Gobierno de Trump ha separado de sus padres a más niños que los reportados oficialmente: The Washington Post

January 17, 2019 - por

Gobierno de Trump ha separado de sus padres a más niños que los reportados oficialmente: The Washington Post

El gobierno de Estados Unidos ha separado a muchos más niños migrantes de lo que ha reconocido oficialmente según reveló hoy el diario The Washington Post citando un informe del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS por sus siglas en inglés), el organismo encargado de alojar a los menores de edad en distintos puntos del país.

“La administración Trump ha detenido a miles de niños. Más de lo que se había hecho público anteriormente”, señaló The Post al apuntar que, “como el sistema de seguimiento federal ha sido tan deficiente el número exacto aún sigue siendo confuso”

En la primavera de 2018, la Administración ordenó separar a las familias para que los adultos quedasen bajo arresto de las autoridades federales y los niños, entretanto, a cuidado de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR, por sus siglas en inglés). La Justicia ordenó el 26 de junio paralizar esta controvertida política y reunir a las familias, a raíz de una demanda colectiva.

Una investigación oficial, sin embargo, ha detectado que desde verano de 2017 ya hubo un “drástico incremento” de la separación de niños en la frontera y que hasta el dictamen judicial de junio del año siguiente, la ORR recibió y liberó a “miles” de menores. En julio de 2018 tenía registrados mas de 2.600 casos.

Asimismo, entre julio y noviembre del año pasado, la citada oficina recibió al menos 118 niños más, según la Oficina del Inspector General, que no obstante no ha podido cerrar una cifra completa de los menores separados –es “desconocida”– por la falta de registros completos y el retraso de las tramitaciones.

Además, cuando los agentes inmigración detuvieron a las familias tras cruzar la frontera y transfirieron a los menores de edad para dejarlos bajo custodia de a la custodia del HHS, declararon que la razón principal para arrancarlos de sus padres es que éstos “tenían antecedentes penales”.

Esta información, sin embargo, casi nunca era compulsada para comprobar que efectivamente los padres tenían antecedentes criminales.