción.

*Exigir a los autorizadores de escuelas chárter que utilicen el sistema de rendición de cuentas estatal como base para la renovación de sus permisos y permitir que los autorizadores cierren una chárter por cuestiones fiscales y de gobierno o si la  no está sirviendo a todos los estudiantes.

*Asegurar que cada maestro en una escuela chárter tenga la credencial apropiada para su asignación y una verificación de antecedentes a nivel estatal.

*Establecer una moratoria de dos años para las escuelas chárter no basadas en aulas, con el compromiso de reformar el sector en los próximos dos años.

El líder de la Asociación de Maestros de California (CTA, siglas en inglés), Toby Boyd, fue categórico:

“Hoy es buen día para los 6.4 millones de estudiantes de California. Hemos hechos cambios fundamentales para mejorar leyes anticuadas y violadas de las escuelas chárter. Durante demasiado tiempo, los estudiantes han pagado el precio cuando los operadores de escuelas chárter de gestion corporativa han abusado del sistema, desperdiciando dólares de los contribuyentes y puesto las ganancias antes que los niños”.

Esto, agregó, no habría sucedido sin la presión de las huelgas de los maestros de Los Angeles y de Okland y de la “implacable defensa de los miembros de CTA en el estado”.

En efecto, los maestros angelinos llevan a cabo una campaña de larga duración en contra de las chárter porque causan diversos daños a las escuelas públicas. Una de sus banderas de UTLA durante la huelga de seis días de enero pasado fue la necesidad de poner freno a las chárter y regular su funcionamiento.

Un estudio de UTLA arrojó que anualmente las chárter significan una pérdida de 590 millones de dólares a las finanzas del Distrito Escolar Unificado de Los Angeles.

“La AB 1505 representa un cambio en el mar de leyes que rigen a las escuelas chárter en California”, indicó Jeff Freitas, presidente de la Federación de Maestros de California. (CFT, siglas en ingles).

Agregó que si bien las reformas en la AB 1505 son críticas, hay que continuar los esfuerzos para lograr un financiamiento pleno de la educación pública, defender a las escuelas públicas de la privatización , las corporaciones y otras amenazas a la educación y a las comunidades.

También subrayó la necesidad de una vigilancia continua para hacer cumplir la ley, “ ya que algunos en la industria de las escuelas chárter intentarán encontrar lagunas que puedan explotar”.

RESISTENCIA A CAMBIOS

La reforma a la ley que norma la operación de las chárter siempre encontró resistencia de polÍticos y de poderosos empresarios y corporaciones favorecedores de la privatización educativa. El anterior gobernador, Jerry Brown, fue uno de ellos e, incluso, llegó a calificar a Newsom como “antichárter”.

La Asociación de Escuelas Chárter de California apoyó la candidatura de Antonio Villaraigosa al gobierno del estado, quien dispuso de 23 millones de dólares en su fallida campaña.

Como candidato al gobierno del Estado Dorado, Newsom pidió transparencia en las operaciones de los planteles autónomos  y ya ungido como gobernador hizo demandas a las chárter e instruyó al Superintendente Estatal de Escuelas Públicas, Tony Thurmond, para que creara un grupo de trabajo que estudiara las reformas a esos centros escolares.

También como candidato, Thurmond ofreció a los votantes que – de ser electo- iba a pugnar por una reforma a las leyes que regulan el funcionamiento de las chárter.

Newsom también encomió el esfuerzo del asambleísta Patrick O’Donnel, demócrata de Long Beach y presidente del Comité de Educación de la Cámara Baja, quien propuso la AB 1505.

Asambleísta Patrick O’Donnel.

O’Donnel había expresado esta tesis:

“La Ley de Escuelas Chárter ha estado en gran medida intacta desde su promulgación en 1992. Esto ha llevado a que tengan un crecimiento sin precedente. Hoy en día, superan en número a los distritos escolares en este estado, que tienen opciones limitadas con respecto a autorizar, renovar y revocar a estas escuelas. Es hora de las reformas en la ley estatal para autorizarlas y supervisarlas en las comunidades donde se encuentran”.

Para llegar a esta reforma, hubo discusiones con las organizaciones que pugnan por un crecimiento constante de las chárter, que a final de cuentas no tuvieron más opción que aceptar las nuevas reglas del juego.

En el evento de esta mañana de firma del proyecto AB 1505, estuvo presente Myrna Castrejón, presidenta de la Asociación de Escuelas Chárter de California, quien destacó que “las chárter de alta calidad están aquí para quedarse”.

“AB 1505 también reconoce que las escuelas chárter existentes y futuras son una palanca crítica para cerrar la brecha de logros continua y persistente de California”, dijo Castrejón.

Otra iniciativa aprobada por asambleístas y senadores estatales, la AB 1507, se encuentra en el escritorio del gobernadora esperando su firma para convertirse en ley. Este proyecto cerraría la laguna en la ley que permita que una chárter opera fuera de su distrito autorizado.

En días pasados, el Departamento de Educación que dirige Betsy DeVos, difundió un estudio que precisa que la calidad de la enseñanza es la misma en las escuelas públicas que en las chárter.

SE PUDO HABER HECHO MAS: JUAN RAMIREZ

Juan Ramírez, vicepresidente de UTLA, dijo que esta reforma “pondrá cierto control al crecimiento de esos planteles”. Resaltó que se pudo haber hecho más.

Indicó que uno de los puntos en desacuerdo es sobre los permisos para que una chárter pueda establecerse en determinada comunidad. UTLA quería que el distrito escolar es el que debía ser la única voz autorizada para ello.

Sin embargo, en el proyecto aprobado, cuando un plantel autónomo será rechazado por un distrito, tiene la opción de acudir al condado de la ciudad donde esté enclavado el distrito.

Anteriormente cuando el distrito y el condado negaban el permiso de operación a una chárter  tenía la opción de acudir al gobierno estatal y de esa manera, por lo regular lo lograba.

Así como lo aprobaron los legisladores, “ya es un cambio”, aseguró Ramírez, quien puntualiza:

“ No es que queremos terminar con las chárter sino que tiene que haber control pleno. Lo aprobado  ya es ganancia”, expuso.

“Pedíamos que el distrito fuera el único que decidiera. El condado no conoce bien como está el distrito. Sin embargo, con lo aprobado ya es ganancia que haya mas control”.