Maestros convocan a un voto masivo en favor de Biden, Schmerelson, Castellanos y la Proposición 15

November 1, 2020 - por

Maestros convocan a un voto masivo en favor de Biden, Schmerelson, Castellanos y la Proposición 15

Scott Schmerelson, candidato al distrito tres de la Junta Educativa del distrito escolar angelino, y Patricia Castellanos, aspirante del distrito siete.

Cuanto más votos haya, más difícil será para la derecha, para la extrema derecha desafiar los resultados electorales del martes. Así lo postula la presidenta de UTLA, siglas en inglés del Sindicato de Maestros de Los Angeles, Cecily Myart-Cruz.

Sólo con un masivo voto popular, será posible sacar a Trump de la Casa Blanca y en California, aprobar la Proposición 15 -que generaría casi 12 mil millones de dólares para la educación y servicios sociales- y en el distrito escolar angelino instalar en la Junta Educativa a Scott Schmerelson, del distrito tres, y a Patricia Castellanos, del distrito siete.

Lo que distingue a Trump, a republicanos, a privatizadores son sus campañas sucias. Myart-Cruz afirmó que jamás se había visto ese nivel de degradación.

Sindicatos nacionales de maestros como la Federación Americana de Maestros (AFT, siglas en inglés), la Asociación Nacional de Educadores (NEA), con casi 5 millones de agremiados entre ambas, así como agrupaciones estatales de docentes actúan en bloque en contra de los republicanos y Trump, al que consideran enemigo de la educación pública.

En tanto, a lo largo y ancho del país el llamado a los sectores que quieren el cambio, a los progresistas, a los que intentan frenar el “neofascismo de Trump y aliados”, es que voten. Hasta el momento, ya son 93 millones de sufragios anticipados, lo cual representa más del 60% del voto total en las elecciones del 2016.

El Superintendente del Distrito Escolar Unificado de Los Angeles, Austin Beutner, pidió a los votantes que acudan a las urnas este martes. “Quiero recordarles que por favor se aseguren de que sus voces se escuchen. Los líderes a nivel nacional, estatal y local tendrán un impacto en la política de educación pública y las medidas en la boleta tendrán un impacto directo en escuelas locales”, dijo en su mensaje de los lunes.

La semana pasada aludió a la importancia de la Medida RR  ya que si es aprobada mañana por los votantes, habrá dinero para rehabilitar y modernizar a las escuelas, para ayudar a estudiantes discapacitados y para fortalecer la respuesta contra la pandemia.

El Superintendente pormenorizó los beneficios de esa propuesta electoral que el Distrito Escolar Unificado de Los Angeles (LAUSD, siglas en inglés), colocó en la boleta electoral:

*Proporcionaría fondos para arreglar techos de escuelas con fugas.

*Reemplazaría los sistemas de aire acondicionado.

*Haría que los planteles sean seguros contra terremotos.

*Ayudaría a la respuesta contra COVID-19.

*Proporcionaría acceso a todas las escuelas para estudiantes con discapacidades.

*Actualizaría la tecnología.

*Abordaría desigualdades.

EL VOTO Y LA LIBERACION

Ash-Lee Woodard Henrson, dirigente de que es considerado el movimiento social más grande del país, expresó:

“Lo que estamos haciendo ahora mismo es intentar que todos los que puedan votar lo hagan, no porque creamos que el voto es la única manera para llegar a la liberación, sino porque creemos en una estrategia multitáctica que incluye votar. No podemos obtener políticas progresistas si no postulamos y logramos elegir a buena gente en puestos políticos a todos los niveles, pero también tenemos que prepararnos para lo que sigue. Esperamos que será posible, creemos en el poder del pueblo, y nuestros camaradas en el sur global nos han inspirado a creer que podemos triunfar si nos organizamos y luchamos”.

Su estrategia es derrotar a Trump, luego combatir el neoliberalismo y democratizar a Estados Unidos.

En estados clave en el mapa electoral, hay un elevado voto de los jóvenes y -de acuerdo a encuestas- una amplia mayoría de ellos repudia al presidente y respaldan a Biden. Hay muchos signos de que los demócratas se alzarán con el triunfo, aunque el magnate está cerrando fuerte, pero con mensajes intimidatorios, descalificadores que agitan a sus seguidores, sobre todo a los extremistas que ya postulan una “guerra civil”.

Trump ha reiterado que si pierde no reconocerá el resultado ya que sería consecuencia de un fraude electoral masivo por medio de boletas enviadas por correo. Ha pedido, incluso,  a sus partidarios a ser “observadores de casilla”, lo cual sugiere que desea que haga sentir su presencia, que opositores asumen como actos intimidatorios.

El mandatario advirtió que al concluir la votación iniciará la batalla legal para disputar los resultados. “De hecho, según algunas versiones, Trump ya está preparado para declarar su triunfo la noche del martes aun sin las pruebas de ello. Ha sugerido que en el momento que cierren las casillas, él desplegará a los abogados para disputar boletas, procesos de conteo y los resultados, lo cual sugiere que la disputa electoral continuará en los tribunales, de acuerdo al corresponsal del diario mexicano La Jornada, David Brooks.

También advierte contra el asalto al poder de la extrema izquierda y asegura que Biden y la californiana Kamala Harris, postulada para la vicepresidencia, harían de “Estados Unidos otra Cuba u otra Venezuela”.

“No caigan en la estafa de Trump”, pide el líder afroamericano Jesse Jackson. “Nadie debería enamorarse de la estafa”, recalca.

Las tensiones aumentan por agresiones e intimidación de fuerzas pro Trump en varias partes del país. En las redes sociales se multiplican los mensajes de ultraderechistas hablando de “guerra civil”. Un par de encuestas registran que una amplia mayoría anticipan un incremento en violencia como resultado de la elección.

Esto ha motivado a estadounidenses a comprar casi 17 millones de armas de fuego, según Small Arms Analytics. Primero las compras se elevaron en la primavera por el temor a la pandemia, subieron en verano por las protestas por la justicia racial y ahora por las preocupaciones por actividades ilegales. La mitad expresa preocupación de que el gobierno podría irse a un extremo.

Tiendas y cadenas comerciales como Tiffany, Saks y Nordstrom han informado sobre medidas de seguridad y han cubierto vitrinas con madera en anticipación de una potencial actividad relacionada con la elección o ante posibles disturbios civiles que puedan resultar de la elección.

Brooks hizo notar que administradores de edificios en esa urbe neoyorkina han enviado alertas a sus residentes para que tomen precauciones ante posibles disturbios que podrían brotar en relación con la elección y sus secuelas.

COMUNITARIOS Y SINDICALISTAS SE PREPARAN PARA RESPONDER A TRUMP Y LA DERECHA

“Nadie sabe lo que Trump y el partido Republicano terminarán haciendo, pero debemos estar preparados para tomar medidas”, aseguró la dirigente de los maestros angelinos.

Hizo saber que UTLA se ha unido a una coalición de más de 50 grupos comunitarios y laborales para organizarse contra esa amenaza. Para el 7 de noviembre habrá una marcha para exigir democracia. Ya se articula un plan para levantarse y resistir.

La dirigente afro mexicana dijo que las campañas en Los Angeles han sido las más caras y las más negativas por parte de los promotores de las chárter, entre ellos los multimillonarios Bill Bloomfield y Reed Hastings,  presidente de Netflix, que han gastado varios millones de dólares para desprestigiar a los candidatos Schmerelson y Castellanos y a la Proposición 15, que cuenta con el aval del diario Los Angeles Times

La Educación entrevistó a Schmerelson y Castellanos, quienes dan cuenta de las calumnias y difamaciones que son objeto. Ambas notas aparecen en esta edición.

Myart Cruz aseguró que si no prospera la Proposición 15, aumentará el agujero presupuestal del sector educativo de California, habría más niños en los salones de clase, recortes de programas y despidos.

Y si no son electos Schmerelson y Castellanos habría en la Junta Educativa sólo dos defensores de la educación pública  y cinco privatizadores que generarían una crisis fiscal para después ir por las escuelas, por los trabajos de los maestros, por su atención médica, expuso.

Los grupos de derecha financiados por multimillonarios -agregó- como los Parents Revolution envían mensajes engañosos a las casas de los votantes diciendo que los maestros no trabajan lo suficiente.

“Los privatizadores usan la pandemia para socavar a los educadores”, dijo.

Por eso multiplican esfuerzos y recursos para persuadir a los registrados para votar para que vayan a las urnas y a los que no pueden ejercer ese derecho, que motiven a los que pueden para hacerlo.