Llaman maestros a parlamentarios y a la comunidad a oponerse a que Brett Kavanaugh se convierta en juez de la Corte Suprema. Afirman que es enemigo de la educación pública y favorece a planteles privados y religiosos

July 12, 2018 - por

Llaman maestros a parlamentarios y a la comunidad a oponerse a que Brett Kavanaugh se convierta en juez de la Corte Suprema. Afirman que es enemigo de la educación pública y favorece a planteles privados y religiosos

Protesta contra Brett Kavanaugh en Nueva York.

Los gremios de maestros del país llamaron a legisladores y a la comunidad a oponerse a que Brett Kavanaugh se convierta en juez de la Corte Suprema. Afirman que es un declarado enemigo de la educación pública y un apoyador de los planteles chárter, privados y confesionales.

Esta semana, el magnate Donald Trump lo nominó para que sustituyera al  juez retirado del máximo tribunal el país, Anthony Kennedy, quien fue un voto decisivo durante casi tres décadas, a veces votando con jueces más liberales sobre cuestiones como los derechos LGBTQ y la pena de muerte, pero también votando con conservadores sobre derechos de votación y el control de armas.

La nominación de Kavanaugh ha sido fuertemente criticada por grupos de educación pro-públicos, que predicen que este hombre,  de 53 años,  podría inclinar la balanza por generaciones sobre decisiones judiciales de importancia crítica para los estudiantes y familias de escuelas públicas, incluyendo vales escolares y el destino de La Ley de Asistencia Asequible.

“Los estadounidenses merecen un candidato a la Corte Suprema que aplique la ley de manera justa para todos y no para favorecer a las empresas, los ricos y los poderosos”,  dijo la presidenta de la Asociación Nacional de Educadores,  Lily Eskelsen García.

“Nos oponemos a esta nominación e instamos a todos los senadores a hacer lo mismo”, aseguró.

La dirigente resaltó que  Kavanaugh podría desempeñar un papel decisivo en las decisiones de la Corte que incluyen desvío de  dinero de los contribuyentes para pagar las escuelas privadas; en la autodeterminación de los educadores para defenderse a sí mismos y a sus alumnos.

Indicó que con Kavanaugh está en riesgo el acceso a la atención médica de los niños y sus familias.

Otros asuntos que puede enfrentar la Corte incluyen salud reproductiva, armas de fuego, derechos de voto y separación de la iglesia y el estado.

Kavanaugh fue asesor del presidente George W. Bush y miembro del equipo que investigó al presidente Bill Clinton.

Eskelsen García dijo que con toda seguridad, Kavanaugh empujaría la justicia hacia la derecha en asuntos que les interesan a los estudiantes y las familias. Su registro sería una aval para el apoyo a vales escolares

Anteriormente se desempeñó como copresidente del “Grupo de Práctica de Elección Escolar” de la Sociedad Federalista.

También muestra apoyo a la oración dentro de las escuelas, ha dirigido el Grupo de Prácticas de Libertades Religiosas de la Sociedad Federalista y se opone a la consideración de la raza en las admisiones a la universidad.

En 2016 también argumentó en contra de la constitucionalidad de la Oficina de Protección Financiera del Consumidor y ha ayudado agresivamente a los estudiantes víctimas de universidades con fines de lucro y prestamistas predadores.

En el  2011, cuando el Tribunal de Circuito de D.C confirmó la legalidad de la Affordable Care Act (ACA) -Kavanagh disintió, votando en contra de ese programa que ha proporcionado atención médica a millones de estadounidenses pobres y de clase media.

“El presidente Trump, la secretaria de Educación Betsy DeVos, y sus aliados ricos y poderosos imaginan un Estados Unidos donde las escuelas públicas pierden fondos públicos para escuelas privadas, religiosas y con fines de lucro, y los educadores pierden su capacidad de abogar por ellos mismos y sus estudiantes”, dijo Eskelsen García.

“Estas ideologías han estado en el corazón del libro de jugadas de la administración Trump, y la mayoría de los estadounidenses continúan rechazándolas. Sin embargo, si se confirma al juez Kavanaugh, la agenda de Trump sería más que un alejamiento temporal de nuestros ideales y valores “.

PLAN REPUBLICANO PARA DOMINAR LA JUDICATURA FEDERAL

Esto ocurre cuando el diario  Washington Post informa sobre un plan republicano para ampliar el número de escaños judiciales y llenarlos lo más rápido posible antes de las elecciones de 2018.

Indica que  “si  los conservadores se salen con la suya, el presidente Trump agregará el doble de miembros vitalicios a la judicatura federal en los próximos 12 meses (650) que Barack Obama nombró en ocho años (325). La ley estadounidense nunca será la misma”.

Define esto como la Trumpificación de los tribunales Indica que Trump no pierde tiempo en llenar las 103 vacantes judiciales que heredó. En los primeros nueve meses del mandato de Obama, nominó a 20 jueces para el juicio federal y los tribunales de apelación; en los primeros nueve meses de Trump, nombró a 58. Los republicanos del Senado están compitiendo con estos nominados a través de la confirmación. La semana pasada, rompiendo una tradición de 100 años de antigüedad, eliminaron la regla del “deslizamiento azul” que permitía a los senadores de los estados de origen objetar a los candidatos particularmente problemáticos.

Como resultado, en algún momento del próximo año, uno de cada 8 casos presentados ante un tribunal federal será escuchado por un juez elegido por Trump. Muchos de estos jueces probablemente seguirán prestando servicios hasta el 2050, apunta el diario.