Investigan al rey emérito Juan Carlos por haber recibido 4.6 millones de dólares por interceder para que OHL construyera un hotel en México

November 5, 2020 - por

Investigan al rey emérito Juan Carlos por haber recibido 4.6 millones de dólares por interceder para que OHL construyera un hotel en México

La Fiscalía española también investiga si el empresario mexicano Allen Sanginés Krause “abonó decenas de facturas”, al rey emértio español por gastos relacionados con viajes, tratamientos médicos, entre otros. Foto Afp / Archivo

Madrid.

En la compleja red tejida por el rey emérito de España, Juan Carlos de Borbón, para presuntamente ocultar el pago de comisiones ilegales y diversos delitos de corrupción hay dos nombres que se repiten de forma reiterada en la investigación: el empresario mexicano Allen Sanginés Krause y la Fundación Zagatka.

En esta triangulación estaría, además de otros presuntos fraudes al fisco español, el pago de una supuesta comisión ilegal de más de cuatro millones 600 mil dólares que habría recibido el ex monarca a cambio de su intermediación para la construcción de un hotel de lujo en Playa de Carmen, que finalmente realizó la multinacional española OHL.

La Fiscalía Anticorrupción española va despejando poco a poco la confusa madeja de empresas fantasmas, testaferros y triangulaciones financieras en diversos paraísos fiscales para mover decenas, incluso centenares de millones de euros, que sería, a su vez, la fortuna oculta del Rey emérito español. Juan Carlos de Borbón, quien durante su reinado fue venerado como un monarca modélico y que en ningún caso podía ser investigado por la justicia por la “inviolabilidad” que le otorgaba la Constitución española, tampoco fue cuestionado por los medios de comunicación, que sólo hasta su abdicación, en junio del 2014, empezaron a conocer lo que hasta entonces era un secreto a voces: sus alianzas secretas e ilegales con empresarios para conseguir contratos y, por supuesto, sus numerosos y variados escándalos sentimentales, hasta el punto de que una de sus últimas amantes, la princesa alemana Corinna Larsen, es una de las que ha desvelado algunas de los secretos más escabrosos del ex monarca.

A la investigación del supuesto delito de evasión fiscal por la utilización de unas tarjetas opacas, por un monto de 120 mil euros, ahora la justicia española también está sobre la pista del pago de una comisión ilegal en la construcción de un hotel-resort de lujo en Playa del Carmen en el 2003. Según desveló el portal informativo El Confidencial, que advierte que la Fundación Zagatka, una entidad dirigida por uno de los primos del Rey emérito, Álvaro de Orleans-Borbón,  “recibió el 9 de junio de 2009 en una cuenta del banco de Credit Suisse de Ginebra un cheque de 4 millones 689 mil 930 dólares (unos 3.3 millones de euros al cambio de la época) por una supuesta asesoría en el desarrollo urbanístico de un resort que también forma parte en la actualidad de la cartera de activos de Sanginés-Krause”.

En su declaración ante la justicia, Orleans-Borbón justificó el ingreso ante Credit Suisse asegurando que procedía de la venta de unos terrenos en Playa del Carmen, México, de la sociedad Huaribe SA, una filial del Grupo OHL.

En la investigación de la Fiscalía española se tiene la hipótesis de que el empresario mexicano “abonó decenas de facturas de Juan Carlos I y personas de su círculo más próximo correspondientes a viajes, estancias en hoteles, tratamientos médicos, clases, restaurantes y otros gastos de carácter ordinario. Entre los pagos que se investigan, figura un viaje a Irlanda del antiguo jefe del Estado junto a su pareja Marta Gayá en el verano de 2017 para asistir, precisamente, a la fiesta del 60 cumpleaños de Sanginés-Krause”.

Además se tiene documentado que los terrenos en Playa del Carmen fueron adquiridos en 1998 por Huarte antes de que esta constructora fuera absorbida por OHL y que alrededor del 2005, comenzaron las gestiones para urbanizar el suelo de Huaribe, situado en la costa del Caribe del estado de Quintana Roo, en plena Riviera Maya.

En 2009, el año en que se abonó la supuesta comisión de 4.6 millones, se cerró finalmente el desarrollo del hotel de lujo que se llamó Mayakobá y pasó a engrosar los activos de OHL. “OHL se deshizo del resort en 2016. La operación se cerró en 470 millones de euros. El comprador no fue otro que Sanginés-Krause, el mismo empresario que en esos mismos años estaba pagando presuntamente decenas de facturas de Juan Carlos I y Marta Gayá.

El caso pone bajo sospecha otras adquisiciones del industrial mexicano en España. La sombra del Rey emérito gravita sobre estos negocios y conecta ya los diferentes frentes judiciales que hay abiertos en Suiza y el Tribunal Supremo en torno a su figura”, señala el rotativo.