La ciencia no debe interponerse en la decisión de Trump de reabrir escuelas, afirma la Casa Blanca

July 24, 2020 - por

La ciencia no debe interponerse en la decisión de Trump de reabrir escuelas, afirma la Casa Blanca

La portavoz presidencial, Kayleigh McEnany, rechaza clases a distancia.

Los niños deben volver a la escuela en Estados Unidos, incluso si futuros estudios descubren que están transmitiendo el coronavirus, porque tienen menos probabilidades de enfermarse gravemente, dijo el viernes la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany.

El presidente Donald Trump está presionando para reabrir las escuelas, que cerraron esta primavera boreal cuando el coronavirus comenzó a extenderse por todo el país, a pesar de las preocupaciones de los maestros y las familias de que los niños pudieran contraer o transmitir la enfermedad si regresan a las aulas.

Incluso, anteriormente Kayleigh McEnany dijo que la ciencia no debe interponerse en la decisión de Trump sobre la reactivación presencial en centros educativos.

“Cuando él (Trump) dice abrir, se refiere a abrir completamente, que los niños puedan acudir cada día a su escuela”, señaló McEnany durante una rueda de prensa en la Casa Blanca, rechazando los planes de enseñanza a distancia o híbridos, entre presencial y online.

El jueves pasado, Trump hizo saber que sólo deberían quedar cerradas las escuelas con vecindarios con furtes rebrotes del micro organismo y que esa decisión corresponde tomarla a los gobernadores estatales.

Estados Unidos sobrepasó el jueves los 4 millones de casos, en momentos en que el país suma en promedio 2 mil 600 nuevos contagios cada hora, la tasa más alta del mundo, de acuerdo con un recuento de Reuters.

DESPRECIO POR LA VIDA DE NIÑOS Y MAESTROS

A Trump no le importan la vida de los niños y los maestros, declaró Randi Weingarten, dirigente de la Federación Americana de Maestros. Afirmó que su hipocrecía no conoce límites.

Dijo que por un lado, el magnate cerró la Convención Nacional Republicana por razones de seguridad sanitaria, pero al mismo tiempo quiere la reapertura de las escuelas, a pesar del rebrote de coronavirus. Hasta este viernes, hay  4 millones 24 92 mil infectados y 143 mil 868 fallecidos.

“ Trump está sembrando semillas de caos y confusión para poder cumplir su sueño y el de Betsy DeVos, titular de Educación, de privatizar y denigrar a la educación pública. No ha proporcionado ningún plan ni financiación y ha ignorado a los expertos en salud. Los maestros no lo dejarán salirse con la suya”, declaró la dirigente.

El Centro de Control de Enfermedades recomendó reanudar las clases presenciales en septiembre

A través de un documento confeccionado por las autoridades sanitarias, se sugiere abiertamente el regreso a las aulas hacia el final del verano. Fue publicado en un momento en que las encuestas muestran que el 80% de los padres tiene dudas acerca de cuán seguro es mandar a sus niños al colegio

FOTO DE ARCHIVO: Un aula del colegio St. Benedict, en Montebello, cerca de Los Ángeles, California, EEUU, el 14 de julio de 2020. REUTERS/Lucy NicholsonFOTO DE ARCHIVO: Un aula del colegio St. Benedict, en Montebello, cerca de Los Ángeles, California, EEUU, el 14 de julio de 2020. REUTERS/Lucy Nicholson

En el mes de abril, cuando la pandemia de coronavirus comenzaba a hacerse presente en Estados Unidos, el CDC -Centro para el Control de Enfermedades, encargado de la guía sanitaria para la reapertura- publicó un extenso documento en el que ofrecía una guía a las escuelas para que se adaptaran a los nuevos requerimientos sanitarios.

Entre una amplia serie de recomendaciones, el documento indicaba que se debía: disminuir el número de alumnos por clase; separar los bancos al menos un metro y medio unos de otros; pedir a los alumnos que mantengan sus máscaras faciales puestas durante todo el día; y evitar la conglomeración de niños en espacios como cafeterías o patios. Básicamente, los estudiantes deberían realizar todas sus actividades dentro de una sola aula y evitar cruzarse con niños de otros grados.

La institución publicó una actualización del documento el pasado jueves. Pero, más que proveer nuevos lineamientos, este se enfoca en los argumentos a favor de realizar las clases en persona, en detrimento del sistema virtual.

El documento, titulado “La Importancia de Reabrir las Escuelas en Estados Unidos en el Otoño”, comienza diciendo que “es importante considerar el espectro total de beneficios y riesgos de las opciones de clases en persona y virtuales”.

No obstante, la guía no abunda sobre los beneficios de las clases virtuales. La publicación llega en un momento en el que la administración de Donald Trump impulsa la reanudación de las clases presenciales en el inicio del ciclo lectivo 2020/2021, que tendrá lugar en septiembre.

Para respaldar su postura, el Presidente ha hecho referencia al hecho que los niños presentan una tasa de contagios significativamente menor a la de otros demográficos. Y, cuando estos suceden, la proporción de casos graves también es menor.

Sin embargo, a la iniciativa no le faltan detractores, que resaltan la posibilidad de que los niños contagien a maestros, personal escolar o miembros de sus familias que pertenecen a grupos de riesgo. En esta línea, una encuesta de Associated Press/NORC muestra que el 80% de los padres tiene dudas acerca de cuán seguro es mandar a sus niños al colegio.

Una mujer trabaja mientras sostiene a su bebé, durante los confinamientos por la pandemia del coronavirus (via Aireka Muse via The New York Times)Una mujer trabaja mientras sostiene a su bebé, durante los confinamientos por la pandemia del coronavirus (via Aireka Muse via The New York Times)

En resumen, este es el análisis de los colegios que hace el CDC:

En términos de educación:

Extender el cierre de las escuelas es riesgoso para los niños. Puede provocar severas pérdidas en términos de educación, y la necesidad de tener clases en persona es particularmente importante para los estudiantes que tienen problemas de conducta”, se lee el documento. En este apartado se detalla además como una encuesta realizada en 477 distritos escolares por la Universidad de Washington determinó que la modalidad virtual ha expuesto a los estudiantes de distritos más pobres a un menor progreso académico y que en sólo uno de cada tres distritos los maestros pudieron ofrecer seguimiento a cada estudiante.

Desarrollo social y emocional:

“Además de proveer la estructura para el aprendizaje, las escuelas proveen de un entorno seguro y estable que ayuda al desarrollo social del alumno”, arranca el texto del documento en este apartado. La otra preocupación que el CDC destaca es que el cierre prolongado de las escuelas puede tener consecuencias en la salud mental de los menores y puede llevar a conductas no saludables. Las escuelas en Estados Unidos suelen tener departamentos de salud mental dentro de sus campus que suelen servir de soporte para niños en situación de riesgo.

Un grupo de niños juegan en un vecindario de Salem Township, Michigan, durante la pandemia por el coronavirus. REUTERS/Emily Elconin Un grupo de niños juegan en un vecindario de Salem Township, Michigan, durante la pandemia por el coronavirus. REUTERS/Emily Elconin

Seguridad:

“El cierre prolongado de las escuelas le quita la posibilidad a los niños que viven en un hogar o en un barrio inseguro una capa importante de protección física, sexual y emocional”, informa el reporte. En línea con esta recomendación del CDC, ayer el cirujano general de la nación, el doctor Jerome Adam, dijo en Miami que durante el cierre de las escuelas disminuyó en un 50 por ciento el número de denuncias de abusos a menores, porque en su mayoría los niños que viven en un entorno tóxico encuentran en la escuela el único lugar en el que algún adulto vela por su bienestar.

Nutrición:

Unos 45 millones de menores en los Estados Unidos son parte de programas de alimentación gratuitos otorgados por las escuelas. Según el CDC, con el cierre de los establecimientos, una buena parte de esos niños no tienen acceso a una dieta balanceada. “Este es un problema particularmente severo para 11 millones de niños que viven en hogares en los que el alimento no está asegurado”.

Actividad física:

“Fuera de la escuela, muchos niños no tienen dónde practicar deportes de manera segura y organizada”. El documento detalla cómo a esta generación se le está privando de la oportunidad de desarrollar un estilo de vida sano. Los modelos actuales indican que la obesidad infantil pudiera aumentar un 2,4 % si las escuelas permanecen cerradas hasta diciembre de 2020, concluye el documento.

Divisores para los bancos en las aulas de las escuelas de Estados Unidos REUTERS/Lucy NicholsonDivisores para los bancos en las aulas de las escuelas de Estados Unidos REUTERS/Lucy Nicholson

Muchos han entendido el documento del CDC como una manifiesto político de la administración Trump. Lo cierto es que lo que diga el CDC es una guía, y las autoridades de cada distrito escolar tienen la libertad de actuar de acuerdo a lo que consideren apropiado.