Juego de las frases para mejorar el rendimiento escolar de los niños

November 9, 2018 - por

Juego de las frases para mejorar el rendimiento escolar de los niños

Un divertido método para que los niños se esfuercen y se motiven más en las aulas.

__________________________________________________________________________

Al principio del curso escolar, los niños están expuestos a un montón de información, de nuevos conceptos y de grandes retos. Hay que entender que cada niño tiene su proceso y que, igual que algunos avanzarán sin ningún problema, puede haber otros que se bloqueen con mayor facilidad y tengan dificultades para sortear algunos obstáculos para aprobar ciertas asignaturas. ¿Cómo reaccionar en esos casos? Como padres, ¿qué podemos hacer para mejorar el rendimiento escolar de los niños? ¡Vamos a jugar!

Mejora el rendimiento escolar de los niños con este juego

tabla de frases para mejorar rendimiento escolar de los niños

En todo este proceso de esfuerzo y motivación de los chavales, el lenguaje juega un papel muy importante.  No es lo mismo exclamar “¡Esto es muy duro!” que comentar “¿Puedo trabajar más duro?”; ni decir “¡Paso! ¡No sé cómo hacerlo!” que “¡Voy a pedir ayuda!”.

Son pequeños, pero poderosos giros que podemos ir poco a poco introduciendo en el vocabulario de nuestros hijos a través de “El juego de las frases” y que le servirán de mucha ayuda de cara a afrontar uno de los grandes retos: aprobar el curso escolar.

Tenemos que hacerles entender a los niños que aprender está muy ligado al esfuerzo y al compromiso, pero también tenemos que estar presentes, ofrecerles nuestro apoyo y no estar constantemente juzgándoles, porque eso solo puede afectar a su autoestima.

Escuchar, apoyar y motivar son tres verbos que debemos tener activados en nuestra cabeza. Los niños, mientras, deben estar atentos a las clases, pedir ayuda cuando la necesiten y responsabilizarse y organizarse con sus deberes o tareas. Nada de “Mamá, no sé qué deberes hay para hoy. ¿Preguntas en el grupo de Whatsapp del colegio?”. Ellos deben saber qué toca cada día.

Pero este método se puede usar a cualquier edad y en cualquier ámbito de la vida. Tú, como padre, puedes tenerlo a mano en tu trabajo para seguir avanzando y desarrollándote. Si, juntos, empezáis a cambiar el chip desde ya y a incorporar el “No” por el “Sí” o el “Me rindo” por “Puedo”  lo veréis todo desde un punto de vista más positivo y no habrá nada que os frene a conseguir lo que os propongáis.

Una lección que puede llevar su tiempo en tener sus efectos o consecuencias, pero que si la trabajamos con constancia nos pueda dar grandes alegrías, y es que lo que cada uno se dice a sí mismo puede ser esencial para desequilibrar la balanza hacia un lado u hacia otro.

Ventajas de utilizar el lenguaje positivo en los niños

Las palabras son las creadoras de nuestro presente, pero también de nuestro futuro. De nosotros depende que sean positivas o negativas. A través de ellas, forjamos nuestra personalidad, nos relacionamos con los demás, soñamos y nos permiten ver el mundo desde una perspectiva u otra.

¿Cómo queremos ver la vida: desde punto de vista positivo o negativo? En función de lo que elijamos, así tienen que ser estas palabras. Lo que queramos ser hoy, mañana, dentro de un mes o en los próximos diez años dependerá de ellas.

Utilizar palabras negativas hace que nuestro cerebro se comprima, se bloquee y no nos deje ver más allá. El positivo, en cambio, tiene un montón de ventajas:

– Aporta rapidez.

– Permite estar más concentrados.

– Da energía.

– Ayuda a desarrollar la creatividad.

– Te hace ser más inteligente.