La Universidad Johns Hopkins, que se encargó de mapear la COVID-19, estima pérdidas por 375 millones de dólares

April 23, 2020 - por

La Universidad Johns Hopkins, que se encargó de mapear la COVID-19, estima pérdidas por 375 millones de dólares

Fotografía de archivo del 29 de febrero de 2019, el rector de la Universidad Johns Hopkins, Ronald Daniels, conversa en entrevista con The Associated Press en su oficina en Baltimore. Foto: AP Foto, Patrick Semansky, archivo.

“Más de mil 200 empleados han quedado inactivos porque no pueden cumplir sus funciones. Muchos más están trabajando fuera de las instalaciones pero a niveles de productividad significativamente reducidos”, expresó el rector Ronald Daniels. La universidad había proyectado un margen positivo de 72 millones de dólares para este año fiscal.

 La Universidad Johns Hopkins, cuyos investigadores han estado a la vanguardia en la respuesta mundial frente al nuevo coronavirus, tiene previsto reducir sueldos así como despedir y poner en licencia sin goce de sueldo a empleados debido a sus pérdidas millonarias derivadas de la pandemia, anunció su rector.

La universidad privada estadounidense ha desempeñado un papel prominente a nivel global en el seguimiento y la elaboración de modelos sobre la propagación del COVID-19. Sin embargo, dijo que los recortes no repercutirán negativamente en su compilación de datos ni en las investigaciones sobre el virus.

El rector Ronald Daniels escribió en una carta publicada el martes en internet que la universidad privada de investigación en Baltimore ha proyectado que tendrá pérdidas por más de 100 millones de dólares para finales de junio y de hasta 375 millones en el actual año fiscal. Antes de la pandemia, la universidad había proyectado un margen positivo de 72 millones de dólares para este año fiscal sobre un presupuesto general de 6 mil 500 millones de dólares.

“Desde que decidimos poner fin a nuestra instrucción presencial en el campus para estudiantes de licenciatura, de posgrado y profesionales que estudian en el plantel, suspender la mayor parte del financiamiento a nuestro programa de investigación en laboratorios, y parar los procedimientos médicos optativos, la universidad ha sufrido una contracción dramática y sin precedentes”, escribió Daniels.

“Más de mil 200 empleados han quedado inactivos porque no pueden cumplir sus funciones. Muchos más están trabajando fuera de las instalaciones pero a niveles de productividad significativamente reducidos”, agregó.

A la pregunta de The Associated Press de si los recortes afectarán de alguna manera las investigaciones de la universidad sobre el virus y su conteo de muertes e infecciones de COVID-19 a nivel mundial, una portavoz de la universidad, Jill Rosen, respondió en un correo electrónico: “no afectarán nuestros esfuerzos relacionados con la pandemia”.

Johns Hopkins no es la única institución de enseñanza superior que enfrenta dificultades financieras.

Otras universidades en todo Estados Unidos están pasando apuros para cubrir enormes huecos presupuestarios debido a las pérdidas financieras que les ha causado el virus y que podrían rebasar los 100 millones de dólares en algunas instituciones. Las universidades afectadas han comenzado a poner en licencia sin goce de sueldo a empleados en un intento por impedir futuros despidos, en tanto que algunas escuelas pequeñas han cerrado de manera permanente.

Daniels dijo que las licencias sin paga y los despidos en partes de la universidad serán “consecuencia inevitable de las pérdidas”. La universidad también congeló las contrataciones de personal para el año fiscal que comienza en julio y restringió las contrataciones para puestos académicos.