Maestros angelinos convocan a colegas de 20 países a luchar contra un sistema que daña la educación, margina y oprime a latinos, afroamericanos y a la clase trabajadora

September 27, 2020 - por

Maestros angelinos convocan a colegas de 20 países a luchar contra un sistema que daña la educación, margina y oprime a latinos, afroamericanos y a la clase trabajadora

Juan Ramírez, vicepresidente del Sindicato de Maestros de Los Angeles, y Cecily Myart-Cruz, presidenta. Foto de archivo.

La pandemia puso al descubierto daños y contradicciones del neoliberalismo concentrador de la riqueza, privatizador y empobrecedor de la educación y de los pueblos. Pero también es clara la disyuntiva: o se continúa con esa estrategia del capitalismo salvaje o las fuerzas progresistas, entre las que se cuenta a los maestros, se unen  y luchan por una alternativa de cambio con perfil popular.

Tal es la tesis del Congreso mundial en defensa de la educación pública y contra el neoliberalismo educativo en el que participan docentes de 20 naciones, cuya premisa fundamental es la creación de un frente para hacer posible de manera plena el derecho humano a la educación.

Por parte del Sindicato de Maestros de Los Angeles (UTLA, siglas en inglés) participaron -de manera virtual- la presidenta Cecily Myart-Cruz, y el vicepresidente, Juan Ramírez. Esto, dijo, la lideresa, envía un mensaje a privatizadores, millonarios y empresas: los trabajadores se unen para decir: “ ¡Basta!” y “! No más!”.

Dijo que en forma sistemática, Estados Unidos desfinanció las escuelas públicas. “Década tras década nos han robado recursos fundamentales para servir a los alumnos”. Aseguró que el sistema económico  del país ahora quiere apoyo de la educación pública cuando que le ha dado la espalda al igual que a los  educadores.

Agregó que los maestros ni siquiera ganan lo suficiente para pagar el alquiler de su vivienda, menos para comprarse una casa. Dijo que algunos tienen doble trabajo y comparten espacio habitacional para cubrir gastos básicos.

“Aún así nos piden regresar a las clases para apoyar a un sistema económico que no nos apoya a ni a las comunidades a las que servimos”, expuso.

Y refrendó que aunque no hay condiciones para retornar a clases presenciales por la pandemia, surgen presiones para que lo hagan, incluso, a costa de la vida de mentores, alumnos y sus familias.

Uno de los argumentos para ese retorno es que las familias necesitan regresar a trabajar, a lo que la presidenta expuso: “ Luchar por la educación  no debe confundirse con luchar por el cuidado de los niños. Eso subraya la falta de infraestructura para apoyar a las familias trabajadoras”.

Myart-Cruz expuso  para qué se mantiene un sistema que margina y oprime a afroamericanos, latinos e indígenas y a la clase trabajadora.

Y entonces exclamó:

“Este es nuestro momento para levantarnos y luchar. Como educadores necesitamos unirnos con comunidades y las familias trabajadoras para exigir más a nuestro gobierno. Necesitamos que funcionarios locales tomen acción y apoyen a los que los eligieron”.

Dijo que es necesario exigir al gobierno federal que aporte más dinero a la educación, ya que no se puede dejar todo a los impuestos locales y presupuestos estatales. “Hay que exigir más, no menos”.

La dirigente señaló que es necesario que los maestros estén en las calles levantando la voz para exigir justicia nacional e internacional. “Este es nuestro momento para ser valiente y para crear el mundo que los niños merecen”, expuso.

MAESTROS, TRAS UN CAMBIO EN LA ESTRUCTURA DE IMPUESTOS EN CALIFORNIA

Ramírez dijo que UTLA es el segundo sindicato magisterial más grande de Estados Unidos y por su corte progresista lo atacan los neoliberales bajo el argumento que si lo derrotan vencer a otras organizaciones sería más fácil.

Dijo que el gremio pugna porque haya más recursos a la educación y en ese sentido acciona para que haya un cambio en la estructura de los impuestos para que los multimillonarios y las corporaciones paguen lo justo.

Recordó que desde hace 40 años se inició el desfinanciamiento a la educación, con el entonces presidente Reagan, quien también impulsó una campaña para debilitar a los sindicatos. Antes, California se distinguía por su nivel educativo de primer orden y ahora se encuentra en el sitio 42 de la unión Americana.

Además, en este momento, Estados Unidos está gobernado por un presidente que no cree en la educación pública.

“ Me preocupa que en otros países copien lo que hace Estados Unidos, donde no ha mejorado la educación”, citó.

NECESARIO, ACABAR CON EL NEOLIBERALISMO

Las tesis de los expositores fueron similares ya que como lo explicó Alfredo Velázquez, líder magisterial de Perú, en todas las naciones es la misma estrategia del capitalismo, del neoliberalismo.

“No acabaremos con la brecha educativa y digital, la desigualdad y la pobreza, si no acabamos con el neoliberalismo. Todo lo demás serán medidas paliativas. La reconstrucción de las aulas está encaminada a la transformación social, hacia el fortalecimiento de la educación pública, el derecho de los trabajadores y por una sociedad más justa, libre y humanitaria”, postuló Vicent Mauri, líder de maestros de Valencia, España.

Hubo un pronunciamiento reiterado: el regreso a clases en medio de la peligrosidad de la pandemia es presionado por intereses económicos y las clases dominantes. Prefieren la tasa de ganancia al cuidado de la vida humana, precisaron.