La Casa Blanca usa a la prensa de derecha y “trolls” para difundir, sin pruebas, un supuesto fraude

November 6, 2020 - por

La Casa Blanca usa a la prensa de derecha y “trolls” para difundir, sin pruebas, un supuesto fraude

Reporteros trabajan en el exterior del Ala Oleste de la Casa Blanca durante la noche electoral, el 3 de noviembre de 2020, en Washington. Foto: Alex Brandon, AP

“La falsa declaración de victoria de Trump en la madrugada del miércoles unió rápidamente a activistas conservadores hiperpartidistas y a los abanderados de los medios de comunicación de derecha, como Breitbart, con ‘trolls’ de Internet y partidarios de QAnon detrás de un mensaje viral singular: #StopTheSteal”, dijo The New York Times.

Washington

La Casa Blanca, la residencia oficial del Presidente de Estados Unidos, se convirtió en un “cuarto de guerra” desde la que se moviliza a la prensa de derecha y ultraderecha e incluso a “trolls” para difundir “desinformación y mentiras”, denunciaron distintos medios.

“Un impulso de desinformación para subvertir las elecciones está en marcha y proviene directamente del Presidente Trump y sus aliados. El objetivo: detener de alguna manera una victoria del exvicepresidente Joseph R. Biden Jr. o, en su defecto, socavar su legitimidad antes de que pueda asumir el cargo”, dice The New York Times.

“El Presidente de Estados Unidos insistió en sus acusaciones -sin dar pruebas- de que ha habido fraude en el voto por correo y culpó a funcionarios demócratas”, dijo Los Ángeles TimesThe Associated Press agregó: “Las autoridades electorales de diversos estados se dijeron preocupadas por la seguridad de su personal debido a las amenazas y protestas de airados inconformes afuera de diversos recintos, generadas por las aseveraciones infundadas de Trump de que hubo fraude generalizado”.

El Presidente Donald Trump habla en un acto en el aeropuerto Internacional de Des Moines, Iowa, EU, 14 de octubre de 2020.

El Presidente Donald Trump habla en un acto en el aeropuerto Internacional de Des Moines, Iowa, EU, 14 de octubre de 2020. Foto: Alex Brandon, AP

“La falsa declaración de victoria de Trump en la madrugada del miércoles unió rápidamente a activistas conservadores hiperpartidistas y a los abanderados de los medios de comunicación de derecha, como Breitbart, con ‘trolls’ de Internet y partidarios de QAnon detrás de un mensaje viral singular: #StopTheSteal”, dijo The New York Times.

Pero su impacto se ha hecho evidente mucho más allá de Internet, con el tema que domina la radio de conversación conservadora y la programación en horario estelar de Fox News. “Allí, los anfitriones alineados con Trump presionaron la falsa noción de que el conteo de votos en los estados cruciales aún indecisos era ilegítimo, el tipo de mensaje que dibujaba banderas en Twitter y Facebook pero que florecía en otros lugares”, agregó.

El mensaje de Trump fue aún más contundente. Utilizó una sesión informativa el jueves por la noche en la Casa Blanca para desencadenar una serie de ataques contra un sistema electoral que describió como “manipulado” por los demócratas que intentan “robar una elección”. Era la continuación de una diatriba que había comenzado más temprano ese día con un tweet que decía “¡DETENGA EL FRAUDE!”, que Twitter rápidamente marcó por contener información que “podría ser engañosa”.

Trump y sus ayudantes de campaña habían indicado durante mucho tiempo que desafiarían cualquier resultado no deseado con acusaciones de que las elecciones estaban siendo robadas mediante un “fraude electoral”, lo que de hecho es extremadamente raro en Estados Unidos.

Una página de Facebook, “Stop the Steal” o “Detengan el Robo”, creada el miércoles para ayudar a organizar grupos para inundar los centros de escrutinio con “observadores”, reunió rápidamente a casi 300 mil miembros antes de que la red social interviniera y la cerrara el jueves por la tarde. Facebook dijo que vio llamamientos preocupantes a la violencia en el grupo, que se estaba “organizando en torno a la deslegitimación del proceso electoral”.

El candidato presidencial demócrata Joe Biden visita el Centro Acuático Joseph R. Biden Jr. el martes 3 de noviembre de 2020, en Wilmington, Delaware. Foto: Carolyn Kaster, AP

El candidato presidencial demócrata Joe Biden visita el Centro Acuático Joseph R. Biden Jr. el martes 3 de noviembre de 2020, en Wilmington, Delaware. Foto: Carolyn Kaster, AP

La página de Facebook fue iniciada por una activista republicana llamada Kylie Jane Kremer, quien usó de ejemplo otra página similar creada en 2016 por Roger J. Stone Jr., el autodenominado “tramposo republicano” y confidente de Trump. Stone fue condenado por cargos derivados de la investigación de Rusia, pero Trump le conmutó la sentencia. Stone aceptó haber manipulado electores.

“Los seguidores de QAnon, la intrincada teoría de la conspiración pro-Trump que afirma falsamente que el Presidente está luchando contra una camarilla del estado profundo de pedófilos satanistas demócratas, se unieron con entusiasmo a las acusaciones de fraude electoral. Encajaba perfectamente con su narrativa imaginada: solo un fraude generalizado por parte del estado profundo podría derrotar a Trump, un hombre a quien muchos seguidores de QAnon veneran como algo parecido a lo divino”, detalló New York Times.

Mientras continúa el conteo de votos en diversas partes de Estados Unidos, Trump trató el jueves de socavar la confianza en el proceso electoral, lanzando acusaciones infundadas desde la Casa Blanca sobre la integridad de los resultados de la contienda contra el candidato demócrata Joe Biden.

Horas antes, Biden ofreció garantías de que se puede confiar en el recuento de votos, proyectando una imagen más presidencial al tiempo que pidió a los estadounidenses ser pacientes.

Las contrastantes posturas intensificaron un momento de incertidumbre a nivel nacional mientras el país y el mundo esperaban saber qué hombre obtendrá los 270 votos del Colegio Electoral que necesita para conseguir la presidencia. Trump recurrió a acciones jurídicas con poco éxito, haciendo llamadas y redoblando esfuerzos para sembrar dudas en el resultado de la contienda.