La Educación

Al Servicio del Pueblo Latino de California

Traductor:

English Español Português 简体中文 日本語 Русский Français Deutsch

Irreales, los lineamientos del CDC para reapertura de escuelas en Los Angeles: UTLA. La Casa Blanca se desmarca de las directrices de esa institución

February 12, 2021 - por

Irreales, los lineamientos del CDC para reapertura de escuelas en Los Angeles: UTLA. La Casa Blanca se desmarca de las directrices de esa institución

Cecily Myart-Cruz, presidenta de UTLA.

El Sindicato de Maestros consideró que los lineamientos de la principal agencia de salud pública del país para volver a clases presenciales no son congruentes con la peligrosa situación de la pandemia en Los Angeles.

El Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), consideran que no es requisito previo para reabrir planteles la vacunación de los docentes. Además, indican que la transmisión del virus es “relativamente rara” entre estudiantes y que el aprendizaje en persona “no es identificado como factor de propagación”.

La Casa Blanca, sin embargo, se ha desmarcado del CDC. La portavoz presidencial, Jen Psaki, dijo que “nadie en nuestro personal superior” había visto las directrices de esos centros antes de su liberación. Y fue tajante:

“ Puedo asegurarles que la Casa Blanca no está dirigiendo al CDC”.

El presidente Biden mantiene su distancia del CDC mientras trabaja en las recomendaciones a las escuelas. Incluso, luego de que el director del CDC dijera que las vacunas no son requisito previo para la reapertura, la Casa Blanca se negó a adoptar una postura firme sobre la cuestión, como lo expresó Psaki.

UTLA, siglas en inglés del sindicato de docentes angelino, reiteró que el camino hacia una reapertura segura debe incluir: vacunas para todos los educadores y personal escolar, estrategias de mitigación de varios niveles (como pruebas COVID, distanciamiento físico, uso de máscaras, higiene de manos y procedimientos de aislamiento/cuarentena) y tasas de transmisión comunitarias más bajas.

Considera que en este momento no es posible tener clases presenciales ya que el condado de LA se encuentra en el nivel púrpura, lo que reviste alta peligrosidad. Es el epicentro de la pandemia en Estados Unidos, la nación con más contagios y mortalidad del mundo.

UTLA denunció que la presión política aumenta para forzar el regreso a la instrucción en persona, sin protocolos importantes de salud y seguridad en vigor. Indicó que esto sólo pone en juego las vidas de los mayormente afectados por la crisis del coronavirus, los latinos y los afroamericanos de bajos ingresos.

Señaló que el mismo día en que los CDC publicaron sus nuevas directrices, la supervisora del condado de Los Angeles,  Kathryn Barger, envió una carta al gobernador Gavin Newsom, pidiendo la reapertura inmediata de las aulas K-6, incluso sin la financiación adecuada para medidas de mitigación ni vacunas para el personal escolar.

Y preguntó a Barger:

“¿Cuántas infecciones y muertes se consideran ‘seguras?”.

En su mensaje semanal, la lideresa de UTLA, Cecily Myart-Cruz, aludió al rechazo del fiscal de la Ciudad de Los Angeles, Mike Feuer, al “intento equivocado” del concejal Joe Buscaino, secundado por su colega Gilbert Cedillo, de pretender demandar al distrito escolar para que reabriera los planteles.

Dijo que no es con “querellas frívolas, con teatros políticos”, como debe asumirse una situación de la gravedad del momento histórico que viven los angelinos con el coronavirus.

Afirma que la motivación de estos y otros funcionarios es de poner por delante del interés de la comunidad a los intereses empresariales, bajo el argumento que con la reapertura de los centros escolares se acelera el regreso de los empleados a sus fuentes de empleo, lo cual es “nocivo para todo Los Angeles, particularmente para las comunidades latinas y afroamericanas.

Myart-Cruz dijo que los maestros están agotados de luchar por salvar vidas frente a los políticos insensibles que acusan un “desprecio por la enfermedad y la muerte que golpea a las comunidades de bajos ingresos”. Dijo que estos sectores se están muriendo a tasas desproporcionadamente más altas y tienen las tasas de vacunación desproporcionadamente más bajas.

“Cuántas vidas están dispuestos a sacrificar para satisfacer intereses empresariales y conseguir puntos políticos”, expresó la dirigente.

Señaló que maestros, miembros de la comunidad, padres del distrito 15 -que incluye Watts, San Pedro,  Wilmington, Harbor City, Harbor Gateway, entre otras áreas- han condenado al concejal Buscaino y le exigen que mejor se centre en el esfuerzo para reinvertir en las escuelas para que realmente sean seguras. Ya le enviarán una carta en ese sentido.

La presidenta de los maestros también hizo saber que mientras esto ocurre, en una exclusiva escuela privada en el Valle de San Fernando ya fueron vacunados contra el COVID-19 maestros y personal escolar, pese a que las reglas del Condado ´recisan que los maestros menores de 65 años aún no son elegibles para ser inmunizados.

En ese plantel “se saltaron la línea”, acusó Myart-Cruz

HOJA DE RUTA DE LOS CDC

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades publicaron su esperada hoja de ruta para llevar a los estudiantes a las aulas en medio de una pandemia. Pero su orientación es sólo eso: la agencia no puede obligar a las escuelas a reabrir, y los funcionarios de la agencia tuvieron cuidado de decir que no están pidiendo un mandato para que todas las escuelas estadounidenses sean reabiertas.

Los funcionarios dijeron que hay pruebas sólidas ahora que las escuelas pueden reabrirse, especialmente en niveles de grado más bajos.

La nueva guía incluye muchas de las mismas medidas previamente respaldadas por los CDC, pero las sugiere con más fuerza. Hace hincapié en que todas las recomendaciones deben aplicarse de manera estricta y consistente para mantener la seguridad escolar. También proporciona sugerencias más detalladas sobre qué tipo de escolaridad se debe ofrecer dados diferentes niveles de transmisión de virus, con diferentes consejos para las escuelas primarias, medias y secundarias.

Las medidas recomendadas incluyen el lavado de manos, la desinfección de las instalaciones escolares, las pruebas diagnósticas y el rastreo de contactos para encontrar nuevas infecciones y separar a las personas infectadas de otras personas en una escuela. También es más enfático que la guía pasada sobre la necesidad de usar máscaras en la escuela.

“Sabemos que la mayoría de los grupos en el entorno escolar se han producido cuando hay brechas en el desgaste de la máscara”, dijo el doctor  Rochelle Walensky, director del CDC, en una llamada con los periodistas.

Aunque la guía dice que vacunar a los maestros no debe ser visto como una condición para reabrir, Walensky dijo que puede proporcionar “una capa adicional de protección”.

La guía se emitió cuando el presidente Joe Biden enfrenta una presión cada vez mayor para cumplir su promesa de que la mayoría de las escuelas regresaran a la enseñanza en persona al final de sus primeros 100 días en el cargo. La Casa Blanca dijo esta semana que una estrategia nacional se guiaría por la ciencia.

“Esto está libre de intromisión política”, dijo Walensky.

Existe un amplio acuerdo de que el aprendizaje en el aula es más eficaz y que los estudiantes pueden enfrentar el aislamiento y los contratiempos de aprendizaje en casa. Pero los sindicatos de maestros en algunas áreas dicen que las escuelas no han hecho que los edificios sean lo suficientemente seguros como para regresar.

Los funcionarios de los CDC enfatizaron que el aprendizaje en persona no ha sido identificado como un factor sustancial de propagación del coronavirus en las comunidades estadounidenses, y que la transmisión entre los estudiantes ahora se considera relativamente rara.

Los CDC también subrayaron que la forma más segura de abrir escuelas es asegurándose de que haya la menor enfermedad posible en una comunidad. La agencia instó a los funcionarios locales a evaluar si se está produciendo un brote grave en una comunidad al tomar decisiones sobre el envío de adultos y niños a las escuelas.

La orientación incluyó un gráfico codificado por colores, de azul a rojo, sobre la evaluación de la propagación de la comunidad, incluidas las tasas de nuevos casos por cada 100.000 personas y el porcentaje de pruebas positivas.

Dicho esto, la alta transmisión comunitaria no significa necesariamente que las escuelas no puedan estar abiertas, especialmente las de nivel elemental. Si se siguen estrictamente las medidas de mitigación escolar, el riesgo de propagación en las escuelas debe seguir siendo bajo, sugiere la orientación.

El documento sugiere que cuando las cosas se vuelven riesgosas, las escuelas primarias pueden ir híbridas, proporcionando instrucción en persona al menos algunos días, pero que las escuelas medias y secundarias podrían volverse virtuales.