Video: Guía electoral: qué ver, qué esperar en las elecciones de EU

November 2, 2020 - por

Video: Guía electoral: qué ver, qué esperar en las elecciones de EU

Manifestantes se reúnen en Filadelfia en vísperas de las elecciones generales de Estados Unidos. Foto Ap

Nueva York.

 La elección nacional para presidente y legislatura en Estados Unidos se realiza en una coyuntura sin precedente con la peor crisis de salud pública en un siglo, la peor crisis económica tal vez desde la Gran Depresión, el estallido de algunos de los movimientos de protesta social más grandes de la historia y un presidente minando la legitimidad de los comicios y hasta amenazando con no respetar los resultados si no lo favorecen.

Para observar la elección en Estados Unidos este martes se requieren algunas advertencias:

Si Donald Trump declara que ganó la noche del martes, será otra mentira más para agregar a las más de 20 mil que ha dicho desde que llegó a la Casa Blanca. Ni presidente ni su contrincante el demócrata Joe Biden pueden declarar al ganador oficial de la contienda.

Es sumamente importante entender esto ante la posibilidad de que Trump decida proclamar victoria con el conteo preliminar de los votos presenciales depositados en casillas el martes, antes de que se cuente el volumen sin precedente de votos por correo o adelantados que se espera cambiarán las tendencias de manera significativa.

Segundo, es fundamental recordar que no hay voto directo para presidente. Quien esté ganando el voto popular no necesariamente está ganando la elección -eso se determina por el Colegio Electoral. Para alcanzar o superar los 270 votos electorales necesarios, se tiene que ganar una combinación de estados y con ello sus electores. En esta elección sólo hay entre 10 a 14 que están en disputa y que determinarán el resultado final. Esos serán el centro de la atención a lo largo del día [https://www.jornada.com.mx/2020/11/02/mundo/026n2mun].

Tercero, la elección nacional es en realidad 50 elecciones estatales simultáneas, y cada entidad tiene sus propias reglas y horarios. Por lo tanto, las casillas cierran en diferentes tiempos y el proceso de conteo también tiene variaciones con lo cual no es posible pronosticar esta vez a qué hora se darán a conocer datos preliminares o tendencias. Vale recordar que un número récord de más de 96 millones de votos ya han sido emitidos de manera anticipada.

Y finalmente, el resultado oficial sólo se da cuando concluya el conteo oficial de los votos, algo que podría alargarse por días en algunos estados, y hasta más si hay disputas legales ante tribunales sobre el proceso del conteo.

Lo que se anunciará la noche del martes al cerrar casillas en diversos estados, son sólo algunas proyecciones, con la gran mayoría de los estados ya considerados casi automáticos en la columna de uno u otro de los candidatos. Pero la clave está en los estados en disputa, o swing, y es posible que no habrá proyecciones en algunos si los márgenes de diferencia son mínimos al inicio del conteo.

Pero igual también existe una posibilidad de que los principales medios tengan suficiente evidencia para proyectar un ganador la misma noche del martes.

Lo que está en juego

En esta elección nacional están en juego la presidencia, todas las 435 curules de la cámara baja del Congreso, y un poco más de un tercio (35 curules) del Senado.

Más allá del enfoque principal sobre quién ocupará la Casa Blanca, es de suma importancia para quien sea el próximo presidente como para el futuro político del país quién controlará las dos cámaras del Congreso.

Si hay un cambio en el control del Senado, eso tendrá implicaciones sísmicas en Washington. Por ahora, el Senado está bajo control de la mayoría republicana donde gozan un margen de 53-47, pero las encuestas indican que hay buenas posibilidades para que los demócratas reconquisten la cámara alta. Necesitan un avance neto de cuatro curules, algo que está dentro de las posibilidades.

La cámara baja tiene una mayoría demócrata de 232, y por ahora se supone que no sólo mantendrán el control sino que se ampliará.

Si ambas cámaras quedan bajo el dominio demócrata, eso tendrá enormes implicaciones políticas llegue quien llegue a la Casa Blanca, y aún más obviamente si gana Biden.

Tambien están en concurso 11 gubernaturas estatales.

Observando el proceso

A lo largo del día electoral, se podrá ver el desarrollo del voto presencial en miles de casillas a lo largo del país. Cada estado tiene su propio horario para abrir y cerrar las casillas, y por lo tanto las proyecciones empiezan poco después del cierre del proceso primero en los estados de la costa este y se procede durante la noche en etapas hacia el oeste. En cuando hay proyecciones, sobre todo en estados donde ya está casi garantizado el partido ganador, éstas serán anunciadas con lo cual empieza la suma de votos electorales y qué candidato va ganando en cada estado con la meta de alcanzar 270 para ganar la elección.

Los expertos se fijarán exclusivamente en los estados claves, sobre todo en los tres que le dieron a Trump su sorpresivo triunfo en 2016, Pennsylvania, Michigan y Wisconsin, como también otros que podrían determinar el concurso como Florida, Carolina del Norte, Georgia -cuyos resultados podrían estar entre los primeros- como Arizona y, por primera vez en esta lista, Texas.

Los principales medios se han comprometido a no emitir sus proyecciones sobre un ganador en un estado hasta tener evidencia abrumadora para anunciarlo. Muchos informadores advierten a sus colegas, sobre todo en redes sociales, evitar formar parte de la trampa de Trump de proclamar triunfo antes de cualquier evidencia.

Los sondeos hasta el último día de esta elección continuaban indicando un triunfo demócrata en la contienda presidencial y ventajas en las legislativas.

Si Trump enfrenta a una derrota, ya ha amenazado con desatar una ofensiva poselectoral para cuestionar los resultado y el proceso electoral, acusando de un gran fraude por los demócratas, y todo eso podría prolongar la contienda.

Pero si sufre una derrota con márgenes suficientemente grandes, esta estrategia podría quedar anulada y con ello, esta contienda podría concluir más rápido de lo que algunos piensan.

O sea, lo único que se sabe al iniciarse este día de las elecciones es que nadie sabe casi nada sobre cómo culminará, cuándo o a qué hora o día.

Lady Gaga llamó a votar por Biden.