Instituto Smithsoniano relanza “perfil exclusivo y profundo” de Toledo

September 9, 2019 - por

Instituto Smithsoniano relanza “perfil exclusivo y profundo” de Toledo

Francisco Toledo contó al cronista estadunidense que desde niño quería ser fotógrafo. Foto Jorge A. Pérez Alfonso / Archivo Previous

CIUDAD DE MEXICO

El reconocido escritor Paul Theroux “obtuvo un acceso sin precedente” a Francisco Toledo; con motivo del fallecimiento del artista y activista, el Instituto Smithsoniano relanzó el “perfil exclusivo y profundo”.

La reunión entre ambos personajes ocurrió a principios de año; entonces Toledo mencionó: “México está en un mal momento. No son sólo Estados Unidos y Donald Trump. Son otras cosas. Drogas y pandillas, y la inmigración de América Central”. Theroux refirió que el filántropo y defensor de los derechos humanos resaltó: “Oaxaca está en medio de todo esto”.

La crónica titulada “Lo que hace de Francisco Toledo ‘El Maestro’” fue publicada hace un par de meses y ganó importancia por el inusual y e íntimo acceso al “titánico artista expresionista, cuya muerte a los 79 años en su natal Oaxaca ha sido lamentada por México y el mundo.

“Un artista, un activista, un organizador, la encarnación del vórtice de energía de Oaxaca, y un motivador, Toledo es conocido como ‘El Maestro’. Esa es una descripción apropiada: el profesor y la figura de autoridad”, escribe el cronista estadunidense.

Theroux (Medford, Massachusetts, 1941) describe a Toledo como “un artista totalmente comprometido, expandiendo una producción proteica –hay alrededor de nueve mil obras documentadas– que define a un titán que abarca el arte de los siglos XX y XXI.

Ciudad de México/Oaxaca, 6 de septiembre de 2019. En memoria de Francisco Toledo (1940-2019), el pueblo de México acudió este viernes al Palacio de Bellas Artes, donde se montó una ofrenda floral dedicada al gran artista juchiteco, defensor de la cultura y la naturaleza. Por su parte, familiares, amigos, trabajadores y la sociedad en general se dieron cita en el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca para darle el último adiós.

La verdadera comparación es con Picasso

“Toledo no tiene limitaciones”, dijo William Sheehy, director de la galería Maestros Latinoamericanos de Los Ángeles, quien conoció al artista hace 40 años. La verdadera comparación, añadió, es con Pablo Picasso. Mezclando influencias de Goya a Klee con sus raíces en el fabulismo y las tradiciones populares de Oaxaca, la obra de Toledo lleva el sello de una fuerza vital galvánica”.

Sara López Ellitsgaard le comentó entonces a Theroux que su padre Francisco Toledo “trabaja todo el tiempo. Sigue pintando. Es multitarea. Hace cercas de hierro –bueno, parecen cercas–. Son esculturas. Trabaja con todo tipo de materiales: fieltro, alfombras, azulejos, cerámica, vidrio, recortes láser. Hace juguetes, hace sombreros de fieltro para niños pequeños”.

En la charla, Toledo le contó al escritor: “Quería ser fotógrafo desde los 13 años. Vi las fotografías de La Familia del Hombre en un catálogo en Oaxaca. ¡Me abrió los ojos! Compré una cámara pequeña. Por esa época fui a Oaxaca a la escuela. Pensé: ‘Quizá sea fotógrafo’. Todavía tomo fotos”.

La conversación se llevó a cabo en casa del artista. Frente a la obra sobre los 43 estudiantes de Ayotzinapa secuestrados, refiere Paul Theroux, “impresos con tintes melancólicos, como iconos rusos, muy diferentes de los rostros de las cometas de Ayotzinapa”, Toledo afirmó: “Triste. Una tragedia”.

–Mi inglés no es bueno, reconoció en el Centro de las Artes de San Agustín (CaSa).

–Es perfecto.

–Soy viejo, lo olvidé. Voy a dejar de pintar alguna vez.

Sin embargo, Toledo sostuvo: “Mi estudio está aquí, sigo pintando. Miro las pinturas que he hecho y no estoy tan satisfecho. ¡He hecho tantas! Quiero seguir adelante y hacer otras cosas”.

–¿Trabajaste hoy?

–Trabajo todos los días.

–¿Qué pintaste hoy?

–Recientemente algunas personas en Mérida me pidieron que hiciera algunas imágenes de pirámides. He estado haciendo eso, muchas de ellas.

Theroux escribió tiempo después que un amigo mexicano encontró por casualidad a Toledo y que cuando le contó a su prometida, ésta le respondió: “Pide un deseo porque cualquier encuentro con ese hombre poderoso, o con su obra, era una suerte, un momento mágico, una ocasión para celebrar”.