Irreal, el ofrecimiento del gobernador Newsom de destinar recursos a cambio de la reapertura de escuelas en áreas como Los Angeles con una pandemia creciente, que afecta a uno de cada tres niños, asegura el sindicato de maestros

January 9, 2021 - por

Irreal, el ofrecimiento del gobernador Newsom de destinar recursos a cambio de la reapertura de escuelas en áreas como Los Angeles con una pandemia creciente, que afecta a uno de cada tres niños, asegura el sindicato de maestros

Cecily Myart-Cruz, presidenta de UTLA.

El proyecto presupuestal del gobernador Newsom – que ofrece recursos a cambio del retorno a clases presenciales- no responde a la realidad de ciudades como Los Angeles con elevada y peligrosa tasa de propagación del COVID-19. Es necesario revisarlo para que sea viable, afirmó el Sindicato de Maestros de Los Angeles, (UTLA, siglas en inglés).

“Esta disposición exacerbaría las desigualdades en el aprendizaje y es otro de los golpes para los estudiantes que enseñamos, que son predominantemente de las comunidades de color de bajos ingresos que están sufriendo la peor parte de los impactos de la salud y la economía de la pandemia”, aseguró la lideresa de los docentes, Cecily Myart-Cruz.

Aseguró que la provisión presupuestaria para ofrecer fondos adicionales a las escuelas que ofrecen instrucción en persona “tiene un sesgo incorporado contra grandes distritos como el de Los Angeles, que son menos propensos a ser capaces de reabrir debido a los altos niveles de infección de la comunidad”

Aseguró que los estudiantes de las zonas ricas se beneficiarían, mientras que los niños de bajos ingresos se quedarían atrás

Myart-Cruz señaló, igualmente, que en las comunidades más vulnerables del distrito escolar angelino uno de cada tres niños ha dado positivo por el virus, “un número sorprendentemente alto que subraya el peligro detrás de los llamamientos a reabrir las escuelas sin importar la amenaza para la seguridad de los estudiantes y el personal”

Y fue tajante:

“Ninguna escuela en un condado donde los casos COVID-19 y las tasas de transmisión estén en el nivel Púrpura debe estar abierta para la instrucción en persona”.

LA PROPUESTA DEL MANDATARIO CALIFORNIANO

La propuesta de Newsom precisa que los distritos escolares que completan los planes de seguridad COVID-19 para la instrucción en persona antes del 1 de febrero recibirían al menos 450 y hasta 800 dólares por estudiante para necesidades relacionadas con la pandemia, incluso si las tasas de transmisión de virus locales son demasiado altas para que los estudiantes regresen el próximo mes.

Asegura que las escuelas que no completen el proceso de planificación hasta el 1 de marzo recibirán becas por alumno más pequeñas. El plan requeriría que las escuelas públicas participantes ofrecieran a todos los estudiantes de primaria la opción de asistir al menos a algunas clases en el campus a mediados de marzo si las condiciones de salud pública lo permiten.

La dirigente manifestó que el presupuesto propuesto por el gobernador Newsom es un paso crítico hacia adelante, pero es necesario hacer más trabajo para reflejar nuestra realidad sobre el terreno, a medida que COVID-19 atraviesa las  comunidades.

También señala que el presupuesto reserva con razón dinero para las pruebas y la vacunación COVID-19, pero esa financiación debe provenir de los fondos de salud pública y no de la Proposición 98, que las escuelas necesitan para el funcionamiento regular de las aulas.

LLAMADO A LA JUNTA DE SUPERVISORES DEL CONDADO DE LA

Asimismo, la dirigente de los maestros angelinos expresó su beneplácito porque  la directora de Salud Pública del Condado de Los Angeles,  Barbara Ferrer, pidió que todos los campus de K-12 cerraran hasta enero en medio de la oleada de coronavirus.

En ese sentido, destacó:

“La Junta de Supervisores y Salud Pública del Condado deben ir más allá. Es inaceptable que las actividades no esenciales, como los gimnasios al aire libre y los centros comerciales interiores, sigan abiertos, incluso cuando las escuelas están cerradas y las ambulancias esperan horas para admitir a los pacientes en hospitales abrumados”.

Agregó que los 33 mil educadores de UTLA—junto con enfermeras, otros profesionales de la salud, trabajadores de comestibles, empleados de hoteles y restaurantes, funcionarios de salud pública y organizaciones comunitarias— están pidiendo que la Junta de Supervisores del Condado de LA implemente un cierre de “interruptor de circuito” en todo el condado de todas las empresas no esenciales.

Dijo que esta medida  se han utilizado eficazmente en otros países para suprimir la propagación de COVID-19 y salvar vidas.

“Los educadores, estudiantes y padres quieren desesperadamente estar de vuelta en nuestras comunidades de aprendizaje físico, donde sabemos que los estudiantes aprenden mejor. Necesitamos ayuda para abrir las puertas de nuestras aulas: una acción decisiva para revertir la marea mortal del virus y un presupuesto estatal, incrementado por importantes fondos federales, que nos den los recursos que necesitamos para reabrir las escuelas de forma segura”, planteó Myart-Cruz.