La pandemia, en su punto más alto en California tras el fin de semana festivo

July 6, 2020 - por

La pandemia, en su punto más alto en California tras el fin de semana festivo

Fuegos artificiales sobre North Hollywood, visto desde Burbank el sábado 4 de julio de 2020 en Burbank, California.

La pandemia alcanzó su nivel más alto después del fin de semana festivo, de acuerdo a dependencias sanitarias. Las hospitalizaciones van en asenso.

Las cifras muestran que el 4 de julio fue el décimo quinto en que  California tuvo un récord de hospitalizaciones. El sábado, el estado registró 5.669 pacientes con infecciones confirmadas por coronavirus en los hospitales de California, un aumento del 62% con respecto a las dos semanas anteriores.

El 27 de junio, apenas una semana antes, el estado había reportado 4.498 pacientes hospitalizados con casos confirmados de COVID-19. El 20 de junio, el número era de 3.494.

La tasa a la que las pruebas de coronavirus en California están volviendo positivas ha subido un 42% en las últimas dos semanas. Una tasa cada vez mayor de resultados positivos de las pruebas es una indicación de que la transmisión de la enfermedad está empeorando.

Los Angeles Times indicó que el número de pacientes de la unidad de cuidados intensivos en todo el estado con infecciones confirmadas por coronavirus ha aumenta un 63% en las últimas tres semanas.

Esta mañana, el Departamento de Salud de Los Angeles reportó que hay 114,993 casos, 3,487 fallecimientos y los casos nuevos de las últimas 24 horas son 1,402 y 30 defunciones.

Funcionarios del condado de Los Angeles dijeron el domingo que el fin de semana festivo vio el mayor número de casos nuevos de un solo día desde que comenzó la pandemia. Más de 3.200 nuevos casos fueron reportados en el condado el viernes.

Pocos días antes de que comenzara el fin de semana de vacaciones, funcionarios del condado de L.A. advirtieron sobre “aumentos alarmantes en los casos, tasas de positividad y hospitalización” y proyectaron la posibilidad de quedarse sin camas de hospital en dos o tres semanas; el número de camas de la UCI podría agotarse en algún momento de julio.

En una nota emitida el sábado a los proveedores de atención médica locales, el Departamento de Salud Pública del Condado de L.A. advirtió que, “si la trayectoria continúa, es probable que el número de camas de UCI, nuestro recurso más limitado, se vuelva inadecuado en un futuro próximo”.

En muchas áreas, el salto en los casos se atribuye a que más personas salen de casa para ir a trabajar o buscar servicios y un aumento en las reuniones familiares y comunitarias, señas de identidad del verano y una inquietud cada vez mayor a medida que la pandemia se prolonga. El condado de Marin, según el estado, tiene un problema adicional; un brote en la prisión estatal de San Quentin ha infectado a casi un tercio de los reclusos.

Previo al 4 de julio, las autoridades estatales y locales pidieron a la población que se abstuvieran de acudir a reuniones públicas, a tener muchas personas en celebraciones, a no salir a la calle más sólo para lo indispensable. Pero en buena medidas estos llamados no fueron acatados.

El condado de Contra Costa, en el área de la bahía de San Francisco, y el condado rural de Colusa, al noroeste de Sacramento, se añadieron el domingo a la lista de regiones que se monitoreaban por su creciente número de casos y el aumento de las hospitalizaciones, con lo que el número ascendía a 24. Los condados de Marin, Monterey y San Diego se unieron a la lista el jueves.