Imposible reabrir escuelas en LA, convertida en epicentro de la pandemia del país y con una propuesta del gobernador irreal e insuficiente, afirma el Superintendente Beutner

January 11, 2021 - por

Imposible reabrir escuelas en LA, convertida en epicentro de la pandemia del país y con una propuesta del gobernador irreal e insuficiente, afirma el Superintendente Beutner

Imposible que en la Ciudad de Los Angeles se reabran las escuelas cuando está convertida en el epicentro de la pandemia de Estados Unidos, el país más afectado del mundo. Los niveles de contagio son “peligrosamente altos y empeoran”. En este contexto, el modelo del gobernador Newsom ,“Escuelas seguras para todos”, para volver a clases presenciales es insuficiente, irreal y sólo beneficia a zonas prósperas en demérito de la mayor parte de las comunidades, que son de bajos recursos, especialmente las latinas y afroamericanas, las más dañadas por el virus.

Así, tajante, lo planteó el Superintendente de LAUSD, siglas en inglés del distrito escolar, Austin Beutner, al expresar su categórico rechazo a la propuesta presupuestal del mandatario californiano tendiente al retorno de clases presenciales pues “no proporciona la ayuda que nuestras escuelas necesitarán para reabrir los salones de clase”. “Desafortunadamente, no cubre todo lo que se necesita para ayudar a nuestras escuelas”, expresó.

Beutner urgió, asimismo, a funcionarios locales y estatales al cambio para tener mejor resultado en el combate al virus. Dijo que necesitan aprender lo que se hace en otras zonas que no experimentan los mismos niveles que en Los Angeles. “ Es hora de ponerse manos a la obra en todos los niveles del gobierno”, manifestó.

Y aseguró:

“No basta con que las autoridades estatales y locales sólo proporcionen actualizaciones diarias de lo terrible que esto es, es hora de que se tomen medidas adicionales para proteger la salud y la seguridad de todos en las comunidades a las que servimos”.

Aseguró que “este nivel trágicamente alto del virus está teniendo un impacto directo en la capacidad del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD)  para reabrir los salones de clase. No es seguro ni apropiado cuando los niveles de COVID son mucho más altos que las pautas actuales del estado para incluso considerar la reapertura de los salones escolares”.

Beutner presentó alternativas de solución al gobernador pero fue particularmente crítico con la tendencia de su propuesta “Escuelas seguras para todos”, por su parcialidad en favor de los que más tienen: “Se deben proporcionar fondos adicionales a todas las escuelas, no sólo a las de zonas más prósperas que están menos afectadas por el COVID”.

Y agregó:

“Un modelo de financiamiento que apoya solamente a escuelas en comunidades menos impactadas por el virus contradice los esfuerzos duraderos de California de brindar más apoyo a estudiantes de familias de escasos recursos

“El financiamiento adicional que se destina únicamente a distrito escolares en comunidades con niveles bajos de COVID reforzará el impacto desproporcionado del virus. Las comunidades prósperas donde los miembros de la familia pueden trabajar desde casa verán que las escuelas se abrirán con más fondos. Las comunidades de bajos recursos que hacen frente en mayor medida al virus verán que las escuelas permanecerán cerradas y con menos fondos”.

El Supeintendente aseguró, por tanto, que “no hay posibilidad alguna de que las comunidades de bajos recursos a las que prestan servicio cumplan con la fecha objetivo inicial del plan de “Escuelas seguras para todos” de volver a las escuelas el 1 de febrero y – ad aduerdo a expertos- ni siquiera el 1 de marzo.

“Lamentablemente, agregó, las tasas locales de COVID parecen estar avanzando en la dirección equivocada en casi todas las categorías significativas,: infecciones, hospitalizaciones y fallecimientos”.

E insistió:

“La fecha La fecha límite del 1 de febrero no refleja la realidad del COVID en las comunidades a las que atendemos

Beutner hizo estas propuestas al mandatario:

  • Un esfuerzo inmediato y conjunto de salud pública para reducir la propagación del virus en comunidades de bajos ingresos.
  • Un estándar estatal claro para los problemas de salud relacionados con el COVID en las escuelas, con un requisito para que la instrucción en el salón de clases comience cuando se cumpla el estándar.
  • Los fondos de salud pública, no fondos educativos K-12 de la Propuesta 98, deberán usarse para las pruebas de COVID y las vacunas.
  • Los servicios de salud en la escuela deberán integrarse con las pruebas de COVID y los planes de vacunación.
  • Los planes de recuperación de la pérdida de aprendizaje, incluyendo el financiamiento para la escuela de verano, deben establecerse de inmediato.
  • Los planes de reapertura deben incluir fondos específicos para estudiantes de educación especial.
  • Es preciso publicar un calendario y plan de vacunación del personal escolar, a más tardar el 1 de febrero.
  • El estado también necesita comenzar a publicar información detallada sobre el estado de la escuela y el distrito para cumplir con los estándares de salud de COVID, la impartición de instrucción presencial y casos del virus en las escuelas, a más tardar el 1 de febrero.

“Creemos – precisó- que estas medidas adicionales garantizarán que el plan de “Escuelas seguras para todos” haga honor a su nombre. Nada es más importante que asegurarse de que los estudiantes reciban la mejor educación posible y para muchos, eso sucede en un salón de clases escolar.

Betner señaló que todos  en la comunidad escolar – los educadores y los estudiantes y familias a las que se atiende- han aprendido mucho en los últimos 10 meses. Es vital también que el Gobernador y la Legislatura Estatal compartan lo aprendido para que cambien el presupuesto y las políticas del estado a fin de proporcionar lo que las escuelas necesitan para abrir lo antes posible y de la manera más segura posible.

Y enumeró los elementos esenciales de lo que se necesita:

1.- Lo más básico. Las escuelas en el Distrito Unificado de Los Ángeles están listas para reabrir los salones de clase si se toman las medidas apropiadas a nivel estatal.

Desde marzo, las escuelas han alimentado a quienes lo necesitan, han proporcionado la tecnología necesaria para que los estudiantes participen en la instrucción en línea, han capacitado a educadores, han limpiado y reconfigurado las instalaciones escolares y han adoptado nuevas prácticas de salud para reducir el riesgo del virus en las escuelas.

2.- En LAUSD se proporcionan pruebas de COVID en las escuelas y se ha puesto en marcha el apoyo logístico y los sistemas de datos necesarios para proporcionar vacunas al personal escolar y finalmente a todos en la comunidad escolar.

3.- Mucho de esto ha sido bajo propia iniciativa y anticipando cualquier directriz, financiación o apoyo del estado.

4.- LAUSD  ha preparado planes de reapertura que abordan protocolos de salud y seguridad, programas de instrucción y otros temas, incluyendo cuidado de niños. Estos planes se han compartido socialmente y están disponibles en línea y en las escuelas. Los planteles están listos para proporcionar instrucción presencial una vez que se cumplan las normas de salud y el estado determine que las escuelas deben abrirse.

5.-Es justo decir que el Distrito Unificado de Los Ángeles ha liderado a la nación en la  respuesta a la crisis y seguirá haciéndolo. El virus está teniendo un impacto desproporcionado en las comunidades de bajos recursos y de color, y se requiere la acción inmediata para hacer frente a esto.

Hay una mayor incidencia de COVID en las comunidades de bajos recursos a las que presta servicios. Las personas de comunidades afroamericanas y latinas tienen el doble o triple de probabilidades, respectivamente, que las de comunidades blancas, de hospitalizaciones por COVID. Las familias que atendemos son más propensas a incluir trabajadores esenciales o personas para quienes el trabajo es esencial a fin de mantener una vivienda o proporcionar alimentos para su familia. No tienen la opción de trabajar desde casa. Una encuesta a familias en el Distrito Unificado de Los Ángeles, donde más del 80% de los estudiantes viven en la pobreza, mostró que en aproximadamente 75% de las familias alguien perdió su trabajo debido al virus.

6.- El impacto desproporcionado del virus también se refleja en las escuelas. Las pruebas de COVID en las escuelas, realizadas en diciembre a niños del Distrito Escolar -sin síntomas ni exposición al virus- mostraron que casi uno de cada tres niños de las comunidades de más bajos recursos tenía el virus, en comparación con alrededor de 1 de cada 25 en áreas más prósperas.

7.- Las posibles soluciones para reducir la propagación del virus se extienden más allá de la escuela, y posiblemente incluyan pruebas adicionales de COVID y medidas de salud en las comunidades más impactadas, mayores restricciones a comercios como los centros comerciales, apoyo laboral o de ingresos para familias de bajos recursos, y vacunas prioritarias para trabajadores esenciales y aquellas familias más afectadas por el virus.

“Si nada cambia, muchos estudiantes en comunidades de alta necesidad corren el riesgo de quedarse atrás”.

Beutner dijo también que así como se destinan fondos estatales a las farmacias CVS y Walgreens por vacunar a personas mayores, los distritos escolares deben recibir recursos de manera directa  ya que inmunizan al personal y comunidad escolar.

El mensaje íntegro del Superintendente Beutner se publica en nota adjunta, considerando su interés público.