Inicia la G-20 en Argentina sitiada y de tensiones entre presidentes

December 1, 2018 - por

Inicia la G-20 en Argentina sitiada y de tensiones entre presidentes

SE IGNORARON. Donald Trump y Vladímir Putin durante la cumbre del G-20 en Buenos Aires (Foto: Marcos Brindicci / Reuters

Buenos Aires.

La Cumbre del Grupo de los 20 (G-20) comenzó en una ciudad sitiada y militarizada, en un clima de desconfianza por mensajes cruzados como los dichos del presidente de Estados Unidos Donald Trump, quien durante una reunión bilateral muy corta con su par argentino Mauricio Macri habló de “la actividad depredadora” del gobierno de China, lo que originó titulares de la “guerra comercial”.

La agenda ya estaba reducida con temas claves ausentes como el proteccionismo de la administración estadunidense y su postura sobre en el tema del medio ambiente.

La Cumbre reunió a gobernantes de la Unión Europea, Estados Unidos, China, Alemania, Reino Unido, Japón, India, Rusia, Francia, Italia y Canadá, grupo que controla el 85 por ciento del Producto Interno Bruto de la economía mundial.

En su discurso de apertura del foro, Macri exhortó a actuar “con el mismo sentido de urgencia” que en 2008, cuando sucedió la crisis financiera internacional y consideró que la reunión del G-20 es “un gesto de apoyo y de reconocimiento a la presencia y desempeño que está teniendo la Argentina en el escenario global sobre todo después de tantos años de aislamiento”. Dicho aislamiento que en realidad no existió ya que el gobierno anterior participaba de estas cumbres. Esto se analiza como un mensaje de Macri, para dejar claro que su objetivo era convertirse “en un líder global”.

El mandatario mencionó el tema del empleo y el cambio climático como desafíos globales que requieren repuestas globales, y lo dice en un país donde desde su llegada al gobierno se produjo una de las mayores olas de desempleo destruyendo todo lo que se había logrado en la administración anterior y llevando a una crisis similar a la que en 2001 estalló en una rebelión popular, hundiendo a Argentina en la mayor crisis económica de su historia.

“Espero que en este día y medio de trabajo logremos crear los consensos para los próximos diez años”, agregó y sostuvo que la solución es “dialogar, dialogar y dialogar” algo que precisamente le estaban los ciudadanos desde las calles.

Estas mismas voces criticaron el encuentro bilateral del presidente con la primera ministra británica Theresa May, donde no se habló del destino de las Islas Malvinas que son argentinas, pero colonizadas por Inglaterra desde 1833.

En un predio de Costa Salguero, sobre la costanera porteña que abarca una zona privilegiada comenzaron en la mañana en lo que llamaron un “retiro”, al que Trump no concurrió y llegó al final. En el lugar protagonizó uno de sus escenas típicas. Lo esperaba, como a otros presidentes el anfitrión Macri; Trump llegó, lo saludó y siguió caminando mientras el mandatario argentino intentaba detenerlo quedándose solo sobre el escenario sin saber qué hacer.

El mandatario estadunidense protagonizó otro de sus desplantes en la Casa Rosada cuando al no funcionar un auricular para escuchar la traducción simultánea de lo que Macri decía, dijo que el aparato no funcionaba y entonces Trump lo arrojó al piso.

Antes de las sesiones plenarias los jefes de estado se reunieron para discutir a solas temas ya acordados como economía global, comercio, mercados financieros y otros, con añadidos como la lucha contra el terrorismo y la corrupción.

Entre los mensajes políticos del día destacó la conferencia de prensa brindada por China y Francia junto al secretario General de la Organización de Naciones Unidas, António Guterres, manifestando el compromiso de ambos países con el Acuerdo de París como algo “irreversible” para mitigar los efectos del cambio climático y los cancilleres de ambos países se comprometieron a trabajar en conjunto y con otros socios para reducir además la pobreza y la desigualdad.

La tensión está en el aire aún sobre si se realizará la reunión entre los presidentes Donald Trump y Xi Jinping después de lo declarado por el presidente estadunidense sobre la “actividad económica depredadora” de China que en la tarde canceló conferencias de prensa de importantes funcionarios una de Wang Xiaolong, director general del Departamento de Asuntos Económicos Internacionales del de Relaciones Exteriores y del ministerio chino de Comercio.

En cuanto a la tensión entre Moscú y Washington que se exacerbó luego de que Trump suspendió su encuentro en la Cumbre con su par ruso, Vladimir Putin, el Kremlin “lamentó” la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de suspender la reunión con su homólogo de Rusia, Vladimir Putin, en la Cumbre del Grupo de los 20 países más industrializados y emergentes (G20) en Buenos Aires, anunció la noche del jueves el portavoz ruso, Dmitri Peskov, quien atribuyó a “cuestiones de política interna la decisión” de Trump.

El jueves, Trump anunció en Twitter que canceló el encuentro con Putin tras conocer un informe sobre el episodio ocurrido en el estrecho de Kerch entre Rusia y Ucrania el pasado domingo cuando tres buques de la armada ucraniana violaron las aguas territoriales rusas y efectuaron maniobras “peligrosas”; los tres buques fueron apresados por los guardacostas rusos junto con sus 24 tripulantes.

Las voces de la calle

En tanto en las en el centro de esta capital, en un circuito “permitido” y caminando entre vallas de acero, con la presencia de tanques de guerra a poca distancia, miles de argentinos protestaron desafiantes contra la Cumbre, culminando una semana de protestas efectivos policiales detuvieron en las primeras horas de la tarde a varias personas, entre los cuales estaba Guillermo Pistonesi, apoderado del Partido de los Trabajadores Socialistas.

La policía informó que decomisaron bombas molotov y elementos para armarlas, lo que niegan dirigentes de los más de 80 movimientos que participaron de la marcha contra el G-20 y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Antes de la marcha finalizó una semana de protestas creativas contra el G-20 con la “Fiesta de los Pueblos” el jueves frente al Congreso el movimiento Confluencia Fuera G-20/FMI, donde participaron invitados internacionales contra Cumbre. Fue una actividad donde hubo paneles, seminarios, foros y una asamblea feminista en Carpas Blancas sobre la Avenida de mayo.

Al final de la manifestación de rechazo al G-20 la y FMI un grupo de manifestantes quemó una bandera de Estados Unidos y un muñeco de Donald Trump.