Las protestas de dos semanas en EU impulsan cambios políticos y reformas a la policía

June 8, 2020 - por

Las protestas de dos semanas en EU impulsan cambios políticos y reformas a la policía

Protesta en Minneapolis, Minesota. Foto Ap

Nueva York.

La ola de protestas a nivel nacional cumple dos semanas de acciones incesantes en cientos de ciudades y su incesante presión ya han provocado cambios políticos y sociales, desde una nueva ronda de propuestas de reforma de las fuerzas policiacas a nivel local y federal, obligando al sector empresarial a reconocer el nuevo movimiento de derechos civiles y hasta haciendo hincar a jefes de policía, alcaldes, legisladores locales y federales en solidaridad con la demanda central de frenar la violencia oficial racista.

Durante las dos semanas desde que el asesinato del afroestadunidense George Floyd por policías en Minneapolis que detonó las grandes movilizaciones -primero en respuesta a la brutalidad policiaca y que ahora abarca la justicia racial-, la expresión sin precedente en décadas sigue sacudiendo y sorprendiendo al país y su cúpula política.

El impacto casi inmediato de esta inesperada ola se registra con intentos de políticos en responder a algunas de sus demandas, después de arrestar a más de 10 mil manifestantes, imponer toques de queda, y más incidentes de violencia policiaca.

Hoy, el liderazgo demócrata en ambos cámaras del Congreso presentó un ambicioso proyecto de ley de reforma de seguridad pública en Estados Unidos, incluyendo prohibir ciertas tácticas de fuerza para someter a sospechosos o ingresar a sus hogares y crear un proceso independiente para investigar abusos en el uso de fuerza, entre otras medidas.

Esto después de que en el Capitolio la presidenta de la cámara baja Nancy Pelosi y otros legisladores se hincaron -como lo han hecho repetidamente alcaldes, jefes de policía y más- para expresar su solidaridad con la demanda del movimiento de poner fin a la violencia oficial racista.

La nueva demanda de los manifestantes de costa a costa es de recortar o anular el financiamiento de la policía y emplear esos fondos públicos para programas sociales. Tal vez la respuesta más dramática ante esta demanda fue en Minneapolis, escenario del crimen que detonó estas protestas, donde el concejo municipal votó por disolver el departamento de policía y crear un sistema de seguridad público alternativo -sería el primer caso de una ciudad importante en hacerlo.

Varios alcaldes, incluyendo los de las ciudades más grandes del país, han sido obligados a comprometerse a reformas en sus departamentos de policía y reconocer sus fracasos para hacerlo hasta ahora. En Nueva York, la ciudad más grande del país, el alcalde Bill De Blasio prometió reformas entre ellas una reducción en el presupuesto de la policía para emplear esos fondos en servicios sociales y promover mayor transparencia sobre la disciplina de esas fuerzas; algo parecido anunció su contraparte Eric Garcetti en Los Ángeles

En California, el gobernador Gavin Newsom llamó por poner in fin a una serie de tácticas de sometimiento empleadas por fuerzas policiacas, mientras en Seattle y otras ciudades, alcaldes y jueces han ordenado el cese del uso de gases lacrimógenos y otras herramientas químicas para contener disturbios.

Las protestas también han obligado a múltiples empresas nacionales desde Amazon a Viacom y tiendas departamentales y más a expresar apoyo explícito a uno de los lemas del movimiento, “Black Lives Matter”, las vidas negras importan, en su publicidad.

A la vez, las movilizaciones han sacudido a los medios: el jefe de opinión del New York Times se vio obligado a renunciar después de publicar un artículo apoyando el envío de tropas para suprimir las protestas, el editor ejecutivo del Philadelphia Inquirer renunció el sábado pasado por publicar un reportaje bajo el título de “Los edificios también importan”, y en Pittsburgh el periódico Post Gazette provocó ira dentro y fuera de su redacción luego de prohibir que dos de sus reporteros afroestadunidenses cubrieran las protestas porque habían mostrado “prejuicio”.

Todo mientras Donald Trump repite una y otra vez que “Yo quiero LEY y ORDEN”.

Su aparente contrincante demócrata Joe Biden visitó a la familia de Floyd en Houston este lunes, algo que el presidente no se ha atrevido hacer.

Mientras tanto, un 80 por ciento de los votantes opina que “las cosas están generalmente fuera de control” en Estados Unidos, según una encuesta de NBC News/Wall Street Journal.