Lo que quizás AMLO no sabe: que dinero de Zhenli Ye Gon terminó también en manos de la prensa

August 17, 2019 - por

Lo que quizás AMLO no sabe: que dinero de Zhenli Ye Gon terminó también en manos de la prensa

________________________________________________________

Felipe Calderón Hinojosa, el hombre que gobernó México de 2006 a 2012 y quien lanzó una guerra en contra del crimen organizado, le señaló al Presidente Andrés Manuel López Obrador que el dinero de Zhenli Ye Gon sirvió para la construcción de centros para atender adicciones. El libro blanco del programa Prevención y Tratamiento de las Adicciones 2006-2012 arroja que los millones enajenados al narcotráfico significaron una ampliación de recursos que incrementó las posibilidades. En efecto, los centros “Nueva Vida” fueron construidos en todo el país, pero su operación no logró consolidarse. Lo que sí aterrizó fue un gasto millonario en publicidad oficial que benefició sobre todo a las televisoras.

______________________________________________________________________________

El dinero decomisado a Zhenli Ye Gon, también benefició a las televisoras, las radiodifusoras y algunos diarios nacionales. En 2007, el programa Prevención y Tratamiento de las Adicciones fue fortificado debido a que recibió 376 millones de pesos del dinero enajenado al empresario farmacéutico acusado de distribuir sustancias químicas con las que se fabrican drogas sintéticas.

Ampliados sus recursos debido al decomiso, en 2008, el programa a cargo del Centro Nacional para la Prevención y Control de las Adicciones (Cenadic) concentró la totalidad de sus contratos en publicidad oficial para difundir las campañas “Tabaco versión Ley General para el Control del Tabaco”, “Adicciones Versión Centros Nueva Vida”, así como “Nunca imaginé que mi hija consumiera drogas”.

En total, sólo en 2008, por difundir mensajes, el Cenadic gastó poco más de 147 millones 809 mil 701 pesos, lo que representa la cuarta parte del dinero decomisado a Zhenli Ye Gon, que le tocó al programa en contra de las adicciones. Dicho de otra forma, ese año -el segundo de la llamada guerra en contra del narcotráfico– el Gobierno de Felipe Calderón Hinojosa gastó cada mes 12 millones 317 mil 475 pesos en anuncios cuyo contenido desalentaba el consumo de drogas y difundía la idea de que se avanzaba en la lucha contra el narcotráfico.

TV Azteca se llevó 25 millones 649 mil 644 pesos, mientras que Televisa recibió 19 millones 494 mil 208 pesos de la época. Otros beneficiarios fueron ISA Corporativo, Radio y Televisión de Hidalgo, Grupo de Radiodifusoras y Multimedios Estrella de Oro, así como los diarios El Universal y Milenio.

Lo anterior resulta de la revisión del libro blanco 2006-2012 del programa Prevención y Tratamiento de las Adicciones del Cenadic. La Unidad de Datos de SinEmbargo se remitió a este documento cuya elaboración data de hace una década después de que el ex Presidente Felipe Calderón Hinojosa (2006-2012) sostuviera en Twitter que el dinero decomisado al empresario chino fue utilizado para construir clínicas contra las adicciones.

El 15 de marzo de 2007, la entonces PGR halló en la casa de Zhenli Ye Gon 205 millones 564 mil 763 dólares; él acusó a Javier Lozano de extorsionarlo con la famosa frase “coopela o cuellos”, para guardar los 205 millones de dólares que, según Ye Gon, eran para la campaña presidencial de Felipe Calderón, en 2006. Foto: PGR

La mañana del 18 de julio, el Presidente Andrés Manuel López Obrador dio a conocer que había mandado investigar el destino de 205 millones de dólares enajenados a Ye Gon, quien purga condena en la cárcel de máxima seguridad de El Altiplano por delitos relacionados con lavado de dinero y narcotráfico.

De inmediato, Calderón Hinojosa –el hombre que gobernó México de 2006 a 2012– escribió: “Sr. Presidente @lopezobrador-: El dinero decomisado al Sr. Ye Gon se destinó a la construcción de 335 centros “Nueva Vida” de Prevención y Tratamiento de Adicciones en el país. Entiendo que dijo que nunca se había hecho nada al respecto, pero afortunadamente hay otros datos”.

La llamada guerra contra el narcotráfico fue lanzada por el entonces Presidente Felipe Calderón Hinojosa en diciembre de 2006. A partir de entonces, todos los índices de criminalidad se desataron en el país, lo que le ha costado a los mexicanos miles de muertos y desaparecidos, así como el crecimiento de bandas delincuenciales que se dedican no sólo al narco, sino al secuestro, la extorsión y la trata. Foto: Isaac Esquivel, Cuartoscuro

Como sostuvo el ex Presidente Calderón, el libro blanco del programa principal del combate a las drogas de aquellos años muestra que debido a “diversas ampliaciones” de 2006 a 2012, de recursos provenientes de decomisos al narcotráfico pudieron construirse Unidades de Especialidades Médicas en Adicciones “UNEMES CAPA” o “Centros Nueva Vida” en las 32 entidades federativas, pero también arroja que su consolidación quedó pendiente.

En ese mismo documento, el Cenadic reconoce una relación de asuntos que no podrían ser solventados después del 30 de noviembre de 2012, el último día en que gobernó Calderón Hinojosa, y que describen que el trabajo de los centros no aterrizó por completo.

De una lista de 11 puntos, el número uno es que los Centros Nueva Vida no lograron operar con plantillas completas. El segundo es que no se logró capacitación de personal en prevención y atención de las adicciones. El tercero es la insuficiencia de “consultas de primera vez para la prevención y tratamiento de las adicciones” en esos mismos centros.

En 2006, Felipe Calderón Hinojosa, postulado por el Partido Acción Nacional, venció a Andrés Manuel López Obrador del Partido de la Revolución Democrática (PRD), con una diferencia de 0.58 por ciento. “Espurio”, lo llamó desde ese momento López Obrador, quien se nombró a sí mismo “Presidente legítimo de México” y convocó a un plantón en la simbólica Avenida Reforma que se prolongó un mes.

El 10 de diciembre, el entonces Mandatario inició una ofensiva en contra del crimen organizado como un mensaje político para legitimar su Gobierno, agobiado por los señalamientos de fraude. Así, siete mil efectivos de las fuerzas federales ingresaron a Michoacán en el llamado Operativo Conjunto Michoacán, una acción con la que se inició la llamada “Guerra en contra del Narcotráfico”.

La historia de Zhenli Ye Gon con la justicia mexicana se inició un año después. Acusado de distribuir sustancias químicas prohibidas, el 15 de marzo de 2007, la entonces Secretaría de Seguridad Pública realizó un cateo en la casa que el empresario tenía en Lomas de Chapultepec, en la Ciudad de México [AMLO la subastaría y sería comprada por el empresario Carlos Bremer].

El 18 de octubre de 2016, la entonces Procuraduría General de la República informó que Zhenli Ye Gon había sido extraditado a México para ser puesto a disposición de un juez en el Centro Federal de Readaptación Social número uno, conocido como el Altiplano. Foto: PGR, Cuartoscuro

Si se considera que parte del dinero de Ye Gon se fue al combate a las adicciones, no tuvo gran impacto. Los resultados de las Encuestas Nacionales de Adicciones del Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática mostraron que de 2002 a 2011, el número de personas, incluso niños y jóvenes, que probaron alguna droga creció al pasar de cinco por ciento a 7.8 por ciento, mientras que el consumo de cualquier droga ilegal se incrementó de 4.1 a 7.2 por ciento.

Además, desde entonces hasta ahora, México empezó una vorágine de violencia. Los datos del Inegi, el número de homicidios dolosos fue en aumento hasta llegar a 200 mil, mientras que los desaparecidos se calculan en 30 mil. Las escenas se volvieron comunes: militares y narcotraficantes se enfrascan en batallas en las montañas mientras miles de huesos yacen en fosas clandestinas. Al parecer, la guerra no ha concluido.

Mientras, el dinero fluía. No sólo fue Zhenli Ye Gon. En el periodo 2006-2012, el Ejército atacó las finanzas de los cárteles y logró incautar 177 millones 828 mil 819 dólares en efectivo. Y, vigente desde entonces, el artículo 82 de la la Ley de Procedimientos Penales indicaba que la tercera parte de cualquier decomiso a dinero obtenido por narcotráfico debía –aún debe– destinarse la prevención de adicciones. En los años de Calderón, los millones de pesos entraron al programa de prevención de adicciones y este gastó buena parte en publicidad oficial. Así fue que llegó a los medios informativos.