La guerra en México se desató por una economía injusta, pero de eso no se habla, dice AMLO

October 24, 2018 - por

La guerra en México se desató por una economía injusta, pero de eso no se habla, dice AMLO

___________________________________________________________________________

El futuro Secretario de Seguridad Pública (SSP), Alfonso Durazo, dijo que el proceso de reconciliación en México tendrá que contemplar la reparación del daño a las víctimas de la violencia, el castigo a los culpables, la disculpa y el perdón de las víctimas, el cual, dijo, no significa el perdón del Estado.

Loretta Ortiz, Coordinadora de los Foros, destacó que “promover el diálogo es un proceso difícil y laborioso; un proceso delicado para quienes viven con miedo por sus propias vidas, trabajo y patrimonio”.

_____________________________________________________________________________

El Presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo que su Gobierno no va a apostar por la guerra para combatir la violencia en México. Aseguró que eso implica “no optar por el extermino de los seres humanos”. Dijo que no habrá masacres en el país.

También dijo que una política económica injusta provocó la guerra que vive el país, pero de eso no se habla en los discursos.

“El próximo Gobierno se compromete a eso, a no apostar a la guerra. Esto entre otras cosas implica no optar por el extermino de los seres humanos, el que no hayan masacres en nuestro país. El que podamos garantizar la paz y la tranquilidad sin el uso extremo de la fuerza”, destacó hoy durante la entrega de los primeros resultados de los Foros Escucha por la pacificación del país.

López Obrador dijo que esa decisión del uso extremo de la fuerza es responsabilidad directa del Presidente en turno, así como el principal responsable de un estado de inseguridad y de violencia.

“Esto tiene que ver mucho con la actitud del Presidente de la República. Antes se pensaba que el Presidente de México tenía que utilizar la fuerza u ordenar el uso de la fuerza extrema”, dijo.

 Destacó que se trata de temas muy complejos y delicados, pero que se debe hablar con la verdad.

“Ya basta de la simulación, de echarle la culpa siempre a los de abajo, a los que reciben instrucciones, a los que reciben órdenes. El Jefe de Estado es el principal responsable de un estado de inseguridad y de violencia. Por eso mi compromiso de no ordenar nunca la represión a los ciudadanos”, recalcó.

Dijo que su segundo compromiso es “atender las causas que originan la violencia, eso parece algo simple pero no, es algo muy profundo”.

“En estos 30 años de política llamada neoliberal, no se ha hecho el análisis de las causas que han originado la violencia, como si la violencia hubiera surgido de la nada. Como si fuésemos los mexicanos malos, por naturaleza”, dijo.

“Se ha olvidado que la violencia en mucho se desató en nuestro país por la política económica, antipopular, injusta que se ha venido imponiendo. No hay en el discurso, en el análisis, nada sobre el estancamiento de la economía; nada que señale que no hemos crecido como país, que llevamos 30 años sin crecimiento económico”, añadió.

DEBE HABER RECONOCIMIENTO A LAS VÍCTIMAS

 El futuro Secretario de Seguridad Pública (SSP), Alfonso Durazo, dijo que el proceso de reconciliación en México tendrá que contemplar la reparación del daño a las víctimas de la violencia, el castigo a los culpables, la disculpa y el perdón de las víctimas, el cual, dijo, no significa el perdón del Estado.

“La reconciliación debe ser parte de un proceso de justicia, que contemple la reparación de las víctimas. Implica el reconocimiento, la reparación, el castigo, la disculpa y el perdón”, dijo hoy desde el Archivo General de la Nación donde se entregan los primeros resultados de los Foros Escucha por la pacificación del país al Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador.

En el evento se presenta un resumen y relatoría de los foros con el que el próximo Gobierno podrá partir para poder iniciar un proceso de paz del país.

“El perdón de las víctimas no significa el perdón del Estado”, recalcó Durazo.

Dijo que los foros arrojaron una diversidad de percepciones sobre varios temas, uno de ellos fue el perdón al que hizo referencia el Presidente electo durante el primero foro que se llevó a cabo en Chihuahua. “Tenemos que actuar pensando en que la Patria es primero, y estar dispuestos a perdonar”, dijo entonces López Obrador.

El futuro titular de la SPP dijo hoy que para ello “se propone un Consejo Nacional para la Paz” que se implemente de manera regional para que México continúe en la cultura del diálogo, la escucha y el respeto.

Los foros se llevaron a cabo durante dos meses y medio y recogieron las voces de víctimas de diferentes estados. Hoy se hizo entrega del documento con los primeros resultados de este ejercicio.

“En el documento destaca, por su urgencia, el establecimiento de escucha y acompañamiento a víctimas. La necesidad de reconocimiento de memoria digna a muertos y desaparecidos”, dijo Durazo.

“El proceso ha sido un primer paso para la construcción del diálogo. Fue un breve período de dos meses y medio, la población tiene una urgente necesidad de expresarse, de ser escuchada de forma cercana por parte de la autoridad”, destacó.

Consideró que los foros ya rindieron sus primeros frutos “pues han puesto en el debate nacional el tema de la paz y la reconciliación”.

Alfonso Durazo dijo que otra de las conclusiones fue que se debe “reconocer como prioritaria la difícil situación que enfrentan los campesinos que cultivan droga en la sierra de Guerrero”, así como dejar de lado las políticas de persecución policíaca.

También destacó que las políticas de armas de fuego tienen la misma importancia como las políticas de droga.

Durante su participación, Loretta Ortiz, Coordinadora de los Foros, destacó que “promover el diálogo es un proceso difícil y laborioso; un proceso delicado para quienes viven con miedo por sus propias vidas, trabajo y patrimonio”.

Detalló que las acciones que se proponen como resultado de los foros se dividen en emblemáticas y estratégicas, así como complementarias y adicionales.

“Así, pues, se entregan los primeros acercamientos recabados del proceso de escucha social. Hoy esas voces de traducen en un documento que plantea una visión sistemática de respuesta y propuesta ante la complejidad”, dijo.

También alertó que este proceso de pacificación enfrenta enormes expectativas y que podría recibir “golpes” de quienes se oponen a él.

“Es un proceso que recibirá golpes de quienes de oponen a la paz y reconciliación. Es un proceso que se enfrenta a enormes expectativas y simultáneamente a un gran escepticismo y que, por ello, tiene que construirse día a día”, dijo.

Los “Foros Escucha para Trazar la Ruta de Pacificación del País y la Reconciliación Nacional” comenzaron el pasado 7 de agosto en Ciudad Juárez, Chihuahua.

En el primer foro, el próximo Presidente de México dijo que hará todo lo que sea necesario por la paz. Llamó a la reconciliación nacional e insistió en que todo lo que sea bueno para México, se va a llevar a cabo:

“No es que no vamos a tocar un tema porque no le conviene a un Gobierno extranjero: no nos importa, se va a llevar a la práctica”, dijo desde Ciudad Juárez.

En Michoacán, los foros tocaron una herida sensible de México donde participaron víctimas y ex líderes de las autodefensas. Uno de ellos, José Manuel Mireles, abandonó el encuentro pues dijo, se trató sólo de un “circo” político. Para otros, como Hipólito Mora, el encuentro fue difícil, pero debe aplaudirse el esfuerzo.

Los foros fueron realizados en las ciudades de Juárez, La Laguna, Morelia, Acapulco, Ciudad Cuauhtémoc, Toluca, Tijuana, Monterrey, Saltillo, Cancún, Tlaxcala-Puebla, Nezahualcóyotl, Guadalajara, León, Phoenix y Oaxaca. Sin embargo, el pasado 8 de octubre fueron cancelados en los estados de Veracruz, Sinaloa, Tabasco, Morelos y Tamaulipas.

Luego de la cancelación de los foros, Alfonso Durazo, propuesto por el Presidente electo Andrés Manuel López Obrador para ocupar el cargo de secretario de Seguridad Pública indicó que la suspensión de los Foros se debía a la necesidad de elaborar de manera urgente la nueva política de seguridad.